Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Odio el día que superaste el miedo a crecer. Aún recuerdo tus lágrimas porque te negabas a aceptar que en algún momento ibas a dejar de ser una niña tierna y consentida. Aunque me reía de ti, en el fondo me estaba riendo de mí, porque debo aceptarlo, mucho tiempo después, que era yo el que no quería que crecieras.

Pero así como pasan muchas cosas en la vida así uno no quiera, creciste, aún a pesar mío que me negaba a ver que de los gorros de colores pasaste al corte en capas, que del Rey León pasaste a la profundidad de las películas, que del chocolisto caliente pasaste a la Club Colombia bien fría, de las piñatas a los bares y de la rabieta al argumento.

¿Cuándo pasaste del Chocolisto calientico a la Club Colombia bien helada?

Hoy es claro para mí que cada hijo es un mundo distinto y la única forma de tratarlos por igual es amarlos diferente, respetando su individualidad, creyendo en sus sueños, dejándolos ser, aún por encima de nuestras propias creencias, entendiendo sus pequeños fracasos, vigilantes ante un mundo más complicado, pero conscientes que cada vez podemos hacer menos por ellos, porque sus triunfos son de ellos, lo mismo que sus derrotas.

Hay que abrir paso, amarlos siempre, pero un poquito más de lejos, sabiendo que la tarea ahora es cosa suya. Nuestro tiempo con ellos ya pasó, hicimos la tarea bien, mal o regular y ahora es el momento de cambiar nuestras metas y dejar de usar a los hijos como excusa para nuestros miedos de darle una vuelta a nuestras vidas. Es el momento de  buscar nuestras propias respuestas, pero para eso debemos cambiar nuestras propias preguntas.

Hay que abrirle paso a los hijos, amarlos siempre,  pero un poquito más de lejos.

Por eso, cuando los hijos crecen, los que debemos madurar somos nosotros. Entender que los hijos son prestados, quién sabe por quién, quisiera creer que es por Dios y por eso no son nuestros, tienen vida propia, no tienen ni siquiera la obligación de querernos porque el cariño pertenece a su libre albedrío que no aplica en sentido contrario, porque el amor por los hijos es lo único que nos salva cuando todo se desmorona.

A esta edad, uno poco cambia y cuando cambia empeora, por lo que no queda más remedio que equivocarnos por nuestros propios medios, mientras los hijos construyen sus propios errores y sus propias victorias.

Maldito el día en el que le perdiste el miedo a crecer…

Sígueme en Instagram:mailievano

 

(Visited 2.329 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Que muestren menos y cuenten más

    De mojigato no tengo un pelo. Soy malpensado, mal hablado, me gusta el  sexo y además, soy calvo. De (...)

  • Vida

    La culpa es de uno

    La culpa es un concepto complejo. En teología es la trasgresión de la ley de Dios. En derecho, es(...)

  • Opinión

    Botellitas en el mar

    En estos tiempos líquidos, donde todo cambia y nada se detiene, escribir parece estar  fuera de moda. Todo es(...)

  • Vida

    ¿Reinventarse o reintentarse?

    Hay momentos en la vida en que uno no sabe si lo mejor es reinventarse o reintentarse. Lo primero(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Frustración, indignación, hastío, rabia, dolor y hasta rencor, pero principalmente impaciencia,(...)

3

Movilizaciones pacificas y los disturbios lamentablemente violentos que se han presentado(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. pilar885430

    Así es, cómo quisiéramos evitarle el sufrimiento a nuestros hijos, tenerlos en una cajita de cristal para poder protegerlos de los avatares de la vida, pero eso sería privarlos de extender sus alas para que alcen vuelo; nuestros hijos no nos pertenecen y qué difícil es aceptarlo. Nuestros hijos como dice el poeta Khalil Gibran: puedes darle tu amor pero no tus pensamientos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar