Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Para ser empresario hay que ser un irresponsable: siete de cada diez empresas en Colombia fracasan dentro de los primeros cinco años. Además de esa cifra, no se cuenta con mucha información que pronostique el futuro de un emprendimiento nuevo que, por lo general, no tiene ningún otro capital que el optimismo de sus fundadores.

Junto al optimismo, la terquedad suele acompañar a quien se lanza a crear una nueva empresa. Sin esta obstinación, sería imposible superar la interminable sucesión de obstáculos que se presentan en el camino. Los retos no se limitan a los económicos, sino que incluyen los que van apareciendo gracias a la diligencia de “hacedores de política pública”, quienes generalmente nunca han sabido lo que es “vender un paquete de chitos”, y que tienen una creatividad infinita al momento de establecer criterios burocráticos. Así, la semilla empresarial va reconociendo el carácter de un socio inesperado, que está atento a pedir mucho y a entregar muy poco: el gobierno.

Cuando la fortuna ha acompañado al iluso (el empresario), y esa empresa ha logrado sobrevivir a tan pesimista proyección de inicio, los retos no desaparecen sino que se hacen más complejos. A la interminable lista de requerimientos, se suma un socio (el gobierno) que retiene lo que considera su parte, antes que ninguno de los empleados, proveedores y socios reciban su pago. Es así que, por ejemplo, para una empresa de consultoría, el socio (el gobierno), sin vergüenza alguna, retiene al rededor del 11% de cualquier factura, antes de que sea pagado a la empresa.

Para ponerlo en una forma sencilla: suponiendo que esa retención pretende cobrar el impuesto a la renta (34% de las ganancias), esto quiere decir que el socio (el gobierno) presume sin argumento, una utilidad de alrededor del 33% de lo cobrado. En una junta, uno le debería preguntar al socio, ¿qué tipo de bandido se gana la tercera parte de lo que cobra? Desde luego, el socio se recogerá en su silla, cruzado de brazos, y seguirá sacando anticipadamente su parte, sin importar que esos recursos sean necesarios para pagar la nómina o invertir en la expansión de la empresa generando más empleo. Luego de un año, si se cuenta con suerte, el mal socio devolverá apenas una parte de lo que no le correspondía.

A pesar de que el mal socio (el gobierno) está desprestigiado, lo respaldan las voces indignadas de líderes y políticos que esgrimen toda clase de argumentos para reclamar mayores presiones a las empresas que, en últimas, generan el trabajo y la riqueza que la sociedad necesita.

Aunque el mal socio entrega muy poco y cambia las reglas según lo dicte la opinión pública, mantiene sus reclamos sobre las empresas. El mal socio (el gobierno) pone a prueba el optimismo y la obstinación del empresario que no conoce otro camino que crecer, encontrar oportunidades dónde otros no las ven y aportar con su trabajo. Mientras tanto, como dijo Winston Churchill, la sociedad está dividida entre “quienes consideran a la empresa privada un tigre depredador que debe ser fusilado o la ven como una vaca que se puede ordeñar. No muchas personas ven a la empresa como en realidad es: un caballo, que tira de un carro muy pesado”.

(Visited 6.962 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Administrador de Empresas, con Maestría en Estudios Políticos y cerca de 20 años de experiencia en investigación y gerencia en los sectores públicos y privados. Actualmente es director de JA&A, una firma consultora para el desarrollo. Fue vicepresidente de negocios del Centro Nacional de Consultoría y ha asesorado a PNUD, Chemonics International y Management Systems International en la gerencia de proyectos sociales y de desarrollo en Colombia y Sudán. Durante más de 8 años se desempeñó como funcionario de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), gerenciando programas de democracia y gobernabilidad en Colombia, Afganistán y Sudán. También trabajó con la Confederación de Cámaras de Comercio (Confecámaras) y el Centro Colombiano de Responsabilidad Social, dirigiendo programas de transparencia y rendición de cuentas.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

2

Pensé mucho en si escribir o no este texto. La verdad, no(...)

3

Hace un tiempo no escribía y sentía que una responsabilidad tan grande(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar