Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las reuniones de  exalumnos de cualquier vaina suelen ser espacios de confrontación con uno mismo, porque de alguna manera  terminamos haciendo el balance de lo hecho.

Lo primero que uno piensa es que los que envejecen son los otros, las arrugas que se ven son las de los otros, las calvicies y las canas de los otros, la mala fortuna y el fracaso de los otros, la risa fingida y los abrazos vacuos  y vacíos son los de los otros, sin caer en cuenta  que, como decía Alberto Cortez, uno es el demás de los demás.

Bajémonos de  ese bus: a todos se nos ven los años, sin importar la faja, el sombrero, las gafas o el peluquín. Todos tenemos arrugas, todos tenemos achaques, todos tenemos dolencias. Lo que pasa es que unos lo manejan mejor que otros. Muchas de esas caras ya no son lindas, pero adquirieron ese tono bonito que da la paz en el espíritu. Otros, sin importar la cantidad de los retoques, siguen manteniendo la misma malparidez de antaño, porque como los lunares de nacimiento, la ‘mala leche’, no se quita.

Las cosas poco cambian y cuando cambian, empeoran”.

Encontrarnos de nuevo con nuestros contemporáneos nos da la oportunidad de saber que las cosas poco cambian y que cuando cambian, empeoran, de entender que muchos lazos que forjamos se mantienen porque están hechos de bromas, de peleas, de ‘peas’ espantosas, de copias en filosofía y malas notas en redacción o método científico, pero sobre todo, de complicidades en horas de espera antes de clase. También sirven para enfrentarse a la cruda  realidad de los saludos fríos y distantes de aquellos con quienes creímos querernos tiempo atrás, pero que la vida terminó por poner en su lugar, porque cada quien es dueño de sus miserias y sus miedos.

Hay caras con el tono bonito que da la paz en el espíritu”.

Absurdamente convertimos a los otros en los baremos de nuestra propia  vida, de eso que llaman éxito o felicidad, de la fama o el ocaso, como si en el fondo cada uno no supiera. Entre vinos y entremeses, comparamos la familia, los trabajos o el dinero y dependiendo de los egos, siempre terminará por faltarnos lo que tienen los demás.

Al final, solo quedan las risas y promesas de volvernos a encontrar, porque cada quien sigue su  rumbo, porque los viejos y achacados son los otros y porque olvidamos, sin decoro, que cada quien tiene la cara que merece.

Síguenos en  Instagram : atardescentes

www.atardescentes.com

(Visited 1.978 times, 4 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Bogotá

    ¿Y mientras tanto qué hacemos?

    Faltan menos de 15 días para que sepamos quién va a reemplazar a Enrique Peñalosa, a quien tal vez(...)

  • Vida

    La cara que merezco

    Las reuniones de  exalumnos de cualquier vaina suelen ser espacios de confrontación con uno mismo, porque de alguna manera(...)

  • Economía

    Atardescentes

    Soy de esa generación  que sabe y tiene claro que nada será igual, pero todo estará bien, una generación(...)

  • Opinión

    Por favor, no me jodan…

      Hoy por hoy,  en Colombia, sacarle el bulto a  una discusión política suele ser una tarea de titanes,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. mauricio.escobarrodriguez.3

    Mauricio que gran artículo, absolutamente cierto sobre todo lo del “lunar de nacimiento” a muchos todavía nos acompaña, esos encuentros se parecen a los de las familias que en ocasiones se reúnen usualmente en un funeral, se prometen amor eterno, almuerzos que no han de llegar y expresiones llenas de cariño ficticio en muchos casos, oajlá algún día escribas algo sobre esas fantasías familiares que se lleva el viento, felicidades.

  2. Buen blog, Mauricio. Yo la verdad, no tengo demasiado interes por encontrarme con los companeros del bachillerato, salvo algunas excepciones. No porque tenga odio , pero si hubo un par de personajes a los que sinceramente tampoco les puedo fingir simpatia o siquiera tolerancia hoy en dia, ya que se portaron mal de manera abiertamente hostil y y por lo que he oido siguen siendo horribles seres humanos. Cualquiera diria que son cosas de muchachos, pero uno ve que eran comportamientos de personas venidas de hogares disfuncionales y cuya miseria interior se reflejaba nitidamente afuera de ellos desde esos dias. Pero de todo eso se saca moraleja, aprendi a tratar a toda la gente con respeto y tambien a no tolerar desde el principio y categoricamente al que no respeta.

  3. Muchas envidias y rencores no han sanado a pesar delpaso delos años, pero creo que en fin de cuentas y entre anecdotas vuelve la maraderái y en el caso d equienes sufrieon bulling peude que haya un proceso de catarsis.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar