Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ser mamá de un político debe ser un oficio difícil. Igual que la de un arbitro de fútbol. Pueden ser unas santas, pero cargan y cargarán de por vida, con la mala fama de lo que hacen sus hijos. O de lo que no hacen.

Y es que tal vez estamos en mora de que la ciencia nos explique el por qué de ciertos enigmas que atormentan a la humanidad: de dónde venimos, probar la existencia de Dios, por qué los uribistas no se ríen ni ven televisión (o si no que lo diga el rating del canal RCN), a dónde van las medias que se pierden en las lavadoras, por qué se desaparecen los alambres para cerrar las bolsas del pan y por qué, alguien en sus cinco sentidos, decide meterse a ser político.

Groucho Marx decía que “la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”. Nicolás Gómez Dávila en uno de sus escolios afirmaba que “el político tal vez no sea capaz de pensar cualquier estupidez, pero siempre es capaz de decirla”. Woody Allen cree que “la vocación del político de carrera es hacer de cada solución un problema” y Robert Louis Stevenson afirmaba que “la política es quizá la única profesión para la que no se considera necesaria ninguna preparación”. Otros piensan que es el arte de saber traicionar a tiempo y los académicos creen que es la forma ideológica que centra el poder en un grupo de personas que lideran y velan por las garantías de una población. La creación del término se le atribuye a Aristóteles, quien en el siglo V AC, desarrolló una obra con ese nombre. Decía que si gobierna un sólo ser humano y el sistema político es bueno lo llamamos monarquía, si es malo es la tiranía. En el gobierno de unos cuantos, si el gobierno es positivo tenemos la aristocracia, si es negativa, oligarquía. Si tenemos un sistema político donde gobiernan todos y el fin es bueno, tenemos el sistema político de la democracia, si el objetivo es malo tendremos la demagogia.

 

El político tal vez no sea capaz de pensar cualquier estupidez, pero siempre es capaz de decirla. Nicolás Gómez Dávila

Sin embargo, eso no contesta la pregunta, porque la política no sabe de estratos, no sabe de ideologías, no sabe de razas, ni de profesión, ni de edad, no sabe de nivel de desarrollo de un país. Casi por ley, todos dicen que quieren servir a los demás, que se cansaron de ver el estado de las cosas, que los verdaderos cambios se hacen desde adentro. Es una respuesta, casi una disculpa que alivia el alma cuando se toma la decisión de lanzarse al consejo estudiantil del colegio o de la universidad, a la junta de copropietarios del edificio, a la junta de acción comunal del barrio, a edil de localidad, a concejal de municipio chico o grande, a miembro del Congreso, funcionario de elección popular u optar por las ligas mayores para obtener la Presidencia, que es el camino dorado para obtener el premio mayor: Ser expresidente.

Con contadas excepciones, los políticos de aquí y de cualquier lugar del mundo, se dedican a esa profesión para ser reconocidos, sin importar si es por lo bueno o por lo malo, para poder sacar ventaja, para ayudar a sus amigos, para satisfacer sus intereses, para favorecer a un conocido y por supuesto, en algunos casos, llenarse los bolsillos. Por eso la ideología poco importa. A la política también se llega por herencia, por sucesión, por cansancio, por mareo, por debilidad, por desaliento o por legado. Es una especie de esquizofrenia que afecta la capacidad de una persona para pensar, para sentir o para comportarse de manera lúcida. Una alteración de la personalidad, que induce alucinaciones y pérdida del contacto con la realidad. Como los árbitros de futbol.

Ser expresidente es el premio mayor de la política colombiana

Y mientras tanto, las mamás, sanas, ajenas a todo, tejiendo una carpeta, jugando parqués, recordando a los esposos fallecidos, sufriendo por Elif, con dolores de cadera y tomando leche de almendras. En realidad, ellas casi, casi, han alcanzado la santidad.

Caso aparte merecemos los que no somos políticos, que los ayudamos a elegir…

(Visited 1.014 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, tuitero, Gerente Circobits . @malievan

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • linkedin

Más posts de este Blog

  • Colombia

    La ley y la justicia

      Para un país como el nuestro que tiene un abogado por cada mil doscientos habitantes, es muy poca la(...)

  • Colombia

    Los uribistas no ven televisión

      ¿Qué duda cabe que una gran parte de los colombianos adoran a Uribe? Lo siguen, lo exaltan, lo celebran,(...)

  • Colombia

    Ser mamá de político

    Ser mamá de un político debe ser un oficio difícil. Igual que la de un arbitro de fútbol. Pueden ser(...)

  • Colombia

    Gente ocupada

      A mi edad, he llegado a una conclusión que no sé si me llena de orgullo o me empuja(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Es incalculable el número total de colombianos que luego de estudiar sus(...)

3

Empujada por las encuestas -que si bien son poco fiables, desestabilizan- decidí(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar