Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Una versión bonita de la pandemia nos dice que ella vino para ponernos a cada uno en nuestro sitio, para cambiarnos la forma de ser y de actuar, para reflexionar acerca de lo que hemos hecho y no hemos hecho y que vendrá una nueva generación de pandennials y coronnials.

Yo, un poco en la línea de Serrat en su  legendaria Fiesta, creo que  cuando se acaben estos tiempos “volverá el rico a su riqueza, el pobre a su pobreza y el señor cura a sus misas”. A otras riquezas, a otras pobrezas y a otras misas, pero riquezas, pobrezas y misas al fin y al cabo.

Una versión bonita de la pandemia nos dice que ella vino para ponernos a cada uno en nuestro sitio».

Estamos viviendo una calma soterrada, una especie de “en este pueblo algo grave va a pasar”, como en el cuento de García Márquez, en el que todos respiramos un aroma de buena vibra y de buenas intenciones, como en navidad cuando todos nos queremos. Muchos  han descubierto su vocación de chefs, de clérigos, de músicos, de poetas, de coaches, de salpimentadores, de sanadores, de trapeadores compulsivos, de expertos en yoga y reiki, de humoristas y por supuesto, de solucionadores de virus y epidemias.

Contra todo, yo creo que en estos tiempos de pandemia hay mucho cafre disfrazado de abuelita buena. A mi juicio, la plaga ha sacado lo peor de nosotros. No son pocos los que se están haciendo pasar como  angelitos, cuando en verdad siguen siendo el mismo demonio. Muchos, lo que están buscando es un huequito por dónde meterse para sacar ventaja en medio de la incertidumbre, para acomodarse en esta crisis financiera que ya agobia, para lavar la fama de cafres que con tanto esfuerzo construyeron a lo largo de la vida. Y eso, está bien, pero se ve raro.  Es un esfuerzo que hay que aplaudir, si no fuera porque tiene toda la pinta de no ser sincero. Como en la canción de Serrat, «por una noche se olvidó, que cada uno es cada cual».

Yo creo que en estos tiempos de pandemia hay mucho cafre disfrazado de abuelita buena».

Lo único cierto es que es improbable que después de este tiempo sigamos siendo iguales, lo que no quiere decir que vayamos a ser mejores. La pandemia hizo que se nos vieran las costuras: ¿Surgirá entonces una nueva división en nuestra sociedad entre los esenciales y los no esenciales? ¿Entre los sintomáticos y los asintomáticos? ¿Entre el que requiere del trabajo intelectual que puede hacerse  desde casa y el que requiere del esfuerzo físico en los lugares de trabajo? ¿Entre los que pasaron esta  horrible noche sin más sobresalto que el aburrimiento y los que padecieron hambre y soledad? ¿Entre los asalariados miserables y los miserables sin salario?

Las empresas ya lo saben: pueden prescindir de mucho personal. Los pastores ya lo saben: deben buscar nuevas formas de aumentar el diezmo. Los futbolistas ya lo saben: no son tan importantes. Los hijos ya lo saben: los papás pueden dedicarles diez minutos de su tiempo. Los abuelos ya lo saben: los consideran una carga. Los amantes ya lo saben: de amor nadie se muere. Los políticos ya lo saben: siempre habrá una pandemia que los salve. Los influencers ya lo saben: No influencian nada. Los pobres ya lo saben: con pandemia o sin pandemia seguirán jodidos. Los ricos ya lo saben: lo que vale es el capital y por eso hay que tener mucho. Y todos los  sabemos: Dios, cualquiera que sea la idea que tengamos, todo lo puede, pero toca esperar el turno.

Cuando pase la pandemia, intuyo que volverá nuestra alma chiquitica, la nadería de nuestros sentimientos y la nimiedad de nuestras luchas…

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: atardescentes

Síguenos en twitter:@atardescentes

Síguenos en Youtube: atardescentes 

(Visited 1.160 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Vida

    De comas y diptongos

    Para un tipo como yo, tímido y huraño, triste y pesimista y que de repeso, nunca aprendió a bailar,(...)

  • Vida

    De bordes y de extremos

    El odio es físico culillo, es ese tonito que nos da una superioridad moral de creer que los demás(...)

  • Política

    Los nadie y los don nadie

    En Colombia, lo que se hereda no se hurta, siempre y cuando no haya un abogado de por medio(...)

  • Vida

    La verborrea

    A nosotros nos produce una felicidad infinita hablar sobre lo divino y sobre lo humano, sobre lo bueno y(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El covid-19 ha sido el tema más hablado, informado y controvertido(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. javiersimmonds

    Yo sí pienso que las cosas cambiarán, radicalmente, pero después notaremos que dimos un giro de 360 grados. Superaremos esta guerra sólo para iniciar otra. Superaremos la corrupción y la vanidad sólo para ceder ante nuevas tentaciones. Dice la profecía que serán siete años de paz que precederán al infierno en la tierra, y yo que antes veía esas palabras con incredulidad, ahora las veo casi como certeza. Por eso gozaré cada día en paz hasta que se acabe todo «todo, todillo».

  2. german442573

    ¡Excelente reflexión, Mauricio! Pienso que somos bastantes los que pensamos como usted y no es que seamos pesimistas, es que ya hemos visto suficientes pruebas a lo largo de nuestras vidas, de que quien es, no deja de serlo de la noche a la mañana. Aplaudo su fino sentido del humor. Buena falta nos hace en medio de tanta gravedad normalizada.

  3. auroraguerra0516

    Tiene toda la razón, aludiendo a Serrat, esto será lo mismo después del virus. Pareciera que nos crecemos frente a la adversidad, pero es mentira .

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar