Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Imagen 1. Calles de la ciudad, tomada Pixabay.

Imagen 1. Calles de la ciudad, tomada Pixabay.

‘Manacho’ es un muy buen tipo, es alegre, fiestero, siempre está sonriente y tiene un positivismo arrollador.  Es una persona con carácter, que cuenta con una virtud gigante: tiene una paciencia ¡qué hágame el favor!

Alguna vez caminaba yo como “desprogramado”, cuando me lo encontré y nos pusimos a conversar.  Hacía tiempo que no nos veíamos.  Él estaba con ‘Robespierre’, otro amigo.  Era una tarde soleada, me invitó a tomarnos algo para contrarrestar el calor y también, para continuar con nuestra conversación, sin afanes, así que entramos en una tienda cercana, donde en la radio sonaba música tropical.

Hablamos de nuestras vidas, de lo que estábamos haciendo, de nuestras familias.  Y volvimos a platicar de nuestro pasado compartido, al acordarnos afloró la sonrisa, las carcajadas y también, un poco de nostalgia.

Cuando lo conocí era un muy buen bailarín, su especialidad: la música tropical, la salsa, el merengue.  A las muchachas les encantaba bailar con él porque las ponía a danzar como un trompo, además, por toda su energía, su carisma y alegría.  ¡Ah! Robespierre no se quedaba atrás, en su tiempo libre era el coreógrafo de un grupo de danza del barrio, y además, cantaba.

Mi querido Manacho ahora sí, cuéntame por qué te dicen así: “Manacho”  —le pregunté a quemarropa, insolente e indiscretamente.

Él me miró y sonrió.

Ja,ja,ja, eso debe ser por la canción “Los zapatos de Manacho” —replicó ‘Robespierre’. Y tarareó:

Y los zapatos de Manacho 
Son de cartón, son de cartón, de cartón.
Son de cartón, de cartón.

Manacho tenía tremendos zapatos 
Y cuando llovía, andaba descalzo
Oh, porque son de cartón
son de cartón, de cartón
y los zapatos de Manacho
1

—Debe ser por eso —contestó entre risas Manacho.

—Ome ‘Pinsky’, sabes, es simple.  Bueno, viéndolo bien, es todo un rollo.  Humm, con los zapatos he tenido como un karma, me han pasado unas, que ni les cuento  —dijo Manacho terminando la frase con una sonrisa gigante.

Dale, fresco, no hay ningún problema, tenemos toda la tarde  —dije.

Empezó a contarnos que tenía dos hermanas mayores que él y dos hermanos menores, o sea, él era el del medio.  En el barrio en que vivía se escuchaba de todo tipo de música: salsa, tropical, rock, pop, baladas, en fin.  Los niños y jóvenes andaban por las calles tranquilamente, y jugaban junto a sus casas.

Cuando él contaba con unos 9 o 10 años una de sus tías, que por cierto poco los frecuentaba, llegó de sorpresa, se lo llevó a una tienda y le compró unos flamantes zapatos de color café, media bota, con cierres, tenían una suela gruesa y con tacón que lo hacían ver un poco más alto.  Además, los botines contaban con una correa y una hebilla a un costado, eran muy diferentes a los que había tenido hasta el momento.

Imagen 2. Botines, tomada de Pixabay.

Imagen 2. Botines, tomada de Pixabay.

‘Manacho’ miraba sus zapatos y no se lo creía: —Eh, qué belleza de zapatos, relucientes, brillantes —se decía, mientras los giraba de un lado a otro.  Más o menos a los tres días de recibir el regalo, le llegó la hora de estrenar: se puso su mejor pinta, la ropa más nueva, y claro, los zapatos súper novedosos.  Se miró en el espejo, y se peinó.

Oe, oe, quién le pompo.  Uy, qué elegancia —le dijeron sus amigos al verlo pasar, le armaron un callejón el cual atravesó sonrojado y orgulloso de la mano de su madre, al dirigirse al cumpleaños de un familiar.

Así, su mayor tesoro en ese momento eran sus zapatos nuevos, los cuidaba al máximo, solo se los pondría para algún evento especial: para ir a misa, o para dar una vuelta al parque del barrio el sábado en la noche, o para visitar algún familiar.

Llevaba un poco más de un mes con sus zapatos, cuando pasando la calle para llegar al parque, por el afán de no caer en un charco, saltó y calculó mal, tropezó con el filo del andén, el golpe fue directo al borde del zapato, trastabilló pero no se cayó.  Miró detenidamente sus zapatos y estaban bien, no los había rayado.  Siguió caminando, pero empezó a notar algo raro, algo que le molestaba al andar, sentía como un vacío al alzar el pie.

Se detuvo a mirar con más detenimiento —Oh, no.  No puede ser, no me puede pasar esto a mí —se dijo.  Se le vino el mundo encima.

Con el golpe, la suela se le había zafado por todo el borde externo, desde la punta hasta el talón.  Levantaba el pie y se abría el zapato, no había más que hacer si no arrastrar el pie, menos mal que estaba cerca de casa.

“Lo vi caminando, lo noté muy raro
Fue que en un zapato, se le enterró un clavo
Y fue que en un zapato, se le enterró un clavo
Oh porque son de cartón
Son de cartón, de cartón.”1

Triste llegó a su casa, arrastrando el pie, se puso otros zapatos, y los nuevos se los llevó a la tía, quien le dijo:

Tranquilo mijo, los llevo a la tienda, reclamo la garantía y seguro que me los cambian por otrosSeguro que sí, no se preocupe.  

Se tranquilizó un poco y se devolvió para su casa, quedando a la espera de sus zapatos.

‘Manacho’, en su relato, hizo silencio mirando al horizonte.

Bueno ¿y…? —le preguntó ‘Robespierre’, abriendo sus ojos denotando ansiedad.

—Nada.

—¿Nada? ¿Cómo que nada? —le increpamos en coro, no entendíamos.

—Nada…Hasta el sol de hoy: sigo esperando la garantía.  ¡Ni tía, ni zapatos!

—¡¿Qué?!

—Sí, como lo oyen: ¡Ni tía, ni zapatos! Mi tía no me entregó los zapatos, jamás me volvió a decir nada al respecto, ni yo le pregunté. 

—Cuando ella estaba por ahí, yo la miraba a los ojos y luego le miraba sus zapatos, y ella como si nada.  ¿Será que le gustaron tanto los zapatos, que se quedo con ellos… por las hebillitas?

Dijo entonadamente ‘Manacho’, soltando una carcajada, cosa que nosotros también hicimos; no parábamos de reírnos por la espontaneidad de nuestro amigo.

Ah, y eso no es nada.  Cuando tenía como 13 me pasaron dos “cacharros” con mi papá y mi mamá.  Les cuento…—apuntó Manacho.

Continuará…

Episodio 1/3

Referencias.

1.  Tomado de “Los zapatos de Manacho, El gran Combo de Puerto Rico”, https://www.youtube.com/watch?v=zW-DCzYx_0U

(Visited 135 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Ingeniero de sistemas, experto en Gestión de Proyectos de Tecnología Informática. Siempre me ha gustado leer y escribir, compartir con la familia y amigos.

Más posts de este Blog

  • Vida

    Una jornada de cine con Marcelino

    Un domingo el “Mono” se fue tempranito para la U, debía terminar un trabajo para entregarlo el lunes, se reunió(...)

  • Vida

    Una reunión social con karaoke incluido

    Cierto sábado, entre varios amigos organizamos una reunión social. La casa del encuentro estaba ubicada en la vía a(...)

  • Vida

    Participación en los Centros literarios

    El colegio donde terminé el bachillerato tenía unas características muy especiales.  Por ejemplo, era semi privado ¿o sería semi(...)

  • Vida

    Una noche llena de incertidumbre y delirio

    Un sábado temprano nos encontrábamos en la oficina haciendo pruebas funcionales y técnicas de un proyecto. Había personal de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar