Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No podía ser de otra manera, Colombia no se entendería sin contrastes dramáticos. Apenas habíamos salido de la Cumbre por la Paz en Bogotá cuando nos despertó de la efímera ilusión el trágico ataque de las Farc en el Cauca que dejó 11 militares muertos. Mientras celebrábamos con un arsenal lúdico y pedagógico la nueva cultura de paz, casi percibiendo a poca distancia lo que podría ser un cese bilateral del fuego, los medios de comunicación nos revelaron las imágenes de las bolsas blancas con los cuerpos de los militares y la noticia del asesinato de cinco indígenas en la misma región. Insisto, eso somos y por eso para que no nos sigamos fustigando con las frustraciones de nuestra propia ingenuidad, es necesario que desmitifiquemos la paz.

Nunca entendí del todo la cumbre realizada en Bogotá, inclusive venía cuestionándome sobre el exceso con el que se ha invocado la palabra «paz», sobre todo por el peligro latente de vaciarla de contenido. Es un término cargado de ritualidad y desde una perspectiva ontológica es un concepto compuesto de otros aún más complejos que le dan un significado solemne, su repetición y cotidianización, muy por el contrario de la intención loable de arraigarla en el imaginario colectivo, lo que ha hecho es banalizarla acercándola al vacío, tal como el juego de niños en el que se repite una palabra muchas veces por un determinado lapso de tiempo hasta que finalmente queda sin sentido.

Eso le pasó a la «paz» como concepto y ya le había pasado al término «democracia» que se utilizó indiscriminadamente, particularmente en el discurso político, sin ningún tipo de remilgo y contradiciendo flagrantemente una realidad de violencias y corruptelas que las niegan sistemáticamente. Hablamos de paz pero no hemos llegado a ella, la idealizamos pero no sabemos cómo materializarla, hacemos bandera de ella pero no ejercemos los principios que la componen y que le dan esa ritualidad.

En la Cumbre por la Paz no se les ocurrió algo más contradictorio que el hecho de invitar a un maltratador compulsivo y organizar un partido de fútbol con jugadores que tienen procesos judiciales o sentencias por homicidio, narcotráfico y delitos menores; hay una gran diferencia entre hacer de la paz un ejercicio de cultura y hacerla un burdo acto circense.

¿En qué estarían pensando algunos dirigentes de la izquierda montando ese circo de Maradona que opacó el esfuerzo de ambientar la posibilidad de un acuerdo de paz? Sin lugar a dudas con la democracia pasa lo mismo, es sólo una muletilla en el discurso de la clase política para disimular el tufo de corrupción, clientelismo, amaño y fraudes varios que les acompañan. No existe peor enemigo de la democracia hoy en día que quienes desde esa clase política la promulgan.

Anhelar la paz tampoco significa bautizar cualquier acción con su icono distorsionado, podrían ser zapateros por la paz, conductores por la paz, empresarios por la paz y así sucesivamente hasta que todo el país sea Colombia por la paz, pero todo esto no deja de ser una frivolidad si la sociedad no materializa acciones concretas que rompan con una dinámica de violencia. No es creíble la paz sin transparencia en la gestión pública, sin que la justicia recaiga con ejemplaridad en quienes desde el poder cometen un delito, sin que la tolerancia signifique resignación y la resignación de una mayoría sea la impunidad de una minoría, todo ello conduce a la violencia que vacía de significado el concepto de la paz.

Por eso el mejor antídoto contra las frustraciones es reconocernos sin cortapisas que distorsionen nuestra realidad, podemos partir por la base de que vivimos en un país que todavía está en guerra, que militares y guerrilleros seguirán cayendo en el campo de batalla, que queremos una paz y que si la conseguimos será imperfecta. Debemos ser conscientes de que después de la firma de un acuerdo nos quedarán nuestras intolerancias, nuestras desigualdades, nuestros políticos codiciosos, mafias y carteles de casi todo lo que sea susceptible de venderse y comprarse. Nos quedará un país mejor que el que tenemos ahora pero que estará a una gran distancia del país digno a donde queremos llegar.

La mejor manera de conseguirlo es llenando de nuevo de contenido el concepto de la «paz» desde nuestra realidad concreta y directa e incluso, como planteaba el filósofo Slavoj Zizek, aprehender el «derecho a la intolerancia» con respecto a quienes quieren sólo volverla una bandera o quienes definitivamente no la quieren y se siguen aferrando al suculento negocio de la guerra.

@jc_villamizar

(Visited 142 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Interesado en ecologismo, feminismo, política y reflexiones que rompan el pensamiento único. Buscando en las rebeldías al ser humano universal. Consultor en migraciones forzadas, proceso de paz y pedagogía, participación ciudadana y víctimas en el exterior

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Pirómanos

    Al ELN no se le ocurre otra cosa que apagar un fuego con gasolina. La noticia confirmada por los(...)

  • Colombia

    Tauromaquia: el amo que llevamos dentro

    Un par de horas antes del tercer encierro en la plaza de toros de la Santamaria, en el café(...)

  • Colombia

    El problema de la paz es la palabra

    El momento no podía ser más dramático. El profesor Correa de Andreis, ilustre hijo del Caribe, académico, defensor de(...)

  • Colombia

    Lo que nos jugamos en La Habana

    Tenemos dos opciones para entender lo que está en juego en La Habana. La de Elizabeth que pudo hablar de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La primera temporada de su segunda etapa deja un título de(...)

2

Los grandes éxitos siempre vuelven a la pantalla con la misma(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Excelente articulo, ponderado y sin sesgos, trata de una forma realista lo que somos y lo que popdemos ser, sin pretensiones, Roma no se construyo en un dia. Sin embargo, creo que habria que anadirle que sin adelantos en democracia no habra paz, ya que esta claro que somos una sociedad violenta y es importante que haya reglas claras e iguales para todos, solo hasta entonces podremos vislumbrar un cambio en el comportamiento social y en el acatamiento de las normas, porque sera para todos por igual beneficios y castigos.

  2. Excelente articulo, todos los que lloramos la muerte de los soldados no estamos en contra del proceso de paz, estamos en contra de la estupidez, barbarie, arrogancia y cinismo de una guerrilla obsoleta. Ellos son los principales enemigos de la paz.
    Si bien debemos prepararnos para la solución del conflicto con cumbres y charlas, las acciones valen más que mil palabras.
    Si las acciones de las FARC fueran otras no necesitaríamos tanto tiempo en negociaciones, ni salidas mediáticas ni facilitadores externo, Solo deben tener la voluntad. La que si tuvieron otros movimientos como el M-1.9

  3. Magnífica disertación. Realmente el concepto PAZ se ha banalizado como casi todo en este país donde se banaliza lo bueno y lo malo para quitarle trascendencia a lo que la tiene y cederla a lo frívolo

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar