Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

A veces irse es la mejor manera de empezar a regresar. Siempre nos estamos yendo y para eso afinamos a diario las razones. Nos vamos por voluntad propia, porque nos empujan, porque nos obligan, porque nos aburrimos, porque el tedio nos mata, porque el aire se nos acaba, porque estamos confundidos, porque necesitamos una pausa, porque necesitamos volver a comenzar, o simplemente porque nos queremos más, pero con menos frecuencia.

Por eso, aunque generalmente las despedidas son tristes, no necesariamente tienen que estar llenas de dolor, porque algo va de la tristeza a la amargura. Romper con alguien o con algo, nos llena el corazón de desapego, porque el ser humano necesita la costumbre, necesita estar seguro. Si bien cada día nos plantea un reto diferente, en el fondo, guardamos la esperanza que el clima nunca cambie, que el agua siga fría y que los besos sepan a lo mismo. El problema no es el olvido, sino aprender a suspirar.

Tenemos la falsa sensación que al irnos empezamos una nueva vida. Vana ilusión,  ya que lo primero que uno empaca son los recuerdos y todas las nostalgias. Al final uno siempre uno necesita de los otros para ser inolvidable.

Y es que la transparencia en los seres humanos no significa que no exista la letra chiquita. Todos, de una forma u otra tenemos esas pequeñas cosas que a algunos terminan por molestar y a otros, los que nos quieren, por aceptar: una maña, un defecto, una idea, un gusto, un pasado. Todos venimos con un equipaje a cuestas. Vivimos presos de los miedos, porque desde niños vamos llenando el bulto que cargamos cada día. De pequeñas cosas, de pequeños miedos, de pequeños odios, de pequeños lastres y terminamos por creer que lo importante está en las cosas y por eso atesoramos baratijas, coleccionamos fruslerías, amontonamos naderías. Nos hemos vuelto acumuladores de basura, coleccionistas de bazofia porque nos hemos creído el cuento de que lo importante es parecer.

Irse no es tirar la toalla porque mientras uno esté vivo no hay más remedio que pararse a recogerla. Irse, a veces es tan solo una pequeña pausa, abrir la ventana para que entre el frío, porque mientras más perdidos estemos, más posibilidades hay de volvernos a encontrar.

(Visited 503 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, tuitero, Gerente Circobits . @malievan

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • linkedin

Más posts de este Blog

  • Colombia

    La ley y la justicia

      Para un país como el nuestro que tiene un abogado por cada mil doscientos habitantes, es muy poca la(...)

  • Colombia

    Los uribistas no ven televisión

      ¿Qué duda cabe que una gran parte de los colombianos adoran a Uribe? Lo siguen, lo exaltan, lo celebran,(...)

  • Colombia

    Ser mamá de político

    Ser mamá de un político debe ser un oficio difícil. Igual que la de un arbitro de fútbol. Pueden ser(...)

  • Colombia

    Gente ocupada

      A mi edad, he llegado a una conclusión que no sé si me llena de orgullo o me empuja(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Es incalculable el número total de colombianos que luego de estudiar sus(...)

3

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar