Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
estupidez

Si al período comprendido entre 1810 y 1815, la historia lo rotuló como “La Patria Boba”, la etapa que vive Colombia hoy es merecedora de ser llamada como “La Patria Estúpida”.

El 20 de Julio 1810, día de la poco espontánea revuelta en torno al préstamo de un florero, cuya fecha sería pomposamente grabada (y celebrada) como el grito de la independencia, inició a su vez el período conocido como “la Patria Boba”. El adjetivo de “Boba” fue asignado por la improvisación y candidez con que se quiso fundar un “gobierno paternal y filosófico, basado en teorías abstractas y en el ideal de pueblos desaparecidos hacía muchos siglos” (Camacho Roldán). Se instalaron Juntas de Gobierno con “pocos conocimientos administrativos y adoptaron providencias que, si bien se dieron como benéficas en teoría, en la práctica, según lo reconoce uno de los políticos de aquellos tiempos, echaron por tierra las rentas públicas” (Rivas Groot). El paroxismo de ese período, acompañado del derramamiento de sangre entre criollos, sería la fragmentación de la naciente patria en provincias separadas que “sin considerar que carecían de hombres capaces, fuerza armada y elementos necesarios para sostener un gobierno propio, se lanzaron por tan resbaladiza pendiente, y así fue que, Cartagena, Antioquia, Popayán, Cali, Neiva, Mariquita, Pamplona, Casanare, Tunja, etc., formaron juntas independientes y rivales entre sí” (Arteaga Hernández y Arteaga Carvajal).

Las coincidencias de hoy con las circunstancias de hace dos siglos no podrían ser más extravagantes: al enfrentamiento “bilingüe” entre el presidente y un expresidente, se suma la virulencia del lenguaje de un tercer grupo que, auto-titulado como independiente, trae leña al incendiado escenario nacional. El fin del conflicto interno, en vez de unirnos, ha profundizado la separación de los colombianos quienes en las barras presenciamos a políticos poco confiables impulsar o frenar (según sea el caso) reformas que, como las morcillas, no sabemos qué contienen. La justicia, por su parte, se debate entre la corrupción, la inoperancia de los jueces y la exuberancia de la jurisprudencia emitida por las altas cortes. Innumerables ajustes tributarios no logran compensar la lamentable administración de recursos públicos haciendo imposible cumplir las metas que se ha propuesto un Estado en deuda con los más vulnerables. Así las cosas, políticos en contienda aprovechan regiones agotadas de la marginación y deficiente presencia del Estado, para proceder, en medio de los aplausos y curiosas interpretaciones de la Carta Constitucional, a desconocer asuntos que pertenecen a la Nación.

Las Consultas Populares, idealizadas con el léxico de la ‘participación ciudadana’ no son otra cosa que una forma de fragmentación como la que distinguió a la Patria Boba pues es la negación por parte de un pequeño territorio, de asuntos que sólo cobran sentido en una convicción más amplia que es la Nación. Ningún otro argumento explica que un municipio preste su territorio para generar recursos que van a ser invertidos en otras personas más vulnerables cuya única afinidad es tener la misma nacionalidad. No hay justificación inmediata, diferente al de ese contrato abstracto de ser un mismo país, que explique que los municipios de influencia de una hidroeléctrica, se presten para generar energía limpia a compatriotas de otras regiones de Colombia. Como una trampa del tiempo, pareciera que hubiéramos caminado en círculo para llegar a esa etapa de división que sucedió al grito de independencia. Sí, estúpida es esta fase de nuestra patria, protagonizada por homilías grandilocuentes donde, como hace doscientos años, términos sagrados (hoy son agua, familia y democracia) son instrumentalizados con el fin de separar.

Por otro lado, la historia nos ha mostrado que el frenesí precede al final de una etapa y el comienzo de un nuevo ciclo. Nuestra patria dejará de ser estúpida y pronto vendrá una fase que no necesariamente sea una mala recreación de algo que hemos vivido. Saldremos adelante con un activo que ha crecido durante estos siglos y ha formado los rasgos de nuestra identidad nacional: algo más fuerte que el territorio mismo e impreciso como el ritmo de los tambores, los colores encendidos, los olores de los sancochos, y todo lo que nos hace reír y lo que nos hace llorar. La idiosincrasia. Tomará, sin embargo, varios años antes de saber si la que viene será una etapa diferente o si, parafraseando a Hegel, la historia nos enseñará que no nos ha enseñado nada.

(Visited 1.392 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Administrador de Empresas, con Maestría en Estudios Políticos y cerca de 20 años de experiencia en investigación y gerencia en los sectores públicos y privados. Actualmente es director de JA&A, una firma consultora para el desarrollo. Fue vicepresidente de negocios del Centro Nacional de Consultoría y ha asesorado a PNUD, Chemonics International y Management Systems International en la gerencia de proyectos sociales y de desarrollo en Colombia y Sudán. Durante más de 8 años se desempeñó como funcionario de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), gerenciando programas de democracia y gobernabilidad en Colombia, Afganistán y Sudán. También trabajó con la Confederación de Cámaras de Comercio (Confecámaras) y el Centro Colombiano de Responsabilidad Social, dirigiendo programas de transparencia y rendición de cuentas.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En estos días en los que familias y amigos se disgustan por(...)

2

¿Cómo evitar el robo con escopolamina o burundanga?, sus peligros y todo(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Y como podemos advertir el fin del conflicto si no liberan los 4 mil secuestrados, no entregan los niños, ni las armas, ni las 953 caletas; los terroristas no han reparado la primera víctima ni restituido la primera hectárea.

  2. camilocifuent0625

    Tiene razón el columnista somos una patria estúpida, porque nos rendimos ante currículos de vida abundantes pero inocuos; también atina cuando predice que el gobierno de las farc será la panacea de las dos patrias, la boba y la estúpida, pasa por alto, que antes que la patria, los estúpidos son todos los apátridas.

  3. Señor Arteaga, que alegría encontrar un artículo objetivo que muestra la verdad de nuestra situación, sin parcialidades ni apasionamientos. Y es tan bueno y objetivo que por eso los partidarios de Santos o Uribe no leen estos espacios porque los dejan sin argumentos y si los leen no participan porque frente a la verdad no tienen mentiras que puedan contra ella. Ojala el tiempo le diera el espacio central en la primera página para mostrar sus artículos.

  4. julioriano0616

    La gente sana, buena, que solo espera paz, desarrollo y bienestar para la familia, está desconcertada con la estupidez de políticos sin futuro por falta de ideas e inteligencia. Ciertamente lo de Uribe es vergonzoso, estúpido y censurable. Lo de Santos, todo un rollo de equivocaciones, compartidas con la incoherencia de sus asesores y ministros. Los actores del conflicto confundiendo a la opinión pública y los Magistrados excedidos en posturas donde los sencillo lo vuelven incomprensible.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar