Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La mitad de los problemas colombianos surgen de nuestra tendencia a la lambonería y al sobachaquetismo. Nuestra personalidad bipolar, que se mueve entre el arribismo y la arrodillada, hace que seamos duros con los que consideramos seres inferiores y genuflexos chupamedias con aquellos que creemos están por encima de nosotros en la escala social o laboral.

Cuando se trata de adular a un superior, los colombianos lo hacemos sin medida porque elevamos a la categoría de mesías a cualquiera que hable duro, que tenga dinero o que tenga poder. Si tiene las tres, nos hacemos inmolar por su causa, así no tengamos claro, ni cómo, ni por qué.

El problema colombiano no es la corrupción. Es la lambonería.

Y es que así como somos de fantoches  y creídos, somos de regalados y lamesuelas, y eso, en un país dividido como el nuestro, donde no nos ponemos de acuerdo ni para una fila de pago en el D1, hay que estar alineado con uno de los extremos. Pero una cosa es estar colocado a uno de los lados y otra tener un comportamiento de secta, en el que los disensos y los desacuerdos son impuestos rebajados, es decir, inexistentes.

Recientemente, María Jimena Duzán habló en su columna de la revista Semana del concepto de la banalidad del mal, diseñado por Hannah Arendt en el que básicamente la filosofa defendía la tesis que los nazis no eran malos en esencia, sino juiciosos burócratas predestinados a hacer caso. “No era estupidez, sino una curiosa y auténtica incapacidad para pensar”. Ella lo usó para referirse al caso Santrich, pero en el caso Andrés Felipe Arias funciona exactamente igual.

Acá no hay partidarios, sino seguidores de secta

Que muchos lo consideren un émulo de Mandela o de Einstein, no pasa de ser un chiste flojo, con un agravante: es que quienes lo repiten, así lo creen. Otros dicen que es injusto que un tipo tan inteligente con un coeficiente superior, vaya a pagar cárcel porque él nunca se robó un peso, cuando en realidad  a Arias no lo acusan de ladrón sino de indelicado, algo que está probado porque a los mismos que les dio en Agro Ingreso Seguro, le financiaron su campaña, lo que de por sí, deja un mal sabor. Es más, su inteligencia no resulta ser un atenuante, sino un agravante, porque cualquier persona con dos dedos de frente sabría que una actuación de ese tamaño, por lo menos tendría mala presentación.

Sin embargo, a Arias le pasó lo que a muchos de los que se sitúan en los extremos. Se negó a ver mas allá de las narices de su jefe, se creyó el cuento de ser el elegido y en un arrebato de bobada, no midió las consecuencias. “No era estupidez, sino una curiosa y auténtica incapacidad para pensar”, un burócrata de secta que al paso que vamos saldrá libre en pocos meses con una aureola de santo y de candidato a gobernarnos. Como Mandela.

Que el gobierno, empujado por el Centro Democrático,  no le dé ni pena darle tratamiento VIP a Arias, terminará generando un estado de opinión que tanto gusta a un número significativo de ciudadanos. Pero eso es relativo. Como Einstein.

Sígueme en Instagram:mailievano

(Visited 249 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Vida

    La carta que no envié

    Qué duda cabe de que somos un montón de solos dejándose encontrar. Y es que eso que llaman libre(...)

  • Vida

    Reflexiones acerca del mercado del usado

    En el trabajo, en el amor o en la vida misma, estar en el mercado del usado no representa(...)

  • Colombia

    Que muestren menos y cuenten más

    De mojigato no tengo un pelo. Soy malpensado, mal hablado, me gusta el  sexo y además, soy calvo. De (...)

  • Vida

    La culpa es de uno

    La culpa es un concepto complejo. En teología es la trasgresión de la ley de Dios. En derecho, es(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

"Hace unos días un amigo me invitó a una cena en(...)

3

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar