Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Una chispa que encienda el polvorín de la historia, un detonante que muchas generaciones nunca tendrán la oportunidad de vivir. Ese puede que sea nuestro momento histórico, justamente hoy, cuando se cumplen 50 años completos de confrontación armada. El fogonazo surge del dilema de la paz y se produce en lo más hondo de las contradicciones de las fuerzas que detentan, una u otra, el poder institucional, mediático, militar y/o paramilitar.

Paradoja: a pesar de muchos intentos frustrados para acabar con la violencia armada nunca hemos estado tan cerca como hoy de lograr un acuerdo de paz que ponga fin a la violencia política. Y, al mismo tiempo, nunca hemos estado tan cerca como hoy de perder esa oportunidad y retroceder a los años más infames y degradantes de la guerra colombiana, los años del gobierno de Uribe Vélez. Ésta ambivalencia tan simple y tan nítida se nos presenta por los azares de la historia como un dilema que debe resolver el pueblo colombiano a través de las urnas.

Se acabó eso de seguir como telespectadores las conversaciones de los encumbrados negociadores, ni los partes de guerra de generales y comandantes guerrilleros. La historia nos llama a ser mandatarios de primer nivel y decidir la suerte de todos ellos y en consecuencia el futuro de todos nosotros. 

Los dedos tensos en el disparador del fusil en las tropas acuarteladas y los frentes guerrilleros esperan el desenlace. Las plumas y papeles de los negociadores sobre las mesas inmóviles, los dos candidatos, el que reivindica el gatillo y el que le apuesta a la pluma, afanados por decantar las opciones de voto. Y todos ellos, absolutamente todos, sujetos al mandato que devenga de las elecciones del próximo 15 de junio. 

La paz se ha convertido, después de los resultados de la primera vuelta, en nuestro nuevo “Florero de Llorente”. El pretexto que todo un país esperaba para decidir, por primera vez, si quiere una Colombia en tránsito hacia la paz o una Colombia hundiéndose en su vieja guerra. No hay intermediario alguno. La pregunta de lo que se quiere nos la han hecho y debemos contestarla en la figura de las dos candidaturas que aspiran a ocupar la Casa de Nariño. Es histórico porque nunca antes se habían dado unas elecciones plebiscitarias como éstas y nunca antes nuestra opción de voto había sido tan determinante como lo es ahora.

Decidimos un cambio

En cualquiera de los dos casos Colombia no será la misma. Si la sociedad escoge a Zuluaga habrá escogido la reedición del gobierno de Uribe y el borrón de un solo plumazo de los avances en materia de paz. Si por el contrario se decanta por Santos no escogerá al actual presidente de la República, no. Escogerá a un presidente obligado a firmar la paz e iniciar un proceso de reconciliación nacional, el voto en cualquier caso provocará en el país un movimiento irreversible.

Las y los votantes del Polo-UP y de la Alianza Verde son y somos votantes que le apostamos a la paz. Es consecuente que ante ésta disyuntiva demos el paso primero y paso necesario para conseguir un país garantista y realmente democrático. Ese paso es lograr un acuerdo de paz entre el Estado y la insurgencia; entendiendo que no es un voto programático, ni una coalición de gobierno, ni un giro a la derecha, es simple y llanamente un frente común por la paz y contra la guerra.

A partir del 15 de junio, cuando tengamos asegurada la continuidad del proceso de la Habana y los diálogos con el ELN, el ejercicio de oposición y control político debe seguir porque, en efecto, el país es mucho más que la negociación de la Habana, si, pero sin ella simplemente no tendremos país.

@jc_villamizar

(Visited 115 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Interesado en ecologismo, feminismo, política y reflexiones que rompan el pensamiento único. Buscando en las rebeldías al ser humano universal. Consultor en migraciones forzadas, proceso de paz y pedagogía, participación ciudadana y víctimas en el exterior

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Pirómanos

    Al ELN no se le ocurre otra cosa que apagar un fuego con gasolina. La noticia confirmada por los(...)

  • Colombia

    Tauromaquia: el amo que llevamos dentro

    Un par de horas antes del tercer encierro en la plaza de toros de la Santamaria, en el café(...)

  • Colombia

    El problema de la paz es la palabra

    El momento no podía ser más dramático. El profesor Correa de Andreis, ilustre hijo del Caribe, académico, defensor de(...)

  • Colombia

    Lo que nos jugamos en La Habana

    Tenemos dos opciones para entender lo que está en juego en La Habana. La de Elizabeth que pudo hablar de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La primera temporada de su segunda etapa deja un título de(...)

2

Los grandes éxitos siempre vuelven a la pantalla con la misma(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar