Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hoy no voy a escribir sobre el famosísimo libro de Milan Kundera, que ciertamente recomiendo que lean en una de sus vacaciones, sino que voy a escribir sobre la levedad del ser o la relativa irresponsabilidad de ser. Esa levedad que nos hace minimizar el tamaño del problema en en que estamos. La levedad de tomar una mirada light o por encima de situaciones que se ven como montañas. A nuestra incapacidad de distinguir un elefante en un nido de ratas, o peor aún, nuestra inconsciente habilidad de disfrazar (mentalmente) de rata al elefante para ahorrarnos la carga que significa trabajar con él.

Generalmente los problemas no aparecen de la noche a la mañana. Toman tiempo en gestarse, desarrollarse y hacerse notorios. Muchos están ahí, creciendo silenciosamente. Ese cliente que no está bien pero al que le continuamos entregando crédito, aquel banco que está nervioso pero que no hacemos nada por tranquilizarlo o reemplazarlo por otro, esos pagos de nómina que no estamos viendo y que podrían incluir a empleados fantasma, ese vendedor estrella que nos trae clientes que finalmente no nos pagan, etc.

En la confianza y en los detalles reina el demonio. Si no somos capaces de estructurar los controles y entregar el tiempo necesario a los detalles, entonces estamos permitiendo que se desarrolle el germen de un futuro desastre. Peor aún si somos capaces de detectar el problema y simplemente obviarlo o disfrazarlo. Esto último se llama negligencia.

Los datos de crecimiento mundial, la curva de tasas americana, la guerra comercial entre USA y China, y la contracción en el crecimiento de Italia y Alemania nos hacen pensar que se avecinan tiempos difíciles. Como dijo Warren Buffett, “cuando baja la marea es cuando vemos quién está nadando desnudo”. Los problemas se evidencian normalmente en escenarios relativamente adversos, como sucede en una crisis.

Se me vienen a la cabeza un sinnúmero de casos en los cuales la empresa fue víctima de la insoportable levedad de uno o varios de sus ejecutivos. Aquella que prefirió quedarse con una deuda en dólares que después de una devaluación de su moneda local no pudo pagar, aquella que no hizo los ajustes en costos necesarios para soportar un período de bajos precios, aquella que no planificó ni supervisó adecuadamente el proyecto que terminó con sobrecostos imposibles de cubrir o aquella que prefirió la comodidad de asegurar contratos por la vía de sobornos que finalmente fueron descubiertos, entre muchos otros.

Si bien este fenómeno de la “insoportable levedad del ser” es totalmente inherente a la naturaleza del ser humano, creo que hay ciertas prácticas que le pueden ayudar.

  • Hágale caso a su intuición. Los problemas primero los siente su estómago y después su cabeza. Identifique de qué se trata.
  • Profundice. Busque mayor información, pregunte, compare, hable con más gente del tema que le preocupa hasta que lo entienda bien y encapsule el problema.
  • Ponga un responsable a cargo del impase. Si no tiene en su equipo a quien lo pueda ayudar en la solución o si el problema es demasiado grande y complejo, entonces contrate a un especialista.
  • Defina con el responsable un plan de acción. Este debe contener actividades, fechas y entregables  definidos.
  • Estructure reuniones de seguimiento y control. Asegure que el plan de acción definido se ha cumplido adecuadamente en todas sus etapas.
  • Mida resultados. Defina las métricas que le permitan asegurar que el problema se ha solucionado.
  • Asegure cambios al proceso o políticas que impidan que el problema vuelva a ocurrir en el futuro.

Recuerde el viejo dicho de Benjamín Franklin: “La pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla.”

 http://www.concordiainvestments.com

mailto:info@concordiainvestments.com

(Visited 560 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reynaldo busca ser una referencia en el mercado financiero en Latinoamérica, transformando negocios en problemas en negocios rentables, buscando soluciones negociadas y realistas que complazcan a todas las partes. Reynaldo tiene una fuerte orientación a la consecución de resultados exitosos. Líder de equipos multidisciplinarios, con una experiencia de más de 23 años en Riesgos financieros, incluyendo PYMES, cuentas Corporativas, Comerciales e Inmobiliarias. Experiencia internacional, multi cultural, multi funcional. Excelente negociador, estratega, gran comunicador y formador de equipos exitosos. Eficaz tomador de decisiones de riesgo y ha participado el múltiples procesos de adquisición de bancos en América Latina.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cuando en las pasadas elecciones de octubre de 2019 lamentablemente los(...)

2

Por: Libardo Aldana En los últimos días, Soacha ha sido epicentro(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo 'Ángeles(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar