Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Se nos llena a boca al hablar del ego de los argentinos, pero para creídos y picados, a los colombianos no nos gana nadie. La mayoría de nosotros somos amargados, resentidos y envidiosos. Nuestro orgullo o nuestra tristeza no es con respecto a, sino con respecto a quién. Tenemos un tonito de superioridad moral, con el que solemos descalificar y desacreditar a los demás. Basta ver las musarañas que le hizo Edwin Cardona  a sus rivales coreanos con la secreta intención de descalificarlos o de burlarse de ellos y más patético aún su proyecto de disculpas que retrata de cuerpo entero, otra actitud muy colombiana: tirar la piedra y esconder la mano. “Que no, que yo no fui, que yo no quise, que qué pena, que tal y tal”. En el mismo ambiente deportivo, el comentarista Iván Mejía puso a rodar por equivocación en su cuenta de Twitter, una foto de una mujer escasa de ropa que quería a mandarle a un amigo. Es decir, algo de su ámbito privado se le pasó a lo público, lo que a cualquiera le puede ocurrir. Sin embargo, su actitud no fue la de aceptar el error, sino la de ensalzarlo y hacer mofa.Como quien dice, al que le guste bien y al que no, que se joda. Eso sí, la esposa de Mejía debe estar feliz.

En el campo político, ni se diga. La derecha, es una postura política creciente en el mundo, tan válida como cualquiera, que a muchos podrá no gustarnos, pero que tiene quien la defienda con argumentos lo suficientemente fuertes. Que algunos tienen posiciones extremas, sectarias y descalificadoras, es cierto, pero en el otro extremo pasa exactamente lo mismo, porque en la izquierda también abundan los extremistas, los intransigentes y los intolerantes. Ha ganado terreno un mito urbano según el cual, ser de derecha es un adjetivo calificativo, que opera en contra de quien profesa esa creencia. Y pues no, como tampoco las piedras que se tiran desde esa orilla para descalificar a los que dicen ser de izquierda. Son visiones de la vida, válidas una y otra y cada cual las asume a su manera.

Igual opera en otras esferas de la vida. La religión por ejemplo. Los católicos, tan laxos como somos, vivimos la fe de una manera casi folclórica, pasándonos los dogmas por la faja, acomodándolos a nuestras propias urgencias terrenales. Y así somos felices. O infelices según sea el caso. Los cristianos en cambio, en todas sus vertientes, viven la palabra a pie juntillas y por ese pequeño ojo mágico juzgan y prejuzgan a los que no se les parezcan. De blandos, pervertidos, pecadores, no nos bajan, para responder a los insultos de rezanderos y beatos que ellos también suelen recibir. Sin embargo, todos deberíamos tener derecho de vivir la idea de Dios, como mejor nos parezca y no como digan los vecinos. El tema de la sexualidad también suele causar mucha urticaria, como si la forma en que cada cual adquiere sus sudores, le importara a los demás. Los sexistas, homofóbicos y misóginos descalifican a los gays y a las lesbianas, sin pensar que detrás de cada gusto frente al sexo hay un ser humano con posibilidades, sueños y con miedos y que aunque todos queremos conocer a los demás por dentro, cada quien escoge por dónde entrar. Sin embargo, de allá para acá, sucede lo mismo. La población LGBTI, ha terminado por creer que ser minoría les otorga unos derechos especiales, o que los unge de un poder que no tienen los demás. Una cosa es reclamar unos derechos que les han sido negados desde siempre y otra, creer que lo gay es sinónimo de brillo e infalibilidad. ¿Y qué decir de los taxistas? ¿Cuándo o por qué se les confirió el título de guardianes de la ley, capaces de parar, de patrullar, de hacer justicia por mano propia, de decir qué se puede y qué no, de insultar, de maltratar? ¿O los barras bravas que se creen dueños de los estadios y terminaron por alejar a las familias? ¿O los funcionarios que se creen importantes haciéndose rogar por una cita o poniendo trabas para pagar un cheque?

En resumen, cada quien puede pensar lo que bien le venga en gana. Lo que aburre es el tonito…

(Visited 1.698 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Por favor, no me jodan…

      Hoy por hoy,  en Colombia, sacarle el bulto a  una discusión política suele ser una tarea de titanes,(...)

  • Vida

    Estropicios

      Sabotaje es una de esas palabras que siempre llevan su estropicio, su ruido. Implica un plan, un procedimiento,(...)

  • Opinión

    Burócratas de secta

    La mitad de los problemas colombianos surgen de nuestra tendencia a la lambonería y al sobachaquetismo. Nuestra personalidad bipolar,(...)

  • Opinión

    Yo

    En medio de nuestra misma mismidad, todos tenemos una opinión. El problema es que sentimos que es inmejorable y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. killeralexenator

    mal comentario, una cosa no tiene que ver con la otra, no se ve para donde va el articulo con la critica, una cosa es la gaminada del jugador Colombiano, que por tradición es así y lo de Ivan no tienen nada de parecido, después de una metida de pata de esas lo que le queda es burlarse y ya, no se que tiene que ver lo anterior con los demás temas temas, religiosos y demás, creo que se debe aplicar un criterio mas estricto a la hora de escoger estos blogs o quien lo escribe, la verdad no lo leí completo, muy cuadriculado

  2. Lo que no entiendo es por que usted generaliza en su perorata a los colombianos. Usted ha nombrado a los hinchas de equipos, a los taxistas, a los futbolistas, a los catolicos y cristianos y a otros sectores, y ni asi puede decir que eso resume a TODOS los colombianos, ni siquiera puede afirmarque todos los que pertenecen a esos gremios son envidiosos, resentidos y amargados. Lo que si queda claro con su escrito es que USTED si es todo eso. Yo si le exijo respeto, hable de usted mismo y de la gente que conoce, no de los que no conoce, o por lo menos acuda a argumentos mas solidos, y no a su pataleta porque el del bus no le dio vueltas o un taxista le ha preguntado para donde iba.

  3. asdrubalboter0517

    En general hay algo de cierto en cada en el comportamiento de cada uno de los sectores de que habla el autor del articulo. El mundo se divide en tres grupos en cuanto al “saber” que es necesario para todo, como para escribir; primer grupo: Los que no saben que no saben. Segundo: Los que saben que no saben. Tercero: Los que no saben y creen que saben. Estos ultimos son muy peligrosos. Amigo usted no sabe nada de catolicismo ni de cristianismo. Le recomiento leer el “El Primer Dialogo de Socrates y Alcibiades”.

  4. Chimbo el artículo…empezó hablando de una cosa y terminó enredado en otra, apoyado en la costumbre de hablar mal de lo propio, como sea … que lo único que demuestra es su propia amargura, resentimiento y envidia.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar