Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La magia de Internet me permitió conocer una polémica muy particular que hubo en México a finales de los años  70 entre dos intelectuales poderosos: Carlos Monsiváis y Octavio Paz. La pelea  tuvo su punto más alto cuando Paz calificó a Monsiváis como un hombre de ocurrencias y no de ideas, a lo que este respondió que Paz no era un hombre de ideas sino de recetas.

Visto lo que pasa hoy en Colombia, no pude menos que encontrarle sentido a esta polémica, porque si algo nos caracteriza como pueblo, es que somos unos genios a la hora de las frases, de los chistes, de los memes, de los calambures, de los retruécanos, de las burlas, de los chiflidos, de los gritos, de los insultos, de los trucos y del matoneo en manada. Sin embargo, a la hora de mostrar los argumentos, de exponer razones, de hacer ver las evidencias, nos da pereza, nos produce sueño, porque a nadie le interesa.

Somos unos magos para los memes, las burlas y los matoneos en manada.

Preferimos el chiste que el humor, el sexo que el amor, la algarabía que la amistad, el conocimiento que la sabiduría, la  velocidad que las maratones, la histeria que la alegría,  la policía que la seguridad, el vacío que el abismo, las disculpas que la verdad, la ley que la justicia, los negocios que los tratos, la  religión que la espiritualidad, la llenura que la nutrición, la moda que la comodidad, los perdones que los permisos, las ceremonias que las relaciones, el miedo que los sentimientos. En resumen, nos gustan más las ocurrencias que las ideas.

Por eso amamos Twitter, Instagram y las cadenas de Whatsapp, porque nada ni nadie nos obliga a argumentar. Solo decir. En Colombia aún elegimos a un candidato por lo que digan las encuestas, porque aparte de vacuos y banales, somos arribistas y nos gusta estar con los que ganan y por eso estos tipos (todos) se gastan millonadas haciendo jingles pegajosos, ya que al final del día saben que  muchos de los electores se deciden en las urnas por el nivel de recordación que tenga la canción que acompaña a las mentiras, como quien compra un jabón en el supermercado. En los debates y en las plazas dicen cualquier cosa con tal de generar un titular, porque lo importante es aprovechar el efecto que una frase tenga y no el compromiso que se adquiera, compromiso que obviamente poco vale.

En Colombia aún funciona la publicidad política porque escogemos candidatos por los jingles y las frases.

En Colombia es  fácil saber de todo. Sabemos de fútbol. Sabemos de política, sabemos de música, sabemos de moda, sabemos de economía, sabemos de televisión, sabemos de tecnología. Datos y ocurrencias, por la sencilla razón que acá se dice mucho, se piensa poco y se hace menos. No voy a posar  de intelectual, porque afortunadamente lejos estoy de serlo, porque algo cocino y no me pierdo en Transmilenio, me río de los chistes bobos, lloro, pido perdón,saludo a los cajeros del D1,voy a Tostao, me encanta ser malhablado, las frases efectistas y fundamentalmente,  porque nuestros sabios y eruditos son aburridísimos. Ellos representan, las recetas, soluciones de papel vestidas de origami, barquitos de papel que el viento arrastra y sirven poco. En realidad, en esa pelea hubiera estado más del lado de Monsiváis, de quien dicho sea de paso, no he leído más de tres o cuatro cosas, cortas y sencillas.

Sin embargo, en esta crisis cincuentera que me agobia, he llegado a la conclusión que la banalidad y la trivialidad agotan y empalagan, como dos cucharadas seguidas de arequipe Alpina, pero también, que la profundidad necesita tiempo de estudio y gente que a uno lo quiera y lo soporte y en realidad no tengo ni lo uno ni lo otro, y menos lo segundo que lo primero. Por eso sigo buscando un punto medio: ni tan superficial como para que la vida se me vaya en frases, ni tan profundo como para que la tranquilidad se me vaya en un discurso en una plaza solitaria. El problema está en que aún no sé, si eso es una idea o apenas una ocurrencia.

 Ver más en:

Seré Breve

Instagram: malievan

(Visited 857 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Ecléctica .

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • linkedin

Más posts de este Blog

  • Vida

    El networking colombiano

    Networking es una de esas palabras que a los colombianos nos producen micro orgasmos. Es parecido a buscar conexiones, tener(...)

  • Política

    No será mayo del 68, pero se está pareciendo

    Ni de lejos  he tenido que padecer las afugias de estudiar en una universidad pública. Tampoco mis hijas. Por razones(...)

  • Opinión

    Entre la presbicia y la miopía

    Los colombianos vivimos entre  la presbicia y la miopía. O bien, no somos capaces de ver las cosas que pasan(...)

  • Opinión

    El marranito de Iván

      No suelo ser un tipo respetuoso ni cortés. Lo que me falta de mundo me sobra de calle. Por eso, cuando(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Nunca en tan poco tiempo los colombianos en el exterior habíamos visto(...)

2

La vida del ciclista está llena de sube y baja, especialmente en(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. josepallares1945

    Dicen demasiado, hacen casi nada y piensan en medio del alboroto: que producen los celulares, que ya no sirven para lo que fueron creados, comunicar, conversar, decir que tanto te quiero a otra persona;
    sirven para tomarle fotos al ego, a la vida y al presente que le tenemos miedo. Las tabletas que no sirven para investigar, mas bien alardeamos de cuanto yu-tuber desinformado hay alli.
    Esta infancia desamparada menor de 18 años, que piensa en medio de este ruido tecnologico, a pesar de el, desinformada de la geografia, de la antropologia, de la filosofia, de la fisica de la quimica y de todo lo que se parezca a un lenguaje matematico.Tristeza imaginar el futuro en manos de esos profesionales.

  2. Estoy de acuerdo con su escrito; en Colombia siempre quien haga mas bulla es quien se gana el favor de las mayorías, aún hay mucha gente pensando en votar por candidatos que se saben que son corruptos, que se sabe que van a destruir el pais, pero que son quienes mas aparecen en t.v.; nos da pereza argumentar y analizar propuestas, nos da jartera pensar a futuro para dejar un pais mejor a nuestros hijos y nietos, nos da pereza pensar que la educación, la cultura, la transparencia son el remedio para este pais.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar