Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El odio es la mayor fuente de energía renovable del planeta. Diariamente en cualquier lugar del mundo, se cocinan a fuego lento, millones de antipatías, de aversiones, de rencores y de tirrias de alguien contra alguien.

Y es que algo va del odio a la ira y el empute, porque el primero se sufre en aquello que los poetas llaman alma, se padece a cuentagotas, se sufre a pedacitos, como una pequeña verruga que de a pocos se convierte en el cáncer que nos mata. La ira y el empute son algo más sanguíneo, pequeñas erecciones que terminan en orgasmos no pedidos, como cuando el diablo pasa a lista.

Aristóteles veía el odio como una pasión equiparable al deseo o a la envidia, Descartes como la conciencia de que algo no está bien, Freud como un estado del yo que desea destruir la fuente de aquello que nos da infelicidad, Nietzsche, como algo que sirve para mantener un cierto estado de alerta intelectual, Eco, como un sentimiento colectivo, el lazo que une a los pueblos y los hace arder en un fuego idéntico, Benedetti como un cuchillo de silencio que lentamente nos desgarra. Algo así como un resumen de la poquedad del ser humano.

“Nos gusta más la furia y la violencia porque sabemos que cuando  el odio explota termina convertido en tragedia”.

El odio se amamanta de mala leche y se alimenta de rencores. Es una antipatía que crece y se desborda como un ciclotímico que se convierte en bipolar. Es un sentimiento que se goza y se disfruta, que se saborea como esos chicles infantiles que dejábamos debajo del plato de la sopa para seguirlo masticando apenas terminábamos de comernos las verduras. El odio necesita tiempo, porque a veces ni se inmuta. No se construye de un día para otro, sino que es un sentimiento a largo plazo, sistemático y metódico. Es silencioso, incluso tímido y algo retraído. No se muestra, ni alardea, sólo explota, que es cuando termina convertido en genocidio o en tragedia.

En Colombia, el odio es la utopía que nos mueve, pero como somos pantalleros y fantoches, disfrutamos más la furia y la violencia. Por eso nos gusta el matoneo, el tuiter destructivo, los discursos encendidos, las frases de cajón, los insultos sin contexto, las diatribas en gavilla y tal vez sea esa la razón por la que aquí no pasa nada, porque lo que ayer nos une, mañana nos separa. Y viceversa. Como sábanas de motel, cambiamos nuestras rabias día de por medio.

Estamos enfermos, qué duda cabe, pero lo verdaderamente complicado es que nuestros odios no han terminado de crecer y madurar. Pero al paso que vamos, llegará el día, aunque sigamos convencidos que las minúsculas no son capaces de escribir un alarido.

(Visited 406 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, tuitero, Gerente Circobits . @malievan

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • linkedin

Más posts de este Blog

  • Colombia

    La paz nos quedó grande

      Dice Martín Caparros que la paz, a veces, es una guerra más confusa y al ver el informe de El(...)

  • Política

    En manos de un fantoche

      Un país como el nuestro, es un país lleno de bufones y peleles, que se jodió cuando dejamos de(...)

  • Opinión

    Tanto loco que anda suelto

    En realidad cada día estamos más locos. Hoy más que nunca estamos viviendo un periodo de demencia, de enajenación, de(...)

  • Política

    ¿Y si Petro renunciara?

      Anoche tuve un sueño. En ese plácido descanso, el candidato por el movimiento Colombia Humana, había decidido dar un(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Una de las cosas que más disfruto cuando viajo por los diversos(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar