Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

El fútbol no es ni de cerca un ejemplo de decencia, recato, pudor, buenas maneras o modales. Un claro ejemplo es la llamada “cláusula del miedo”,según la cual los clubes que ceden un jugador a otro equipo, le impiden jugar en su contra cuando se enfrentan. El caso salió a la luz recientemente  en la antesala del enfrentamiento del Bayern donde juega James Rodríguez  contra el Real Madrid, en la semifinal de la Champions cuando se especuló con la posibilidad de que existiera ese acuerdo. Este, sin embargo, no es ni mucho menos, un invento nuevo. En la década del setenta, ya Alex Gorayeb lo usaba con los jugadores que el Cali le prestaba a otros equipos.

Eso en el deporte. Sin embargo, pasa en la política y en la vida en general. Solamente basta darle una mirada al continente. En Ecuador, Rafael Correa, literalmente puso en el poder a Lenín Moreno con la esperanza y con la convicción que haría todo lo que él dijera y ordenara. En otras palabras, lo impulsó, lo ayudó, lo indujo, lo incitó, pero con unas condiciones. Al final, terminaron, casi, casi, dándose en la jeta. En Venezuela, si Chávez estuviera vivo y viera el desastre ocasionado por Maduro, se volvería a morir o por lo menos le daría un nuevo golpe de estado, porque si bien, el primero no es que tuviera muchos resultados económicos que mostrar, por lo menos tenía carisma, cantaba y cada declaración suya ponía a temblar al continente. Maduro, solamente produce risas. En México y mientras se mantuvo la hegemonía del PRI, era común oír hablar del dedazo cuando el presidente de turno escogía, según su parecer y entender al candidato de ese partido a la presidencia, que era la forma de ungirlo al nuevo cargo. Por supuesto nadie se salía del redil, porque de los políticos mexicanos podrán decir que son tránsfugas y torcidos, pero no desagradecidos, como tampoco se le podrá decir a Dilma Roussef, puesta en la presidencia del Brasil por el hoy encarcelado Lula Da Silva. Siguió tan al paso sus indicaciones, que terminó destituida e investigada por corrupción. Otro ejemplo, que falta ver en qué termina, es el recientemente ungido Miguel Díaz- Canel en Cuba, señalado como su sucesor por Raúl Castro, que a su vez fue puesto por Fidel. Yoani Sánchez, la bloguera y activista cubana, escribió recientemente en El País de España que “el sueño de la normalización en Cuba ha durado poco. Ante el dilema de conservar todo el poder o ceder una parte, para evitar una fractura dramática, Raúl no se diferenció mucho de su hermano y eligió el control absoluto… …al régimen cubano le ha tocado irse destiñendo como una vieja fotografía: sin gracia ni romance. Ese proceso comenzó hace doce años cuando Fidel Castro enfermó y transmitió el mando del país, por vía sanguínea, a su hermano menor”.

Todos quieren imponerle a su sucesor, las formas y los modos de gobernar.

En Colombia, tal vez no valga la pena repetir la historia, porque la padecemos a diario: Quemado el fusible de Andrés Felipe Arias, Uribe le apostó a Santos, sin tragárselo del todo, como cuando las esposas le dicen al marido, «no lo haga, no lo haga” y uno de vivo, lo hace, para que al final, ellas siempre tengan la razón. A pesar de todas las previsiones y las mil y una cláusulas del miedo que Uribe debió tomar, Santos, acostumbrado a mandar desde chiquito, no vio el menor reparo en hacer lo que le diera la gana. Traicionero, traidor, falso, ingrato, malagradecido, es lo menos que le han dicho, por tomar sus propias decisiones, sin tener en cuenta a Uribe.

A nadie le gusta que lo monten, ni siquiera en la posición del misionero.

La cláusula del miedo, en la política, el deporte o en la vida, deja por fuera el hecho simple que a nadie le gusta sentirse dominado y subyugado, que lo monten, ni siquiera en la posición del misionero que termina por cansar, que la gente tiene vuelo propio, que toma sus propias decisiones y más si se siente con poder y que al final de los días, es mejor equivocarse por decisión propia que por interpuesta persona.

En un mes, escogeremos presidente y las cartas ya están jugadas. Lo único cierto es que como diría el señor expresidente, “a un perro no lo capan dos veces” y ese gol no se lo vuelven a meter.

 

  • Los invito a visitar nuestro sitio.
(Visited 281 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Vida

    Hacerse cargo

    Hay veces que la vida nos pide a gritos hacernos cargo de lo que nos toca, dejar atrás esa(...)

  • Política

    Como digo esto, digo lo otro

    Lo primero que diré es  que con seguridad yo también tengo rabo de paja,  mi guardado, algo que he(...)

  • Opinión

    Las pequeñas cosas

    Las sociedades se definen en las pequeñas cosas. El año nuevo me sorprendió por fuera de Colombia. Un día(...)

  • Vida

    Pandemonio

    El mundo se jodió porque en las madrugadas nos conectamos primero con el wi- fi que con Dios, cualquiera(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar