Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Tiempo atrás nuestras avenidas tenían nombre y apellido. Hoy también. El de sus dueños o el de los que pretenden serlo.Por obra y gracia del subdesarrollo y la miseria, no hay semáforo que no le pertenezca a alguien. Saltimbanquis, limosneros y vendedores de Bon Ice y Vive 100 se disputan el espacio que nos debería pertenecer a todos, pero al mejor estilo del señor feudal de la edad media, peatones y conductores variopintas, debemos esculcarnos los bolsillos para cancelar un impuesto disfrazado traducido en vidrio sucio o barra de hielo con sabor a mango biche.

De un tiempo para acá la alquimia transformó en feudo nuestras calles convirtiendo lo público en oro. Si es en Transmilenio, no ha habido poder humano que evite el vendedor de mentas y de chicles de dudosa procedencia, ni la de los raperos de tres pesos que nos piden la palabra en manaditas de tres o cuatro que intimidan, desentonan y por supuesto desafinan. Si son las calles adyacentes a los centros comerciales, estaciones de Transmilenio y rumbeaderos, tienen como dueños a los pupilos de Uldarico que sin ton ni son convirtieron las esquinas en su imperio en el que mandan, gritan y recochan. Los ciudadanos apurados hacen fila para pagar un servicio colectivo a todas luces ilegal, para no hablar de los famosos bicitaxis que deambulan apurados en sus cohetes de tres ruedas llevando ancianas apuradas y secretarias de zapatos coreanos. Es cierto que nuestro transporte público es un desastre, pero esto es mucho peor porque no hay regla de seguridad que se cumpla y por supuesto, norma de tránsito que se intente respetar.

La gastronomía también tiene su espacio, que por supuesto es nuestro en el papel, pero que en la práctica les pertenece a los vendedores de chicharrón dorado en aceite trasnochado, arepas con huevo perico, empanaditas de mil y de dos mil, tostadores de maní y los ya casi míticos carritos de “Cocheros” una leyenda urbana que dice que le pertenecen a un señor de Girardot cuyo negocio es vender franquicias de hot dogs con cuadras demarcadas. La feria la completan, entre otros, los vendedores de gafas y relojes, paletas y popetas, dulces, cachivaches, extractos de baba de caracol, carritos de cuerda, cuchillas recicladas en Taiwan y gorros de lana virgen de colonia indígena ecuatoriana de Tulcán.

Así las cosas, nuestras calles se han convertido en selva, en la que se impone la ley del más fuerte, del más vivo y en la que la mayoría de nosotros solemos caminar derrotados, aburridos y en muchos casos, cómplices. Hemos regresado en un suspiro al horror de la edad media, sin siquiera darnos cuenta…

 

Sígueme en @malievan

www.enmodoquickly.com

(Visited 1.075 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Vida

    La revolución de las ganas

    La vejez es el futuro, quién podría negarlo. Al fin y al cabo, un día de más, siempre será(...)

  • Política

    El ratón Pérez

    La política es sin duda uno de los grandes males modernos y lo peor, es que hemos aprendido a(...)

  • Colombia

    La manada

    Que siete tipos presencien y hagan parte de un crimen atroz y repudiable sin que ninguno haga nada para(...)

  • Vida

    Los remiendos

    Hay tres cosas que estos tiempos de pandemia han puesto en evidencia: la necesidad de sentirnos productivos, el afán(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Juan David Arias Suárez Docente de Contaduría Pública. Coordinador de Investigaciones(...)

2

Soy costeño. Hablo fuerte, digo malas palabras, carezco de diplomacia y(...)

3

El talento de Cristina Umaña además de innegable es extraordinario. Le(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Muy buena columna. Radiografía exacta del infierno, el caos, la pesadilla, la ruina, el relajo total que es hoy Bogotá. Una ciudad que tenía esperanza, tenía futuro, pero fue acabada y destruida por 12 años de gobiernos de izquierda, 12 años de atroz mamertismo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar