Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Mientras el país se nos deshace cazando pispirispis o preguntando tonterías, no nos hemos podido poner de acuerdo en el número de líderes sociales asesinados en el último año o siquiera en su definición.

Indepaz, una ONG creada en 1984 para el estudio de temas relativos a la paz, dice que  hasta noviembre del año anterior fueron 226. La Defensoría del Pueblo, por su parte, habla de  162 en todo el  2018. La Fundación Paz y Reconciliación hace cuentas de 211 y en su Observatorio de Violencia Política agrega datos escalofriantes: 274 amenazas, 200 homicidios, 56 atentados, 9 secuestros, 4 desapariciones forzadas y 2 agresiones sexuales.  Amnistía Internacional habla de 566 asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos desde el 2016 hasta el 10 de enero del 2019 y dice claramente que “el asesinato de líderes sociales no es una prioridad del gobierno Duque”.

No nos hemos podido poner de acuerdo siquiera en la cifra de líderes sociales asesinados

En estricta lógica, un líder social puede ser cualquiera que se dedique a abanderar las preocupaciones de una comunidad sin distingos de ideología, sexo o género. Sin embargo, en Colombia, la definición de quién es un líder social es la del imaginario creado por la llamada Seguridad Democrática, es decir  un personaje de izquierda, que lucha por la restitución de bienes, los derechos humanos y el medio ambiente, que incluso bordea los límites de la subversión. Esa tesis se acomoda perfectamente a los intereses de una sociedad plutocrática como la nuestra. No de ahora, sino tal vez desde siempre, en Colombia el poder  ha estado  en manos de los más ricos o muy influido por ellos. No en vano, durante los últimos treinta años, los Ministros de Defensa han sido personajes del mundo empresarial: Rafael Pardo,  Fernando Botero, Gilberto Echeverry, Rodrigo Lloreda, Luis Fernando Ramírez, Martha Lucía Ramírez, Jorge Alberto Uribe, Camilo Ospina, Juan Manuel Santos, Gabriel Silva, Juan Carlos Pinzón, Luis Carlos Villegas y  Guillermo Botero, por nombrar algunos. Ricos, defendiendo ricos y para quienes, en la gran mayoría de los casos, la muerte de líderes sociales no han sido más que anécdotas pasionales, crímenes de ocasión o porque simplemente “ algo deberían estar haciendo”.

Un líder social es un pobre que intenta defender a otros más pobres que él.

Uno, ya nos debería causar escozor, llenarnos de vergüenza, pero en verdad nos interesa poco. Es más, el tema se ha vuelto paisaje, hashtags en redes sociales, pero de ahí no nos pasa la efervescencia, pero todos esos muertos tienen nombre y apellidos, caras, familia, sueños, miedos y distintas urgencias. No nos bastaron los miles de muertos que dejó el conflicto, o la época de la violencia partidista, o los muertos de la UP, porque seguimos empeñados en matarnos.

Duque, acaba de proponer su estrategia de seguridad, donde se destaca una red de informantes, que aunque no es lo mismo, se parece mucho a la semilla de la terribles Convivir de Uribe, que incluso hoy empieza a ambientar en sus trinos y en sus ruegos, la idea de que los ganaderos y los ricos tengan la posibilidad de armarse nuevamente, ya que para él,el conflicto no existe, sino grupos terroristas que atentan contra el Estado. De hecho, el nuevo candidato del Gobierno para ocupar el cargo de Director del Centro  Nacional de Memoria Histórica, entidad encargada de reconstruir la verdad del conflicto, es un reconocido negacionista del mismo, lo que no deja de ser significativo.

Lo cierto es que esa visión de país es defendida por muchos, así a otros no nos guste y como el que gana es el que goza, seguiremos viendo masacres  en busca de más acres mientras los encargados de defender a los líderes sociales continuarán cazando pispirispis.

(Visited 330 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Ecléctica .

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Una jirafa en bus urbano

    Las redes sociales, los teléfonos inteligentes y las conexiones de wi-fi, gobiernan nuestras vidas. Hoy por hoy, es difícil(...)

  • Colombia

    Pispirispis

      Mientras el país se nos deshace cazando pispirispis o preguntando tonterías, no nos hemos podido poner de acuerdo en(...)

  • Colombia

    ¡Nuevones!

    Es un hecho cierto que nadie nace aprendido y que todos tenemos una curva de aprendizaje llena de pequeños(...)

  • Deportes

    El fútbol, la propiedad privada y el amor

    Pueden ser tonterías de adulto contemporáneo o chocheras vintage de medianía en el ocaso, o puede ser tal vez,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar