Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
jaime-arteaga-de-brigard

Culichupados, traicioneros, acomodados, tránsfugas, torcidos… voltiarepas. Pocos tan vilipendiados y tan importantes para una sociedad como aquellos que son capaces de abandonar esa idea a la que se han aferrado para, como pocos, reconsiderar su posición frente algo. ¿Qué sería de una sociedad sin los “voltiearepas” sino un grupo de tercos a quienes ningún argumento vale para hacerlos cambiar de posición? Nuestro país sería otro si, en vez de estar poblado de testarudos apasionados, estuviera habitado por voltiarepas, dispuestos a cambiar de equipo de fútbol ante la más mínima señal de participación de narcotraficante, o si, en vez de defender a nuestros políticos de turno, fuéramos capaces de caminar al centro, donde nos encontremos para pensar un país diferente.

Curiosamente, el acceso ilimitado a la información no ha servido para acercarnos, sino para profundizar las diferencias entre comunidades que usan las redes sociales para radicalizar más sus posiciones. Nadie quiere cambiar de opinión y los agarrones en torno a la política, la religión, el fútbol, la minería, el medio ambiente y cuanta pendejada aparece en la red, nos hace pararnos en nuestras patas traseras con tal de reafirmar cuanto juicio o prejuicio tengamos a mano. Usamos el botoncito de “compartir” como un mecanismo de recordarle a los otros que pensamos de una manera y que hay otros que tienen nuestras mismas ideas. Y el “like” que le sigue, nos muestra quién está con nosotros y quién no. Dejamos de conversar, para volvernos “grupitos de opiniones”, que nos damos golpes en la espalda los unos a los otros, y estamos dispuestos a borrar a quienes no. Hemos usado así la información para reafirmarnos en lo que pensamos, separarnos del otro, y asegurarnos que nadie nos hará cambiar de idea.

Sólo el voltiarepas es capaz de dudar de lo que sabe. Es capaz de preguntarse si efectivamente conoce sobre algo o alguien, cuando la indignación se crece o un linchamiento ocurre. El voltiarepas se aleja del griterío y está dispuesto a cambiar de equipo de fútbol, de partido político, de idea, y dejarse convencer con los argumentos de otros. Desde luego, el riesgo es grande, que fanáticos convencidos de sus puntos lo señalen como un faltón, pero también habrá unos pocos quienes al verle abrirse a otras posiciones, se permitan escuchar y dudar de sus propias monomanías.

Es por esto que, ahora más que nunca, necesitamos a los voltiarepas: esa especie extraña, difícil de encontrar, capaz de todo, de enfrentarse a sus afirmaciones y, por qué no decirlo, volver sus pasos para dudar de lo que pensaban que era blanco o negro. Necesitamos llenar el mundo (el real y el virtual) de gente que recule, que cambie de opinión, que muestre que está abierto a nuevas ideas, que sea capaz de decirle al otro que tiene razón, y que esté dispuesto a usar el botón de “compartir” para cambiar.

P.D. No significa que vaya a votar por Petro y todavía no voy anunciar que me volví Uribista

(Visited 894 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Administrador de Empresas, con Maestría en Estudios Políticos y cerca de 20 años de experiencia en investigación y gerencia en los sectores públicos y privados. Actualmente es director de JA&A, una firma consultora para el desarrollo. Fue vicepresidente de negocios del Centro Nacional de Consultoría y ha asesorado a PNUD, Chemonics International y Management Systems International en la gerencia de proyectos sociales y de desarrollo en Colombia y Sudán. Durante más de 8 años se desempeñó como funcionario de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), gerenciando programas de democracia y gobernabilidad en Colombia, Afganistán y Sudán. También trabajó con la Confederación de Cámaras de Comercio (Confecámaras) y el Centro Colombiano de Responsabilidad Social, dirigiendo programas de transparencia y rendición de cuentas.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

2

Pensé mucho en si escribir o no este texto. La verdad, no(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una verdad(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Jaime: estoy de acuerdo con usted. He descubierto que a veces somos capsces de pasar por encima de la dignidad humana de otros porque los principios son inmodificables. ¡Qué paradoja! O, mejor, qué absurdo. ¡Aprendamos a ser capaces de cambiar de opinión! Y a flexibilizar lo aparentemente inmodificable, si es por el bien de las personas.

  2. Los voltiarepas que describe el artículo, son aquellos que tienen una concepción de una cosa y se dan cuenta que están errados y cambian de opinión, estos voltiarepas son rescatables, los que no lo son, son aquellos que se arriman al árbol que mas cobija y cuando se deshojan salen corriendo como ratas de naufragio, éstos son la mayoría de políticos oportunistas, o sino pregúntenle a la U, o al partido liberal.

  3. Que le digo? Yo particularmente considero que los principios basicos son inegociables: Honestidad, lealtad, respeto, por ejemplo. Uno asume compromisos con personas o causas bajo la confianza que representan dichos valores, pero cuando dejan de hacerlo pues uno deja de apoyarlos. Eso no es ser voltiarepas. Tampoco lo es ser critico con los problemas de su comunidad y pais, pero siempre desde la perspectiva de contribuir y jamas desde la de burlarse y creerse superior, eso si es ser apatrida y eso es detestable.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar