Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Silencio escandaloso

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Caso Pretelt, ¡que se vayan todos!

Sergio Ocampo Madrid

“Que se vayan todos”, “que se vayan todos”. El grito indignado y unánime de los argentinos en diciembre de 2001, cuando el gobierno de de la Rúa decidió instaurar el famoso ‘corralito’, se me viene a la mente con el caso del magistrado Pretelt y el estado penoso al que llegó la Corte Constitucional y en general las cortes de este país.

Desde que tengo memoria, el Congreso de Colombia ha sido una vergüenza nacional, y el poder ejecutivo ha tenido periodos decorosos en una línea que nunca ha sido descollante pero tampoco ominosa, salvo los picos extremos de corrupción e inmoralidad de Samper y de Uribe. El poder judicial, en cambio, al menos en sus altos tribunales, era la rama de mostrar. La que sostenía un poco la legitimidad del Estado y atenuaba esa sensación horrible del “apague y vámonos” con que vivimos casi todos aquí.

Por eso, los últimos episodios con el magistrado Pretelt a la cabeza hacen revivir esa frase de “que se vayan todos”, y pensar en cogerle la caña a la propuesta de Ramiro Bejarano de revocar las cortes. No es moralismo; es que en naciones como Estados Unidos o Alemania, los magistrados que velan por la Carta Magna no solo son los mejores intelectualmente hablando y en conocimiento y  técnica jurídica, sino que son hombres (y mujeres) excepcionalmente impolutos, y alguna tacha académica o moral, por pequeña que sea, los inhabilita. Con seguridad, cualquiera de ellos hubiera despedido a Abelardo de la Espriella como su abogado tras aquella declaración alucinante y perversa de que la ética no tiene nada que ver con el derecho.

Los últimos sucesos aquí ya son abusivos aún para este Macondo nuestro donde todo pasa rápido y nada debe escandalizarnos demasiado. Hoy, dos de los magistrados de la última Corte, Pretelt y Rojas (separado este último del cargo, aunque en apelación) están gravísimamente cuestionados y no solo en su ética sino en la legalidad de sus actos. Lo mismo ocurre con el ex magistrado Rodrigo Escobar. Y de refilón, la honorabilidad de los miembros de la familia de Mauricio González ha quedado en un inquietante entredicho. Pero, además de posible cohecho, concusión, tráfico de influencias, de selectividad en la acción de la justicia, de procesos engavetados, hay espionajes, grabaciones ocultas entre ellos, acusaciones, lo cual sugiere profunda desconfianza y temor adentro de la institución que en cualquier Estado simboliza el ideal de sociedad, el crisol de sus más altos valores. ¿Por qué cuatro de sus integrantes votaron entonces por Pretelt hace unos meses y le entregaron la Presidencia? Para completar, están las declaraciones de Nilson Pinilla sobre su seguridad personal, porque abiertamente señala a Rojas y a Pretelt como personajes turbios, y al último como un peligroso emisario de los paramilitares.

Jorge Pretelt resultó ser otro de los “buenos muchachos” de Uribe. Al posible cohecho o concusión, que quizá nunca se le demuestren en la Comisión de Acusaciones (ni para qué recabar en eso si el Congreso no tiene autoridad moral para juzgar a nadie, y menos, muchísimo menos, alguna intención), se le han ido sumando señalamientos más graves, como el revelado por el alcalde de Santa Marta hace tres días sobre una ponencia suya que tumbó una reclamación de la Alcaldía contra la empresa RT por 12 mil millones. O la denuncia de Noticias Uno de que es dueño de 243 hectáreas que los paramilitares les arrebataron a los campesinos del Urabá antioqueño. O la publicada por El Tiempo el domingo pasado sobre su patrimonio familiar que desde 2009, cuando asumió como magistrado, ha sumado bienes por casi mil millones de pesos. En fin. Los medios de comunicación están haciendo bien su papel; la justicia, en cambio, está siendo inferior al momento histórico con el escandaloso silencio de la Corte Suprema y las declaraciones sosas del Consejo de Estado. Ni qué decir de las del Procurador, extrañado porque el Gobierno le esté pidiendo la renuncia a Pretelt.

Horroriza pensar que este personaje pudo haber sido Fiscal General, cuando el entonces presidente Uribe lo incluyó en la terna de la que fue escogido finalmente Mario Iguarán.

Y hablando del ex mandatario, que también está en un extraño silencio, roto apenas para desmentir que estuvo en casa de Pretelt el miércoles pasado, tal como aseguró la Silla vacía, en mi concepto esta justicia politizada y venal de hoy, con el Consejo de la Judicatura hecho una cloaca y la Corte Constitucional ya a medio camino, tiene mucho que ver con los ochos años que él se quedó en el poder y con el estilo del todo se vale que impulsó desde la Casa de Nariño. La fórmula estipulada en la Constitución del 91 pretendía darle un estatus absoluto a la Corte (que antes era una sala de la Corte Suprema) y equilibrar el origen de sus nueve miembros: tres propuestos por el Presidente, tres del Consejo de Estado y tres por la Corte Suprema.

César Gaviria pudo nominar tres magistrados que duraron los ocho años y entonces a Samper no le correspondió hacerlo, mientras que en su turno, Pastrana puso sus tres. Si Uribe se hubiera quedado solo cuatro años, no le hubiera tocado ternar a ninguno, pero en su segundo mandato consiguió poner tres (Pretelt, Mauricio González y María Victoria Calle). Además, no era un secreto la extrema afinidad del oscuro Rodrigo Escobar Gil y de Manuel José Cepeda con el Presidente.

No es nada gratuito que en el escándalo de las interceptaciones del DAS a magistrados y periodistas nunca se mencionara a la Corte Constitucional. ¿Para qué chuzarlos? La Corte Suprema, en cambio, era espiada hasta por las empleadas que servían los tintos, y en los últimos años de ese mandato fue objeto de una feroz campaña de desprestigio desde la Presidencia. Es bueno hacer memoria que Uribe no consiguió gobernar un tercer periodo porque esa valiente Corte Suprema se paró en la raya y le dijo que no a su segunda reelección. Y fueron esos mismos magistrados los que contuvieron por un año y medio, en una resistencia titánica, la elección del fiscal general que Uribe quería imponer, con la estrategia falaz de enviar ternas de tres (como corresponde), pero que en la práctica eran solo de uno. Esa misma Corte, además, le mandó concepto al jefe de Estado en 2008 para solicitar que no se extraditara a los 13 máximos jefes paramilitares porque debía prevalecer el derecho de las víctimas a ser reparadas y de los colombianos a saber la verdad. Y fue ese mismo cuerpo el que mandó a la cárcel a 60 parlamentarios en los procesos de la parapolítica, cuando reversó una jurisprudencia anterior y conceptuó que la renuncia a la investidura no los eximía de ser investigados por la Corte Suprema. También, la que condenó a Yidis Medina y que acto seguido le solicitó a la Corte Constitucional que se manifestara al respecto por el evidente desvío de poder. El argumento era claro: si se restaban los votos de Yidis y de Teodolindo (ambos comprados para cambiar su voto, la primera, y para no asistir a sesiones, el segundo), el acto legislativo que permitió reelegir al Presidente estaba viciado, así como su segundo mandato. La Constitucional se pronunció diciendo que no era competente en aquello.

Por todo lo anterior, duele tanto ese mutismo de la Corte Suprema de hoy, como duele la postración a la que parece condenada la Corte Constitucional vigente porque unos magistrados inescrupulosos se lograron colar, y los demás lo admitieron y lo cohonestaron con su silencio y su voto.

Quizá por eso, lo mejor sea que se vayan todos.

(Visited 254 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Sergio Ocampo Madrid es un escritor y periodista nacido en Medellín. Desde 2005 decidió apostar por la literatura y en ese tiempo ha publicado las novelas “El hombre que murió la víspera”, y “Limpieza de oficio”, y los libros de cuentos “A Larissa no le gustaban los escargots” y “El amante fiel de medianoche”. Antes de eso trabajó 20 años en periodismo en prensa escrita en El Tiempo, de Bogotá, El Colombiano, de Medellín, El Heraldo, de Barranquilla, y otros.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Medellín no solo ha dejado de ser la ciudad referente del país(...)

2

Si usted ve que no tiene lugar en este Estéreo Picnic, le propongo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

Publicidad
38 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Muy buen artìculo. Nuestra percepción como ciudadanos de a pie (que tienen una tutela que denuncia todo tipo de afrentas al debido proceso y la Constitución, tutela que ha pasado de agache en las dos primeras instancias, el Tribunal Superior de Bogotá y la Corte Suprema y que ahora espera revisión de la Corte Constitucional en algún bulto en algún cuarto perdido mientras sus magistrados luchan contra la evidencia de su podredumbre) es que los togados fallan al mejor postor. Además es vox populi entre los abogados que eso es así, desde hace rato, y que la cadena de corrupción empieza en los notificadores y escribientes y jueces y va subiendo. La ilusión de un cambio con la Carta del 91 duró poco, lo que duraron los primeros Magistrados, esos si con mayúscula, Gaviria y demás.
    Una pregunta, y por qué no impulsa una firmatón en Facebook o en redes para que renuncien todos? Conmigo y mi familia y amigos, todos hirviendo de indignación, le ponemos fijo unas 200 firmas si no es más. Y veo que casi todos los que comentan están de acuerdo también.

  2. affentrangerneidy

    Las cortes el poder judicial de Colombia, se afectaron a si mismas perdieron por su comportamiento inicuo su legitimidad, , no culpen a una sola persona, ni busquen chivos expiatorios, hace mucho antes del caso Pretelt que Colombia rechazaban las Cortes.la justicia maligna por ello fue despreciada, la gente colombiana hace mucho que la ve en forma negativa era ocasionada por sus continuas infamias, incoherencias, carruseles corruptos, su forma de ser intocables y creerse que no merecían sino elogios,,consideración agradecimiento cuando ya estaban pervertidas
    Si uno solo no es el culpable, que se vayan todos, o se perdone a todos
    Neidy Affentranger. Berna ch

  3. Totalmente de acuerdo, saca usted señor Sergio toda una lista de las aberraciones del poder a la que si bien estamos acostumbrados no dejan de asombrarnos, la podredumbre es total, nada ni nadie se salva, hasta los que posan como incorruptibles reciben su tajada por debajo de la mesa, llámese profesor o lo que sea, se mueve solo con billete, señas de que a mi si me pagaron. No queda nada para hacer, nosotros el pueblo sencillamente como espectadores de piedra mientras la clase política en contubernio con los banqueros y los medios de comunicación se roban hasta lo que existe debajo de las piedras. Presidentes, congresistas y todo el notablato colombiano en una autentica cruzada para robar, desplazar y arruinar a quienes con el sudor de la frente les hemos dado el impulso a las instituciones y a las empresas privadas. Que dolor sentir que nuestra patria ha sido manejada por los peores carteles de criminales

  4. Aquí hay algo dificil de entender—El Presidente de la República pide que este Magistrado/delincuente renuncie a su inmerecido cargo—-lo mismo hace el procurador-el contralor-el colega fiscal–el Ministro de Justicia–Juan fernando Cristo–Horacio Serpa–Ernesto samper—Gustavo Petro—Martha Lucía Ramirez- El Tiempo–El Espectador —Semana etc, entonces porqué no lo echan ? tan sucio tienen todos ustedes el rabo con este caso ? Se burlará de todos ustedes ¿ de verdad ? pa Dios ?

  5. Las regiones deben escoger sus mejores representantes…estos partidos políticos huelen a azufre…..Uribestia debe declarase persona no grata en Colombia…Necesitamos un pais con planes a futuro liderado por academicos, técnicos y que su mayor adorno sea la HONESTIDAD. Hasta me atrevería a traer a Mojica para que lidere un movimiento PRO-HONESTIDAD en Colombia.

  6. Excelente analisis ude la situación actual. Sugiero abanderar un movimiento colombiano donde 20 millones de mayores de edad solicitemos la salida de estos sinverguenzas ( aunque de pronto alguno no esté untado) en pleno pues allí se tapaban los unos con los otros.
    Colombia necesita la organización de sus estructuras legislativas y judiciales con personas limpias, honestas y que trabajen para el bienestar de todos los colombianos.
    Estamos hartos de tanta deshonestidad y eshora de decir Basta YA!!!!!!!!!

  7. Estoy de acuerdo con casi todo, hablar mal de uribe de samper, etc, pero no hablar de la corrupción de este gobierno? lo deja por fuera descaradamente? como así a caso los medios no se dieron cuenta el despilfarro de santos para hacerse reelegir? pero no se dieron cuenta del apoyo armado y mediático de las farc? los medios son muy corruptos también, hoy no dicen nada de santos por la cantidad de mermelada que les dio, además que claro el hermano del presidente es cabeza de este “medio informativo” Si QUE SE VAYAN TODOS, pero todos todos, renovación total de la política y que algún día en las escuelas de periodismo se inculque la ética.

  8. Diganme: de que nos sirve protestar, asi sean 20 millones de protestas si ellos estan atornillados en sus chanfas y no las dejan y si estan protejidos por policia y fuerzas armadas arrodilladas al sistema?, de que nos sirve gritar y halarnos el pelo y rabiar , escupir y maldecir si a ellos les importa un carajo el pueblo, el honor de la patria y la justicia? a ellos solo les importa el dinero facil, los chanchullos, las coimas y marrullas….estamos JODIDOS nada hay que hacer a no ser que el pueblo se levante!

  9. Como acertadamente lo dijo María Isabel Rueda, la salida de Pretelt no soluciona nada y sí es muy útil para dar la impresión de que las Cortes (todas, incluida la más gangrenada, el Consejo de la Judicatura), se purificaron con el sacrificio de ese chivo, cuando la verdad es que todas están integradas por un rebaño de hediondos chivos. Ese magistrado que, por iniciativa de su esposa, grabó la conversación que tuvo con Prtetelt, u otro chivo similar, da la imagen trapacera exacta del ambiente de hampones que reina en esos sombríos recintos. Para completar, hoy aparecen en El Tiempo las declaraciones de Gloria María Borrero y ene ellas señala que existen SETENTA magistrados, ¡SETENTA innominables bandidos que nos cuestan no sé cuánto a los contribuyentes. ¡No hay derecho!

  10. Por favor señor Ocampo, convenza a sus colegas periodistas y ustedes que tienen este gran poder de comunicaciòn, lideren un movimiento nacional de: !Que se vayan todos!. Estèn seguros que todos los Colombianos de bien los vamos a apoyar, estamos cansados e indignados de tanta corrupciòn en todos los niveles del gobierno. Que se vayan primero los congresistas, despuès los magistrados de las altas cortes y que el Presidente de ejemplo en irse, porque es el màximo responsable de la situaciòn actual, es el gerente de esta empresa fallida y tambièn debe renunciar.

  11. Que se vayan todos, sí, pero caminandito. Y que los acompañen los senadores. No es para mañana !!!! Vayan cogiendo sus chiros, no necesitamos más Leyes señores senadores . Sólo un lider que haga cumplir las que están hechas que son suficientes; y de sobra.

  12. Quisiera sabe de dónde es este personaje Pretelt. No me digan que es costeño también. Porque si es así, el patrón que siguen los últimos casos de corrupción en el país muestran una clara e inequívoca tendencia a mostrar a los habitantes de esa parte del país como la que más corruptos produce. Ah y esto nadie lo puede negar porque es así ……….. Lean un poquito y verán a ver si se les aclara la mente.

  13. Que imparcialidad tendrá la Fiscalía para investigar al magsitrado y su sequito de amigos si en esa entidad trabajo el hermano del exmagistrado Escobar Gi, Alvaro Ricardo Escobar Gil

  14. hernandoarias0513

    Hay cierto grado de parcialidad porque en la corte constitucional no es en la única con corrupción la corte suprema de justicia no solamente está politizada si no que allí esta el foco de corrupción mas grande de el poder judicial, pero de acuerdo, todos los de las cortes deben renunciar y ademas se debe convocar a una constituyente autónoma que el pueblo se pueda pronunciar con el voto libre.

  15. esa belleza no va a renunciar porque aun no le falta robar mas, como sus compañeros, parranda de ratas y disque honorables, LES DEBERIA DAR VERGUENZA… 500 MILLONES NO E SUFICIENTE PARA ELLOS…

  16. Desafortunada mente lo que ha ocurrido y seguirá ocurriendo en Colombia desde la cabeza mayor como es el Presidente hacia abajo es solo corrupción y clientelismo donde se mire es putrefacción y una sociedad que solo piensa en llenar sus bolsillos a costa de lo que sea

  17. davidcalderon

    Siendo sincero hay que reconocer cierta sinceridad al ladrón descarado de Abelardo de la espriella al decir ante un país que la Etica no tiene que ver con el derecho.
    Que Verguenza

  18. henry.beltran.50

    Este es el verdadero problema de ese pais. Estas lacras con corbata. Y la gente alla dandose golpes por el proceso de paz. Estossssssss son los que tienen ese pais hecho un asco.

  19. No cabe la menor duda ,todo lo que hizo y hace Uribe es torcido,hasta la extradición de sus amigos paracos que están esperando para cobrársela,y eso que no han sacado a relucir los chanchullos que hizo su mandadero Enrique Valderrama Jaramillo a quien puso de superintendente de Economia Solidaria y le dio poderes que no tenia.como si fuera superfinanciero con el Decreto 186 de 2004,con el cual robó hasta que se aburrió.

  20. es una solicitud extrema, seria como si fuera mas bien una protesta, en la cual todos los magistrados estuvieran apoyando la conducta dolosa del sr pretet, de ninguna manera, el que se debe ir es él, los otros magistrados hacen la tarea con dedicacion y buen juicio.

  21. gaiamauricio48@gmail.com

    Escribí en twitter: Peca Pretelt, pecan los magistrados que callan, peca quien ofreció la “mordida”; pecan los ocultadores que están en el poder.
    Su artículo es excelente: Fuera los corruptos, fuera los pecadores como diría Sor Juana Inés de la Cruz. Estamos hartos de podredumbre.
    Mauricio Jaramillo Londoño

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar