Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

De lejos, la democracia ha sido uno de los mejores inventos de la humanidad. En teoría, es una «forma de organización del Estado en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes». Gobierno de la multitud que llamaba Platón.

Sin embargo, como la telefonía celular y el masato, no está terminada de inventar y cada cual le agrega su ingrediente. Para la muestra un botón: según los resultados del Latinobarómetro 2017, la mayoría de los latinoamericanos creen que la democracia es el mejor sistema de gobierno. El 53 por ciento cree que esa es la mejor forma de gobierno, pero ese apoyo ha venido decreciendo en forma constante desde hace un lustro. Para completar, solamente el 36% de los latinoamericanos aprueban la gestión de sus gobernantes, elegidos por ellos mismos a través de votaciones libres. En Colombia, a duras penas, la aprobación llega al 30%. Como quien dice, los votamos, los elegimos y al poco tiempo los despreciamos, como un chicle que saboreamos, masticamos y al final terminamos escupiendo.

Somos un país de insatisfechos. Siempre nos hace falta algo y por eso vivimos en plena búsqueda. Tal vez sea esa la razón por la que la vida nos corre tan aprisa o de la angustia sin pico y placa con la que nos levantamos cada día. Las razones de nuestro descontento pueden ser varias: Una es que la mayoría de las veces nuestro voto obedece a razones diferentes a una clara convicción con respecto a lo que nos ofrecen, al tipo de persona que lo ofrece y al espectro ideológico donde se mueven. Solemos votar en contra de algo o de alguien, porque las encuestas así lo dicen y nos gusta alinearnos con el posible ganador o por simple simpatía, que como todo simpatía termina siendo esporádica. Y es que nosotros, nuestros políticos y sus partidos tienen todo, menos una ideología. Por eso nos hemos acostumbrado a votar por las personas y no por las ideas, que finalmente uno creería que es de lo que se trata la política. En nuestro país no se diferencia un partido de otro porque lo que hoy es, mañana puede no serlo y lo que se dice hoy, mañana puede acallarse en virtud de las circunstancias o del hecho simple, banal y absurdo de que la política es dinámica. Los partidos son un chiste y en el mejor de los casos una iglesia patronal donde se venera y se idolatra al caudillo de ocasión. Sin embargo eso es lo que hay y eso es lo que decidimos escoger desde nuestro libre albedrío que es la posibilidad simple y llana de decidir nuestro camino, de equivocarnos por nuestros propios medios y sacarnos los mocos si nos da la gana. En condiciones normales, todos tenemos el derecho de elegir nuestro destino, de aceptarlo y de hacer de nuestra vida lo que nos venga en gana y como dicen por ahí, hacer de nuestra nalga, un candelero.

Otra razón de peso, es que nuestros políticos son unas verdaderas caspas. Son trepadores, zalameros, oportunistas, descarados, embaucadores, marrulleros, lamedores, aprovechados y simpáticos. La gran mayoría de ellos ha estudiado en buenas universidades, lo que lejos de ser un atenuante es un agravante, porque de alguna manera han tenido oportunidades que la gran mayoría de colombianos ni han soñado. Llevan doble vida, bien sea porque hacen en privado lo que critican en público, porque no han salido del closet, porque tienen doble agenda o simplemente porque siempre tendrán la oportunidad de acomodarse.

Si a eso le sumamos el hecho que los colombianos somos criticones, individualistas, egoístas, envidiosos, suspicaces, resentidos, recelosos, creídos, picados  porque  para completar creemos que somos más de lo que somos, es fácil entender el por qué nada nos gusta, el por qué nadie nos gusta, así lo hayamos escogido. La Democracia, que llaman…

(Visited 252 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Vida

    De pandennials y coronnials

    Una versión bonita de la pandemia nos dice que ella vino para ponernos a cada uno en nuestro sitio,(...)

  • Vida

    A veces, después no hay un después

    Procrastinar no es una palabra bonita y por eso hay que dejarla para después. Puede ser la subversión moderna(...)

  • Vida

    La nariz del gato

    Los miedos son una especie de huella digital, como la nariz de un gato. Cada cual tiene los suyos,(...)

  • Política

    Los disfuncionarios

    En Colombia, para que una persona se torne incompetente, lo único que necesita es que se vuelva funcionario. Es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cuando en las pasadas elecciones de octubre de 2019 lamentablemente los(...)

2

Por: Libardo Aldana En los últimos días, Soacha ha sido epicentro(...)

3

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo 'Ángeles(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. hughesnet596139

    ¡¡Excelente
    Esta información resulta bastante beneficiosa e incrementa el debate alrededor del país en cuanto a varios aspectos socio-políticos, no solo en busca de mejoramiento sino también de, porque no, nuevas ideas de legislación.
    Si desean mirar en nuestro Blog sobre Internet banda ancha bienvenidos sean. https://goo.gl/VRyHzv

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar