Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

La realidad nos aplasta. En pequeñas dosis. Tres cucharaditas de corrupción en la noche antes de dormir. Dos tabletas de recesión económica en la mañana. Diez gotas de pesimismo antes del almuerzo. Y el enfermo nada que se alivia. Tal vez porque el remedio de tanto tomarlo no surte efecto.

Así en pequeñas dosis se nos va el país. Somos un país lleno de miedos. La desesperanza nos tomó por asalto y no nos dimos cuenta. Por eso, ser periodista es peligroso. A unos porque los matan y otros, porque corren el riesgo de morirse al caer del elevado pedestal donde está su ego.

No podemos negar que muchas de las cosas que pasan en nuestro país es porque los medios las destapan, pero tampoco podemos meternos mentiras: los políticos, los funcionarios, la gentecita bien, le teme a los medios, no por su labor investigativa, o por la profundidad de sus argumentos, sino por la bulla que puedan hacer y la duración que pueda tener la algarabía, porque aparte de corruptos y ladrones, son fantoches, interesados más en lo que digan los demás que en hacer lo que les toca.

Sabemos de fútbol. Sabemos de política, sabemos de música, sabemos de moda, sabemos de economía, sabemos de televisión, sabemos de tecnología, sabemos tanto que por eso pedimos renuncias, descalificamos técnicos, organizamos campañas, lanzamos formas de hacer y de ser, proyectamos teorías, especulamos futuros.

Que el periodismo fiscalice, investigue, indague, contextualice, indague, critique, busque, descubra, señale, analice, examine, reproche, es lo deseable. Lo complicado es que nos hemos convertido en una especie de para – gobierno capaz de publicar videos y documentos sin contexto que rompen la integridad de las personas o de lanzar hipótesis que trunquen las carreras o de instigar investigaciones, aliarse con el poder, promover carreras, organizar negocios y juzgar delitos. Cobramos el tiro de esquina y corremos a cabecear para meter el gol. Nuestros medios no buscan el otro lado, las otras maneras. Mucho menos, establecen analogías, ni relaciones. No hay espacio para la duda. La fórmula parece ser simple. Fútbol, tetas y masacres. Tratan por goteo los mismos temas y ponen las noticias en la boca del público (que tampoco procesa, ni duda, ni contextualiza) para darles de qué hablar. Frases bobas y banales. Puro eslogan.

En Colombia, los periodistas y los medios no somos el cuarto poder. Somos tal vez el único. Y tal vez por eso, nos va como nos va.

 

¿Y si se dan una pasadita por @malievan

www.circobits.com

(Visited 2.088 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Política

    Lo que el viento no se lleva

    Nos cuesta trabajo mantener cerrada la boca. Bien para comer o bien para hablar. De la gula y la(...)

  • Política

    La patria

    Patria es de esos conceptos que lo pueden todo, pero que al final, de tanto usarlos, pierden su sentido(...)

  • Deportes

    Chiflar y pedirse ser Pelé

    La vida antes era muy fácil. Bastaba con chiflar a los amigos y pedirse ser Pelé, algo que en(...)

  • Vida

    La revolución de las ganas

    La vejez es el futuro, quién podría negarlo. Al fin y al cabo, un día de más, siempre será(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo ‘Ángeles(...)

2

Una amiga, aquí en Estados Unidos, decía que poder hablar con(...)

3

Eddy es uno de mis amigos de colegio e infancia con(...)

9 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. mariaguevara0527

    La objetividad del periodismo se prostituyo en este Gobierno. Salvo contadas excepciones como la Hora de la Verdad de Fernando Londoño, lo demás solo ven la mermelada que les da el Gobierno a través de escandalosas pautas bajando la voz cuando hablan de la corrupción del Gobierno y de la entrega del pais al terrorismo con su tal proceso de paz.

  2. norbertocolla0618

    Hoy todo el mundo cree a pié juntillas todo lo que escucha o ve en radio y televisión, sin tener una pizca de raciocinio, una razón de mas para crear dioses falsos, mesías fabricados y personajes en nada parecidos a la realidad. Todos creemos menos todos los días.

  3. Muy emotiva su columna, espero que mi comentario no sea igual a uno que leí en estos días en youtube donde alguien después de oír la canción de mecano cruz de navajas pidió que alguien le explicar el mensaje ya que ella la había escuchado varias veces y no entendía que paso con mario; el error mas grande de los comunicadores no es creerse ni ser el cuarto poder, a vicky lo que le paso es que hace mucho tiempo estaba levitando y esta no es la primera vez que esa señora atropella a las personas que están cerca de la noticia y que olvidad la parcialidad que debe tener un comunicador y la inclinación política.

  4. sony65-30221

    Muy bien dicho Mauricio. Hay que regresar a aquellos tiempos en que el periodista investigaba, dudaba, preguntaba (con respeto), presentaba pero nunca juzgaba y condenaba.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar