Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No deja de ser sintomática la cantidad de presidentes y expresidentes de esta parte del mundo que están siendo investigados por temas de corrupción. Brasil, Perú, Panamá, Ecuador, Argentina, son solamente algunos de los casos. Paradójicamente, Colombia, que a principios de este año figuraba en el puesto 90 en el ranking global de la ONG Transparencia Internacional, entre 176 países, ha pasado de agache frente al tema.

Una forma de verlo es pensar que acá no pasa nada, que los corruptos son los otros, pero todos sabemos que eso no es más que una utopía. Otra, es que como acá somos vivos, no dejamos que nos pesquen, lo cual puede ser cierto. Una más, es que nuestra justicia poco opera porque hasta fiscal anticorrupción acusado de corrupto tenemos, por lo que esa puede ser otra explicación válida. Una más y en la que más creo, es aquella teoría que dice que a nosotros, los ciudadanos del común, poco y nada nos importa lo que ocurre en el país, porque no pasamos de ser unos calenturientos de ocasión, unos opinadores de café, sofistas de fila de banco, unos filósofos de parque o unos revolucionarios de nevera llena.

El caso Odebrecht es una investigación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos publicada el 21 de diciembre de 2016 sobre la constructora brasileña del mismo nombre, en la que se detalla que habría realizado coimas de dinero y sobornos, a funcionarios públicos del gobierno de 12 países: Angola, Argentina, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela, para obtener beneficios en contrataciones públicas.

En nuestro país, está medianamente probado que los dineros de esta multinacional entraron por igual, a las campañas presidenciales de Juan Manuel Santos y a la de Oscar Iván Zuluaga. De lo que acusan a Odebrecht es de lo mismo que siempre han hecho los grandes grupos económicos a lo largo de la historia colombiana: financiar a los políticos para luego cobrar con creces el favor y eso pasa desde una elección presidencial hasta en una campaña para el Senado, para una JAL, para una junta de acción comunal o para el consejo de administración de un edificio. Lo irregular en este caso es que se trata de una empresa extranjera, lo que prohíbe expresamente nuestra ley, pero ese es apenas un detalle chiquitico.

Unos y otros han guardado un silencio sospechoso y sibilino. Unos y otros, tan proclives al insulto, a la injuria y al ultraje al adversario, se han quedado callados porque saben que atizar esas cenizas es encender una bola de fuego que también los ardería. Si alguno de los dos no tuviera nada que esconder, no habría habido día en que no hubieran matado y comido del muerto, como han hecho con los detalles más absurdos. Suena extraño que ante semejante papaya no hubieran salido Armando Benedetti o Roy Barreras a despotricar del Centro Democrático y más extraño aún que Uribe y sus muchachos no le hubieran dado palo a Santos. Sin sonrojarse, han optado por la fórmula tan colombiana de “hagámonos pasito”, porque como la flor del capullo, cada cual tiene lo suyo. ¡Pena debería darles!

Y es que además de tramposos y tapados, unos y otros son absolutamente descarados. Sin el menor asomo de decencia, se aprestan a encenderse a golpes y a bajezas con tal de ganar las elecciones. Hay ladronzuelos de barrio menos atrevidos que al saberse sorprendidos optan por el retiro silencioso. Pero no, nuestros políticos son como los gatos que una vez hacen del cuerpo remueven la tierra para tapar sus ocurrencias. Y siguen tan campantes.

Lo peor del caso es que nosotros, los ciudadanos del común volveremos a comernos el anzuelo y en pocos meses estaremos prestos a darnos en la jeta por cualquiera de los dos. O de los tres o de los diez, porque todos son lo mismo. ¡Pena debería darnos!

(Visited 741 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, tuitero, Gerente Circobits . @malievan

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • linkedin

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aprender sobre marketing digital con los mejores es posible y sin tener(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a las(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Sres. Que mas podemos esperar si esto, el sentido de la deshonestidad la heredamos de nuestros conquistadores espanoles y seguira perdurando mientras sigan en el poder los mismos de siempre. Y gran parte de la actual situacion es nuestra culpa al no ser honestos en lo que respecta al voto a conciencia. Sera posible que algun dia tomenos conciencia de ese privilegio de votar.
    Una de las cosas primordiales es la familia, la educacion en donde los cimientos son fundamentales, otra gran area donde debemos mejorar.

  2. gabrielorozcog

    Eso que se dice es cierto. Hoy vemos los grandes casos de corrupción, porque los pequeños ya son cosa de todos los días y quien esté libre de pecado que tire la primera piedra. Es haciendo un acto de contrición y cambiando yo, dejando de comprar al policía, dejando de ofrecer comisión al jefe de ventas, es dejando de exigir la comisión al proveedor, es dejando de sacar ventaja de otros. Mostrar lo malo es fácil, llegó la hora de empezar a cambiar y ver que lo bueno es posible, que cuando lo veamos en otros estaremos dispuestos a seguirlos. A convertirnos en seres dignos de ser emulados, así veremos el mundo que queremos ver. No es señalando a otros, es viendo dentro de nosotros y emergiendo virtudes que nos hagan seres honorables.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar