Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

¿Cómo puede alguien desconocido, que no produce contenido relevante, no es una figura pública, ni tiene talentos especiales, lograr miles de seguidores e interacciones en redes sociales?

El secreto está en usar herramientas y grupos “secretos” que se encargan de convertir a alguien irrelevante en estrella de Internet o, al menos, hacerlo parecer, así sea mentira.

Actualmente, las marcas pagan millones en marketing digital y una de sus tácticas favoritas es usar “influenciadores” que se encarguen de difundir mensajes publicitarios que hablen bien de ellas.

Antes del auge de Internet y las redes sociales digitales, era muy común ver a estrellas del cine/televisión, la música, el deporte y distintas figuras públicas, admiradas por millones de fanáticos, hacer esta tarea.

Tenía mucho sentido, pues al ser figuras reconocidas y admiradas, se asociaba a las marcas de forma positiva por medio de ellas. Hoy, con las redes sociales, pasa algo similar, pero mucho menos efectivo.

Algunos youtubers, blogueros, músicos y creadores de contenido en general gozan de cierto reconocimiento. No al nivel de una estrella de rock, pero sí lo suficiente para llamar la atención en Internet.

Por otra parte, hay personas sin ningún tipo de talento o particularidad que los haga brillar, pero con muchas ganas de obtener reconocimiento sin esfuerzo.

Muchos de ellos hoy son conocidos como “influenciadores” por el hecho de tener miles de seguidores o interacciones, pero en realidad no influencian tanto como quisieran.

Influenciadores de mentiras

Cualquier persona puede comprar seguidores o interacciones en distintos servicios disponibles en la red. Incluso, ya no es necesario pagar, sólo formar parte de un grupo.

Grupos conocidos como ‘decks‘ o ‘pods‘ y la ayuda de herramientas como bots y plataformas que permiten seguir, suscribirse, comentar, dar likes, views, retweets y realizar cualquier otra interacción de forma automatizada.

Estas acciones se conocen como social exchange o intercambio social. Una especie de trueque digital en el que todos se benefician para aparentar fama y reconocimiento frente a los más ingenuos.

La idea consiste en unirse a grupos en los que unas 20-50 personas se comprometen a compartir, comentar o interactuar con los contenidos que los demás publican. En muchos casos, de forma automática.

Como resultado, cualquier persona que no goce de fama o reconocimiento público fuera de Internet, puede recibir decenas, cientos o miles de interacciones en cuestión de minutos.

Mientras tanto, las marcas siguen pagando, creyendo que su campaña es todo un éxito, pues fue “vista” o compartida por muchas personas.

Personas que al final no son su target (público objetivo), están en cualquier país, son de cualquier edad, tienen gustos diversos y ni siquiera conocen al “influenciador” al que le acaban de dar like.

En el peor de los casos, son cuentas falsas creadas por el mismo influenciador que comparten todo lo que publica para hacer creer a los demás que es famoso o relevante cada vez que publica cualquier cosa.

Así de fácil se puede aparentar tener influencia sobre otros usuarios.

El llamado es a desconfiar de este tipo de tácticas, pues al final se traducen en números bonitos para las marcas y cero resultados en acciones reales.

Es mejor contar con figuras que realmente son reconocidas por su contenido, trayectoria, conocimiento o, simplemente, por ser referentes en su campo. Las interacciones se pueden comprar o fingir, el talento no.

 

Sígame aquí:

Facebook: www.fb.com/Riclargo

Instagram: @Riclargo

www.riclargo.com

(Visited 5.497 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Comunicador social organizacional con 8 años de experiencia (2 en organizacional y 6 en social media). He trabajado como community manager, social media manager, director de social media y director creativo. He tenido a cargo diferentes marcas de PepsiCo, The Coca-Cola Company, Bolsa de Valores de Colombia, Fasecolda, Revistero Virtual, entre otras. He trabajado en lugares como Compass Porter Novelli, Sancho BBDO, Monodual, Santa Chava, Ministerio TIC.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

3

Por comer la clara y botar la yema muchos sufren de mala(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Con todo el respeto del mundo, espero que hagas mejor tus investigaciones sobre cómo funciona el mundo de los influenciadores. Pareciese que acabas de descubrir el agua, cuando esto se sabe desde que empezaron a abrirse las primeras fanpage y youtube empezó a pagar a los primeros creadores. Tampoco quiero decir que lo que acabas de exponer al mundo no sea real, sino que es apenas una fracción de todo el panorama el más simple y principiante.

    A qué me refiero, pues básicamente porque en esos grupos que expones, lo hacen con fines de volverse más conocidos y sumar likes y followers, pero que en realidad nunca pasan los 5.000 y esto en términos de marca, no es una fracción representativa de una audiencia (al menos no en el caso normal y de mero entretenimiento que abunda a tutiplen y me refiero al Vloggero LifeStyle y de risa fácil) si acaso podría influenciar en marcas que buscan difusión más que impacto en ventas o LEADS. Sin embargo es una fracción muy amplia que podría decirse hoy día que puede ser un porcentaje representativo, pero es el sector WANABE el que quiere ser y aún no es, el que se quiere subir al tren del meme, porque aún no está.

    Los verdaderos influenciadores lejos de aquellos que solo buscan la fama por compartir su vida privada o travesuras de turno, son los que se diferencian en un mercado específico, están los que dia a dia nos comparten sus aventuras con una actividad (carpintería, dibujo, trading, deporte, fitness, moda, maquillaje, disfraces, juguetes, tecnología, educación, comida, etc) o comparten un gusto en común y crean contenido monotemático en relación a ello (películas, cómics, series, libros, política, videojuegos, farándula, ovnis, misterio, etc) también están como no, los que nos comparten su vida y sus pendejadas y no buscan segmentar su audiencia sino entretener de diversas maneras a cualquier público, si una marca se ponen de inteligente es obvio que perfil de influenciador es mejor que otro, es decir y se lo explico a los que no son comerciales: “Es más rentable un nicho de personas que comparten un único tema o actividad, así tenga unos cuantos miles seguidores, sí todos tienen algo en común con la marca, la convergencia, tráfico, ventas y objetivos son más fáciles de alcanzar, esos son sin duda canales autogestionados de una marca con intereses comunes”.

    Ahora, quiere decir que los youtuber o vlogeros que entretienen con su día a día, no se les pueda sacar provecho, no, claro que no, es decir, una audiencia de un millón de personas o así de 100.000 es algo representativo de una audiencia variopinta, desaprovechar esos números es de pena, pero ese es precisamente el criterio a buscar en estos influyentes, sus números y ojo que tienen que ser astutos, conocer de estadística básica, sí una audiencia que se componen meramente de niños, adolescentes y jóvenes adultos, pero con distintas afinidades, pues las marcas interesadas van a ser precisamente que tengan como público objetivo esa audiencia, ahora marcas especializadas en cierto tipo de producto o servicio, lo único que obtendrán es un porcentaje dependiendo de lo común que sea en esa audiencia, pero ciertamente sería más que todo una suposición a diferencia del primer perfil que definí arriba, como mucho un 5% o 15% de esa audiencia será realmente impactada.

    Vamos con números y cifras tentativas, que es lo que encantan a los empresarios, suponiendo que sus suscriptores o followers sean de 1000 personas:

    Un influyente de audiencia no segmentada, generará un ROI a una marca que busca difusión que puede ser del 50% al 80% es decir: 500 o 800 personas.
    Un influyente de audiencia no segmentada, generará un ROI a una marca con un nicho específico que puede ser del 5% al 15% es decir: 50 o 150 personas.

    Con esto en mente, es obvio que deberían buscar al menos un perfil de influyente de al menos 500.000 followers o suscriptores para generar un poco más de tracción.

    Por otro lado:

    Un influenciador con una audiencia segmentada, a una marca que comparte ese segmento del mercado generará un ROI que puede ser del 50% o 60% es decir: 500 o 600 personas.

    ¿Así queda más claro? Obvio los números son estadísticas subjetivas partiendo de lo que tengo de experiencia, falta hacer un estudio de mercado más amplio, con muchas más personas experimentadas en el medio, pero que le dirán seguramente algo similar, si quieren pregunten en diversos grupos para communities y planners, por lo general es muy fácil tantear números así, si son una marca.

    Sr reportero, si tiene alguna duda, no dude en escribirme a: fb.me/g3kdigital o a creativo@gutierrezedgar.com, yo con mucho gusto le ayudo a armar un mejor articulo.

  2. Esa visión es relativa y puede distorsionar un poco la realidad. Hay que verlo desde diferentes angulos. Uno es la orilla desde donde se sitúa la óptica del columnista y hasta ahí tiene cierto sentido de validez pero está incompleta. Pero, si quien lo hace trabaja en base a resultados que se traducen en ventas e ingresos la diferencia con el mercadeo tradicional es francamente abismal en términos de costo-beneficio.

  3. carloscastro0817

    Artículo un poco superfluo y obvio, sin ser mentira tampoco es del todo cierto ya que las marcas no son idiotas e invierten mucho en sofisticadas pruebas para chequear el aumento o rendimiento de sus ventas y el retorno sobre su pauta. Además no es tan difícil: Pago pauta en cierto sitio y aumentaron ventas? SIRVE. Pago pauta en determinado sitio y no aumentaron las ventas: NO SIRVE! PUNTO!! Tampoco hay que ser un genio.

  4. Pareciera que este blog fue escrito para que juan manuel santos y sus mermelados lo lean y entiendan que por más millones de pesos del erario público que gasten contratando “influenciadores” para tergiversar la realidad y tratar de mejorar lo imposible, como es la imagen de santos; no lo han logrado y mucho menos ahora que han salido a la luz pública los contratos y los comentarios y alabanzas de los contratados, así como las mermeladas respuestas de santos “agradeciendo” a sus contratados.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar