Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La pandemia nos ha puesto a prueba en muchas cosas. La salud, la economía, la paciencia, el aguante y sobre todo, la capacidad para poder improvisar.

Sin embargo, hay un tema que nos tiene en el borde del abismo: la libertad individual, el libre albedrío enfrentado a la corresponsabilidad  de subsistir. Y en medio de todo, aparece el Estado en todas sus formas y colores como el gran regulador, el fiel de la balanza, que dirime y ordena, que orienta o embrutece, que suelta o estrangula, que confunde o ilumina, que mira o se hace el loco. que enmaraña o resplandece.

La pandemia nos ha puesto a prueba en muchas cosas.

Nos movemos entre los prejuicios y los pretextos. Ninguna forma parece funcionar a los ojos de los ciudadanos del común, porque como la envidia, siempre nos gusta más lo que tienen los demás. Los ciudadanos de estados autoritarios  se lamen los bigotes viendo las controversias que se dan en los países supuestamente democráticos. Y viceversa.

Juego de tronos, choque de trenes, guerra de trinos y al final, un solo reguero de truenos. Mientras unos controlan y aprietan, otros van de tumbo en tumbo esperando que algo pase y al final, ninguno sabe nada, o por lo menos es la impresión que siempre dan. ¿Qué pesa más, la libertad individual o la capacidad de los estados para regular el bien común? ¿La economía o la salud? ¿La sanidad o la salubridad? ¿el hambre o la pandemia? A quién salvar primero: ¿a los grandes para que promuevan el empleo o a los pobres para que  promuevan el consumo? ¿Cuándo arrancar de nuevo? ¿De a poquitos como cuando nos metemos a bañar con agua fría o darle largas y esperar  a que todo pase como dicen los que guardan la esperanza? ¿Dios o ciencia? ¿Pereza o procrastinación? ¿Prudencia o desespero?

El libre albedrío enfrentado a la corresponsabilidad de subsistir.

Nadie sabe nada, ni nadie tiene la pócima secreta. Estamos locos de atar y lo peor es que escasean las cuerdas para hacerlo. Al final, tal vez seremos todos un ejercito de pobres o tal vez, la semilla que nos falta para construir un mundo nuevo.

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: atardescentes

Síguenos en twitter:@atardescentes

Síguenos en Youtube: atardescentes 

(Visited 340 times, 2 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Política

    El ratón Pérez

    La política es sin duda uno de los grandes males modernos y lo peor, es que hemos aprendido a(...)

  • Colombia

    La manada

    Que siete tipos presencien y hagan parte de un crimen atroz y repudiable sin que ninguno haga nada para(...)

  • Vida

    Los remiendos

    Hay tres cosas que estos tiempos de pandemia han puesto en evidencia: la necesidad de sentirnos productivos, el afán(...)

  • Vida

    Lo que falta y lo que sobra

    La vida es la eterna decisión entre lo que nos falta y lo que nos sobra. Y es que(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Circula por las redes sociales un video muy divertido de Héctor(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

Hace poco leí en Instagram una publicación acerca de la ansiedad(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. auroraguerra0516

    Buen escrito , a veces da usted en el clavo con sus descripciones de la realidad. Todo depende del cristal con que se mire. Si somos Polombia o Locombia, cualquier cosa puede pasar.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar