Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El inmenso efecto que ha tenido la huelga de pilotos de Avianca en la economía del país es resultado de que en 2001 la compañía se convirtió en un monopolio gracias a las presiones que ejerció su pretérito dueño (Julio Mario Santodomingo) sobre el Presidente Pastrana para que este desconociera las advertencias del Superintendente de Industria y Comercio de entonces (Emilio Archila), quien se oponía en dar la autorización a una fusión con la otra única empresa que podría hacerle contrapeso en el mercado: ACES (perteneciente al gremio cafetero). Por eso es que Colombia está paralizada por una huelga pilotos que se parece más a un motín de Piratas del Caribe (corsarios ansiosos de cobrar su parte del tesoro) que una protesta con bases legítimas, pues está motivada por reclamaciones absurdas para un grupo privilegiado de trabajadores que no representa el 1% de la empresa y cuyos ingresos son superiores al 99% de la población incluyendo a todos sus pares en Colombia.

Los 720 pilotos amotinados no le temen al rechazo social ni se van a mover ante los aspavientos del gobierno nacional, mucho menos les inquietan las amenazas de sanciones ante una justicia desprestigiada, porque ellos han sabido aprovechar la condición dominante (casi de monopolio) que tiene la compañía a la que le exigen su parte del botín: si hacemos una regla de tres, teniendo en cuenta que Avianca controla el 65% del mercado nacional y que estos pilotos han logrado paralizar más de la mitad de la compañía, el sindicato de ACDAC, tiene la llave de por lo menos el 35% del tráfico aéreo de Colombia. Así, en poco más de 10 días, la huelga ya nos ha afectado a más de 230.000 pasajeros y si este grupo de pilotos sigue por este camino, dejará sin trabajo a 22 mil familias que dependen de salarios y condiciones mucho menos atractivos de los que reciben quienes ahora buscan reivindicaciones desproporcionadas.

La resiliencia con la que los usuarios hemos enfrentado la huelga de pilotos de Avianca no está tan asociada a la solidaridad con la compañía, sino por la aversión que tenemos al abuso de la protesta laboral para garantizar privilegios, a costillas de una sociedad que no sólo requiere una mayor oferta de trabajos formales, sino equidad entre los existentes. Los colombianos estamos cansados de ver cómo una élite de trabajadores con grandes beneficios, trampean con huelgas para asegurarse prerrogativas no sólo en empresas privadas sino también en servicios públicos como los de la justicia, la educación y la salud. Los sindicatos se han desacreditado tanto, que los usuarios de Avianca hemos tomado el camino de asumir en silencio el peso que ha significado suspender negocios, encuentros, foros, vacaciones, matrimonios y cuanto objetivo tenga uno de nuestros viajes aéreos, porque, además, sabemos que de la forma que se maneje esta huelga, depende el futuro de muchas otras empresas y servicios públicos en jaque por la llamada protesta social.

Así las cosas, es por el efecto que tendría la negociación de la huelga para el resto de la base productiva del país y no otra cosa, que la mayoría de los colombianos rechacemos la huelga de pilotos, a pesar de que sepamos que el origen de lo que estamos viviendo, se encuentra hace dieciséis años cuando dos poderosos grupos (el de Santodomingo y el de los cafeteros) capturaron al Estado para para asegurarse el control del 70% del mercado, un tesoro del que ahora los pilotos, amotinados como corsarios, reclaman una parte.

(Visited 5.953 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Administrador de Empresas, con Maestría en Estudios Políticos y cerca de 20 años de experiencia en investigación y gerencia en los sectores públicos y privados. Actualmente es director de JA&A, una firma consultora para el desarrollo. Fue vicepresidente de negocios del Centro Nacional de Consultoría y ha asesorado a PNUD, Chemonics International y Management Systems International en la gerencia de proyectos sociales y de desarrollo en Colombia y Sudán. Durante más de 8 años se desempeñó como funcionario de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), gerenciando programas de democracia y gobernabilidad en Colombia, Afganistán y Sudán. También trabajó con la Confederación de Cámaras de Comercio (Confecámaras) y el Centro Colombiano de Responsabilidad Social, dirigiendo programas de transparencia y rendición de cuentas.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Empresarios: a correr la cerca

    Colombia no es subdesarrollada: está desaprovechada. Grandes extensiones del territorio nacional, y la gente que vive en esas regiones, han(...)

  • Colombia

    El mal socio (el gobierno)

    Para ser empresario hay que ser un irresponsable: siete de cada diez empresas en Colombia fracasan dentro de los primeros(...)

  • Bogotá

    Avianca: el motín de los Piratas del Caribe

    El inmenso efecto que ha tenido la huelga de pilotos de Avianca en la economía del país es resultado de(...)

  • Bogotá

    ¡Que salgan los voltiarepas!

    Culichupados, traicioneros, acomodados, tránsfugas, torcidos… voltiarepas. Pocos tan vilipendiados y tan importantes para una sociedad como aquellos que son capaces(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Es incalculable el número total de colombianos que luego de estudiar sus(...)

3

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Totalmente de acuerdo con este comentarista, las personas del común debemos soportar tanto los embates de una actividad monopolizada como lo absurdo de las pretensiones desbordadas de unos trabajadores que bajo la figura sindical pretenden obtener beneficios extrabagantes e impensados para por lo menos el 90% de la población, quienes en su gran mayoría se conformarían al menos con un empleo formal. Que mal el monopolio pero peor aún que mal la extorsión a una empresa por intermedio de un movimiento sindical elitizado e individualista.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar