Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Sociorama

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
En Twitter: @EdgarMed
Entre mis contactos proliferan quienes endilgan propiedades afrodisíacas, sexuales y místicas, al uso apropiado de las tildes (y de las comas, y de las mayúsculas, etcétera). Acentuar en el lugar correcto es tan sensual como una buena copa de vino, como unos labios carmesí, como un perfume de rosas, como un Buggatti Veyron, proclaman los románticos.
En mi muro de Facebook abundan los ‘memes’ (piezas gráficas en particular) alusivos a la relevancia de la ortografía. Empero, pocos de quienes los comparten gozan de un manejo destacado del idioma. “Es como un gordo criticando a las gordas”, asegura un amigo.
La encomiable labor de los activistas de la ‘Orden de la Real Academia’ contrasta con noticias como: “El 60% de escolares del país se raja en comprensión de lectura” o “Los estudiantes colombianos no usan la lectura para aprender” 
 Ello me lleva a cuestionarme, ¿cómo es que una sociedad que no lee afirma que la buena ortografía es sexy? Dejaré esa pregunta para la reflexión de cada uno.
¿Se trata de un legítimo interés por el idioma o una moda, similar a la de lucir gafas enormes en alarde de intelectualidad? Los supuestos paladines del idioma suelen arremeter contra su propia campaña cuando escriben estados al mejor estilo SMS, escudándose en falacias como: ‘Escribir desde el celular es difícil o ‘escribo bien cuando importa’. La ortografía no admite excepciones. Quien la defiende no la elude bajo ninguna circunstancia. 
La sociedad se acostumbró a repetir ideas vagas, fáciles de digerir, pero incongruentes, como ‘la ortografía es sexy’, porque prima la simplificación y, de ser posible, la erotización del mensaje -si no dice sexo, no capta la atención-. Se privilegia, además, la magnificación de lo superfluo y el relego de lo esencial. Siendo lo superfluo la forma y lo esencial el fondo.
¿Es siquiera honesto decir que nos atrae sexualmente la buena ortografía? Como diría la ilustre bloguera Laura Galindono existe hombre que elija las buenas tildes antes que unas buenas tetas. Tampoco creo que exista mujer que elija las buenas comas por encima de unos hermosos ojos verdes o un buen trasero.
Yendo más allá, cabe reflexionar que, si bien la ortografía es síntoma de educación y finura, no implica necesariamente capacidad intelectual. Ni siquiera presupone preparación académica notable (Nota aparte: creo que la línea de pensamiento del que le atribuye atractivo sexual es: pone bien las tildes, ergo es educado, ergo tiene ingresos, ergo sería un buen compañero sentimental’, pero no es del todo acertada, no aplica para todos los casos). Bien nos contaba Fernando Ávila en su columna El lenguaje en EL TIEMPO:
“En Colombia hay un posdoctorado que ofrece la Universidad Santo Tomás. ¿Qué creen ustedes que ven en ese posdoctorado los pocos doctores que después de haber hecho su pregrado, su especialización, su maestría y su doctorado aún tienen alientos de seguir estudiando?

Pues el posdoctorado es en escritura. ¡Sí, señores! Así como lo leen. Después de acumular tanta sabiduría, hay que afinar ese instrumento de divulgación que es la escritura. Perdónenme que lo diga así: ¡al final de todo, hay que aprender a escribir!”
El uso correcto de la ortografía no es sexy, aunque sí es indispensable en aras de la claridad y profundidad del mensaje. Puede incluso ser atractiva intelectualmente, pero eso no es lo mismo que sexy. Es una competencia básica, a la que se le atribuye un carácter sexual impropio. Se está, por lo tanto, banalizando su relevancia.
Así define la RAE la palabra sexy: http://lema.rae.es/drae/?val=sexy
En todo caso, no es difícil aprender y aplicar las reglas básicas del lenguaje -cuestión de práctica-, es complejo concebir mensajes que, más allá de su refinación formal, inciten al acto: mensajes trascendentes. De modo que si la escritura es, en definitiva (para usted), un factor de selección sexual, lo invito a que elija en virtud de las ideas plasmadas, más allá de las reglas ortográficas -porque estas últimas se deberían dar por sentado y si no se cumplen, insisto, son fáciles de aprender-.
Por último, la ortografía es, o debería considerársela, tan básica para la convivencia como bañarse, no algo excepcional.
(Visited 326 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Escritor, huraño, cojo, egocéntrico sin remedio y mordaz. Amante de la literatura, la tecnología y el automovilismo, entre otros menesteres. Ha escrito para El Tiempo, Tecnósfera, Donjuán, Portafolio, Semana y Legis.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

La vida se trata de ganar y perder, parece que nunca vas(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar