Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Pueden tocarnos las nalgas descaradamente caminando en otro país?

Por: claudiamaruiz

Las nalgas de Diana Marcela podrían sentar un precedente en la historia de nuestro país.
 
Se necesita de mucho coraje, valor y fuerza interior para salir a la luz pública y ponerle fin a tanto ultraje. Ultraje que lleva siglos como parte de nuestra historia femenina, desde que llegaron a violar-nos los conquistadores, peor aún, a esclavizarnos. O si no, lean el artículo publicado sobre este tema en El Colombiano, Octubre 30. 2006.
 
Se necesita detener la violencia, por más mínima que sea, como el toque de una nalga, para poder vivir en una sociedad que se respete, se cuide mutuamente y pueda experimentar la libertad y calidad de vida que merece.
 
Necesitamos detener las acciones agresivas que van desde el contacto físico sin consentimiento mutuo, como los ataques verbales que contienen chismes o que minimizan al ser humano por su estatus, educación o profesión. Peor aún, por su género, religión o preferencia sexual.
 
Pero que esperanzas tenemos si al leer el articulo con relación a un toque violento de una nalga, los lectores caen como gallinazos hambrientos para roer y sembrar más cizaña sobre la víctima…?
 
Escribir un comentario a nivel internacional en el diario electrónico de El Tiempo, indica que, el usuario es un ser educado y sus palabras son el reflejo de su descendencia, además que, son seres privilegiados, ya que tienen acceso al computador; pero la ignorancia enmascarada por seudónimos y voces que deletrean sólo odio, continúan minimizando el reflejo de la comunidad colombiana que tanto anhelamos.
 
Qué pueden esperar las nuevas generaciones, si como esposas, hermanas, madres, primas, o vecinas somos atacadas o nos atacamos entre nosotras mismas cuando acudimos a la justicia para beneficio de todos y de todas?
 
Al hombre que le toco las nalgas a Diana Marcela, y a todos los que escriben apoyándolo o atacando a la víctima, los deberían enviar a hacer trabajo comunitario…O sea, a reparar aceras para que no encuentren distracciones en el camino o mejor aún, que se encarguen de vigilar la organización y el orden en las filas de los TransMilenios o espectáculos; ya que el magistrado de la corte suprema, Alvaro Orlando Perez considera que tan sólo fue un delito de injuria, no contra la intimidad de un ser humano, “pues fue un acto fugaz que no duro más de 30 segundos”…O sea que, sería distinto si la víctima hubiese estado atrapada en un lugar congestionado y por más tiempo y no caminando desprevenida por una acera?
Donde vives? Cómo ha sido tu experiencia? En California, donde vivo, esto sería impensable. El respeto y la tolerancia se ven reflejados hasta en el color del cielo!
 

Publicado en: El Tiempo

0 comentarios

Para comentar esta nota usted debe ser un usuario registrado.