Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Los viejenials estamos de moda porque hemos perdido el miedo a envejecer o  porque nos hemos vuelto descarados o porque  hemos entendido que las arrugas tienen su lado sexy.

Es claro que la madurescencia nos ha ayudado a salir del closet donde nos dejamos arrinconar por una sociedad  que todo lo considera desechable, reemplazable y prescindible. Y no. Somos una generación que alcanzó a  colgarse en el último vagón de la tecnología, por lo que las redes sociales no nos dan culillo. Muchos son instagramers reconocidos, tuiteros juiciosos y calmados y manejan Facebook para sentar su punto de vista. Otros, aborrecemos Linkedin porque estamos conscientes que en esa red somos un cero a la izquierda y porque no nos interesa un puesto sino un lugar en la vida. Aunque lo usamos, nos mama Whastapp porque conocimos que la verdadera adrenalina era llamar por el teléfono fijo, negro y de disco y que nos contestara ella. Nos gusta el deporte, Netflix, el sexo, la gastronomía, los emprendimientos, viajar, el yoga, el fútbol  y vivimos la espiritualidad sin pena y sin remordimiento. No nos da pena reconocer los errores ni los fracasos y si nos caemos, nos volvemos a levantar.

Aborrecemos Linkedin porque no nos interesa un puesto sino un lugar en esta vida.

Tenemos claro también que la experiencia no reemplaza la elasticidad y que el mundo seria mejor si viniéramos con las palabras contadas por lo que cada día somos más prudentes, aunque tampoco nos da miedo decir lo que pensamos. Adulto contemporáneo que se respete no suele ir por ahí haciendo el ridículo de inventar lo que no puede porque la gran mayoría sabemos lo que queremos, con quien, cuando y por donde.

Estamos entre la cincuentopía y la sesentañez, por lo que somos un revuelto extraño entre Los Beatles, la Fania, el Che, Cortázar, Galeano, Gabo, Benedetti, El Padrino, Tierra de Gigantes, Pelé, Maradona, los hippies, la marihuana, el Upac y los Renault 4. Por reflejo y a través de nuestros hijos, nos ha tocado el reggaetón, la telefonía celular, Messi, los posgrados, Amazon, el D1 y para nuestra desgracia, también,  Uribe y Trump. A nuestra edad, sabemos decir, sabemos hacer y sobre todo, sabemos escuchar. No gastamos energía en lo que no lo vale y preferimos  el humor al chiste, el amor al sexo, la amistad a la algarabía, la sabiduría al conocimiento, la maratón a la velocidad, y la alegría a la histeria.

Sabemos que sabemos cositas, no queremos impresionar a nadie y no esperamos más de lo que debemos esperar.

Muchos pertenecemos al mercado del usado y nos asumimos como tales  porque para nosotros lo malo, en la mayoría de los casos ha sido reparado, sabemos que sabemos cositas, no queremos impresionar a nadie, no esperamos más de lo que debemos esperar, tenemos los pies puestos sobre la tierra, pero sabemos desplegar nuestras alas, bien para volar o bien para largarnos porque somos  ingenuos pero no tontos. Nuestros papás  no se separaban sino que se limitaban a meter en el congelador las relaciones fallidas, las pasiones infructuosas. Se casaban para toda la vida, aunque se les fuera la vida en el intento. Ahora, en tiempos de la posmodernidad, las parejas nos separamos, no se sabe si como rasgo de desarrollo o como símbolo de atraso. Y lo asumimos y además, lo volvemos a intentar.

Los adultos vintage sabemos que estamos en la última etapa de nuestra vida productiva por lo que no nos da miedo asumir el riesgo de sacarle el jugo al tiempo que nos queda así no sepamos  bien qué hacer con las pepas. Tenemos claro que lo que nos espera son pañales y soledad, principios del Alzheimer y de Parkinson, tetas caídas pero bien llevadas y problemas con la próstata. Por lo pronto estamos con algunas abolladuras y rasguños pero con el amor propio intacto, que será poquito pero es nuestro.

Sígueme en Instagram: mailievano

 

(Visited 6.018 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Ecléctica .

Más posts de este Blog

  • Vida

    Ikigai

    Los japoneses tiene una cultura profunda y sensible de la que  podríamos nutrirnos para ver la vida de otra(...)

  • Deportes

    Pague por ver

    Parece ser que el canal premium de fútbol no tiene reversa y obviamente las voces en contra se han(...)

  • Economía

    La tragedia nacional

    La seriedad de un país se mide por la calidad del pan que se come. Al final, en todas(...)

  • Opinión

    Irrevocable

      En un país serio, la frase “renuncia irrevocable”  es  una redundancia. En Colombia, en cambio, funciona de una(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar