Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Escuchando esta mañana a Sergio París gerente de Transmilenio en la W  no supe si reírme o echarme a llorar. Soy un simple usuario de un sistema del que alguna vez me sentí orgulloso, pero ni ayer cuando funcionaba ni hoy cuando es un desastre seria capaz de hablar de “ Mi Transmi”, la campaña de cultura ciudadana que tiene la Gerencia, campaña que obviamente nace muerta desde su nombre mismo, digno de alumnos del grado parvulitos. Hice el ejercicio de conocer la trayectoria del señor y lo entendí todo: antes de llegar a TM, París desempeñó gran parte de su carrera en la Aeronáutica Civil, en donde fue director general (e) en el 2011, es especialista en Evaluación y Formulación de Proyectos, y cuenta con una maestría en Administración de Negocios con orientación a las actividades en el sector aeroespacial de la Ecole Supérieure de Commerce – de – Toulouse, Francia. Gran trayectoria, sin duda, pero explica el hecho de que el señor viva en la luna.

No soy especialista en transporte público, ni soy el concejal Flórez hablando en RCN televisión día de por medio. Tampoco voy a hacer acá una larga retahíla con lo que todos ya sabemos: que las puertas no funcionan, que el sobrecupo es inhumano, que los vendedores nos atafagan, que la inseguridad es pan de cada día, que estamos en manos de un puñado de policías bachilleres inmersos en whastapp y Candy Crush, que las tarjetas integradas no funcionan, que las troncales están destruidas.

No es un secreto que Transmilenio terminó preso de su éxito, pero tampoco lo es, que hace mucho tiempo lo encarceló la desidia. Y es que el panorama que nos dibujó París en esa entrevista, no por realista deja de ser tenebroso :” La solución a Transmilenio es la construcción del metro, el tren de cercanías a Facatativa y la troncal de la Boyacá”, lo que en otras palabras se traduce en el hecho simple que el mismo encargado es consciente de que el sistema no tiene arreglo. Nuestra joya de la corona, la arteria vital de nuestra movilidad y nuestro bienestar, está condenado a morirse porque si su solución está en manos de tres proyectos que ni siquiera tienen pliegos de construcción, pues no queda más que trastearnos de Bogotá.

Es indudable que en Transmilenio se reflejan muchas de las cosas que pasan en la ciudad y tal vez ese es el punto. La percepción de que todo anda al garete, que no hay quien mande, que no hay autoridad, que a nadie parece ya importarle, es inocultable. Con un agravante, se nos vinieron las elecciones lo que se traduce en el hecho simple que, como en los buses articulados, habrá congestión de gente histérica queriendo entrar y otro empujando para salir. No nos digamos mentiras. Las elecciones para la alcaldía de Bogotá apretarán aún más el nudo de la horca que tiene Transmilenio en el cuello, porque ni al Alcalde le interesará hacer nada porque ya va de salida, ni los que aspiran a elegirse harán algo diferente a criticar y a decir lo obvio que solamente los usuarios padecemos.

Tal vez es la impotencia o el empute, pero hoy como están las cosas no queda más que resignarnos y entender que Transmilenio es la entrada al averno. Y hay que hacer fila.

@malievan

www.circobits.com

(Visited 152 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Política

    Lo que el viento no se lleva

    Nos cuesta trabajo mantener cerrada la boca. Bien para comer o bien para hablar. De la gula y la(...)

  • Política

    La patria

    Patria es de esos conceptos que lo pueden todo, pero que al final, de tanto usarlos, pierden su sentido(...)

  • Deportes

    Chiflar y pedirse ser Pelé

    La vida antes era muy fácil. Bastaba con chiflar a los amigos y pedirse ser Pelé, algo que en(...)

  • Vida

    La revolución de las ganas

    La vejez es el futuro, quién podría negarlo. Al fin y al cabo, un día de más, siempre será(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La revista SoHo se despide de su edición impresa. Publicaciones Semana(...)

2

Se ha hablado mucho de que los títulos de las películas(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. ¡Ay, Dios! Desafortunadamente señor, usted tiene toda la razón… solo discrepo en una cosa… el sistema tiene solución si en verdad está al frente alguien que tenga pantalones, que de verdad sepa y no uno que solo dé bandadas de ciego, como éste y todos los anteriores gerentes.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar