Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Nuestra justicia es evasiva. Todos se sienten con la capacidad de huir. Y es que está visto que en nuestro país la justicia y todo lo que ella signifique, es susceptible de ser refutada, manoseada, burlada, desairada, deshonrada, avergonzada, por todos, incluso por quienes la representan, porque hay que decirlo: una cosa es la justicia y otra son los jueces.

Por razones que uno no logra entender, hay gente que le gusta ser árbitro de fútbol. Y así les va, porque como somos un país de vivos, nuestros jugadores son mañosos y marrulleros: fingen faltas que no existen, escupen por la espalda, pegan por detrás y por delante, sonríen en la cara y maldicen solapados, se zambullen en el área. Y el árbitro, el juez de marras, cae redondito porque aparte de masoquistas,muchos se pasan de inocentes y de tontos porque les falta la malicia que a los veintidós que corren con él, les sobra. Y por eso, las que terminan pagando el pato son sus mamás. Pero también está el caso extremo. Mal pagos, como son en comparación con los jugadores, muchos caen en la trampa del dinero fácil y por eso se inventan penaltis, expulsan figuras, alargan partidos y aunque se vistan de colores, su procedimiento es como los uniformes de antes: negros.

Y qué decir de la justicia, esa que nos afecta la vida diaria, que nos amedrenta e intimida porque nada llena más de pánico que una citación a un juzgado. No nos digamos mentiras, en otros países decir justicia es decir autoridad. En nuestro caso ocurre lo contrario porque jueces y juzgados – no todos- se encargan de envilecerla a diario. Los primeros, porque muchos son venales y usan la ley como un instrumento de poder ( desde el fiscal más encopetado hasta un juez municipal) y los segundos, porque se sienten tentados a  enfrentarla, a burlarla, a evadirla, a cuestionarla (desde  el expresidente pasando por el Alcalde, el  exministro, el excomisionado, la exdirectora, la excontralora, el corrupto de cuello blanco, hasta el ladronzuelo de baratijas y el manoseador de Transmilenio). Todos se sienten maltratados y faltos de garantías y por eso huyen.

En resumen,estamos llenos de leyes. Lo que nos falta es mucha justicia…

Síguenos  en @malievan

(Visited 230 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Por favor, no me jodan…

      Hoy por hoy,  en Colombia, sacarle el bulto a  una discusión política suele ser una tarea de titanes,(...)

  • Vida

    Estropicios

      Sabotaje es una de esas palabras que siempre llevan su estropicio, su ruido. Implica un plan, un procedimiento,(...)

  • Opinión

    Burócratas de secta

    La mitad de los problemas colombianos surgen de nuestra tendencia a la lambonería y al sobachaquetismo. Nuestra personalidad bipolar,(...)

  • Opinión

    Yo

    En medio de nuestra misma mismidad, todos tenemos una opinión. El problema es que sentimos que es inmejorable y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar