Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Estoy en guerra contra mi cuerpo desde antes de la adolescencia. Siempre he querido tener un cuerpo diferente. He querido ser más flaca, más alta, más esbelta, menos curvilínea, tener menos busto, etc. hasta el infinito. La lista de “mejoras” no tiene fin. El ideal del cuerpo femenino cuando yo era adolescente era el de Jane Fonda. Yo soñaba con tener las caderas menos anchas, verme un poco más como ella.

Tiempo después, JaneFonda confesó que durante años sufrió de desórdenes alimenticios. Se castigaba para verse más flaca. Ella, igual que yo, igual que miles de mujeres, estaba en guerra contra su cuerpo. Crecemos pensando que hay un tipo de cuerpo al que todas debemos aspirar. Hacemos todo lo posible por transformar nuestro cuerpo cueste lo que cueste. No importa si eso requiere morirnos de hambre, hacer ejercicios hasta desfallecer, o ir al quirófano. Cualquier sacrificio es válido para obtener ese cuerpazo de revista.

No importa lo que diga la balanza, uno siempre quiere adelgazar más. Por flacas que estemos siempre nos sobran unas libras, o nos falta tener más nalgas, o queremos hacer desaparecer unos rollos en la barriga. Encontramos miles de razones para odiar nuestro cuerpo, nuestras “imperfecciones”.

Crecemos pensando que hay un tipo de cuerpo al que todas debemos aspirar. Hacemos todo lo posible por transformar nuestro cuerpo cueste lo que cueste”

No es raro hablar entre nosotras de la dieta que estamos haciendo, vamos a hacer, o acabamos de terminar, del último gimnasio o ejercicio, de las cremas para la celulitis, de los tratamientos para “quemar” grasa. Es una obsesión. Transformar nuestro cuerpo es nuestra misión.

De lo que no nos damos cuenta, es de que es una trampa. No hay medidas perfectas. No hay cuerpos ideales. Ser más flacas o tener una talla de sostén más grande no nos va a hacer felices. Hay toda una industria que vive de meternos esos cuentos en la cabeza. En realidad son varias industrias: los centros estéticos, los cirujanos plásticos, los gimnasios, las dietas para bajar de peso, entre otros.

No nos damos cuenta de que en el fondo toda esa cultura que le da tanta importancia al cuerpo de la mujer, en realidad nos está diciendo que somos un objeto que puede moldearse. Al dedicarle tanto tiempo y energía a cambiar nuestro cuerpo, nos olvidamos de todo lo demás. Nos dejamos objetivizar, nos olvidamos que valemos por lo que somos. Al buscar un determinado tipo de cuerpo, le damos la espalda al nuestro y entramos en una batalla que está perdida antes de empezar. Odiar nuestro cuerpo y tratar de transformarlo sólo nos hará más infelices.

(Visited 3.241 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Matilde Suescún trabajó como actriz de cine y televisión en Colombia. Actuó entre otras, en la película Crónica de una muerte anunciada y en la telenovela Tuyo es mi corazón. Desde hace varios años Matilde trabaja como periodista y vive en los Estados Unidos.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Vida

    La felicidad se construye

    Me gusta regalarle diarios a las mujeres. Con frecuencia no se me ocurre otra cosa que regalarle a una(...)

  • Vida

    La guerra contra el cuerpo es una batalla perdida

    Estoy en guerra contra mi cuerpo desde antes de la adolescencia. Siempre he querido tener un cuerpo diferente. He(...)

  • Opinión

    Reinventarse sin pena

    El tener que reinventarse y buscar maneras diferentes de ganarse la vida es una realidad para muchos hoy en(...)

  • Vida

    Día de la Mujer ¿todos los días?

    Estoy de acuerdo en que no debería haber un día de la mujer, que deberían ser “todos los días”,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. No es solo lo que te meten los medios, si no la presion de la sociedad. No soy mujer, pero me imagino que puede afectar la autoestima por ejemplo si una mujer sale con sus amigas, y es la ultima en “levantar” o la unica en “no levantar” (porque no se ajuste a los canones de belleza).
    Y en general, la gente bonita tiene todo mas facil en la vida. A una mujer bonita la atenderan bien en un almacen, a la “fea” no tan bien. Hay mucha presion social.
    A los hombres podria decir yo tambien hay presion, aunque no tan fuerte

  2. Desafortunadamente la sociedad y la crianza han condicionado a las mujeres a depender del que dirán sin importar quién es o su propia identidad, han educado a las mujeres a ser y parecer lo que los demás digan y cualquiera que se atreva a ser diferente a ser ella misma es vista como una indeseable que merece burlas y maltratos.

  3. Excelente articulo, Matilde. Y rescato ademas que no cayo en el facilismo de echarle la culpa al genero masculino, como muchas feministas hacen al referirse a estos temas. Al respecto de eso, los hombres tenemos una lucha similar , ya que al gordito o al flaquito los matonean y se les desprecia, hombre que no se destaque en los deportes se ve como un perdedor. El secreto esta en la educacion que recibimos, no aprendemos a comer con moderacion y vemos la comida como un premio y no simplemente como lo que es, el combustible que necesitamos para vivir.

  4. Una forma sutil de corrupción es la de los comerciantes, que por codicia, adoctrinan la conciencia colectiva con hábitos de obligatorio cumplimiento. Como los artificiales, dizque aprecios, con regalos comprados. Y entre más costosos mejor. Como los de los días de madres y padres y novios. Amen.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar