Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hay tres cosas que estos tiempos de pandemia han puesto en evidencia: la necesidad de sentirnos productivos, el afán de hacerlo todo rápido y la aversión por el juego y por el ocio.

Crecimos con la necesidad de hacer rendir los frutos, de sacarle el jugo a la vida, así no sepamos bien qué hacer con las pepas que nos sobran. En este mundo que nos toca, parece imposible vivir en paz los tiempos oscuros y, de alguna manera, todos sentimos la necesidad de buscar la luz al final del túnel, ignorando que así como hay claridad, siempre habrá un recibo, porque nada es gratis.

Tenemos la necesidad de sentirnos productivos, el afán de hacerlo todo rápido y la aversión por el juego y por el ocio.

La religión en todas sus versiones, los movimientos buena onda en todas sus facetas, y hasta las diferentes formas de castigo, nos empujan a mejorar, a sacar lo mejor de cada uno de nosotros, como si la tristeza y los quebrantos no fueran parte de uno y como si la desolación y confusión no fueran apenas perspectivas temporales de la vida, porque el negro también es un color, sino que tiene mala fama.

El otro mal que nos aqueja es el afán. Aún recuerdo a mi mamá diciéndome “¡Deje reposar el almuerzo y después se mete a la piscina!”. Al principio lo obedecía con fe ciega. Años después ya empezaba a meter los pies al agua en el bordecito de la piscina. Con la llegada de la pre adolescencia ya no me importaba que me lo dijeran y con el paso del tiempo, ya ni siquiera me lo decían.  En esa época no lo entendía, simplemente obedecía, como hacemos con muchas cosas de la vida. Es más, hoy dudo que tuviera algún sustento médico y que no pasaba de ser una tradición oral transmitida de generación en generación. Sin embargo, en el fondo, podía tener algo de lógica: era la intención de las mamás por hacernos ver que no todo debería ser de afán, que no todo debería ser al mismo tiempo.

El negro también es un color, sino que tiene mala fama

Sin embargo, miles de madres fallaron porque  el afán y el multitasking son el sello de la posmodernidad, un sello indeleble que nos agobia, nos empuja y nos consume. Carl Honoré, el gurú de ‘El Elogio de la Lentitud’,  dice que “nuestra cultura nos inculca el miedo a perder el tiempo, pero la paradoja es que la aceleración nos hace desperdiciar la vida.”

Para completar, hay una sistemática antipatía por todo lo que signifique ocio. Por eso, jugamos poco con los hijos, con los amigos o con las parejas, porque ignoramos el poder terapéutico de la risa y la fuerza salvadora que tiene la pereza. Tenemos que estar ocupados, como si eso nos salvara.

Bastó un virus para que se nos vieran los remiendos, pero en poco tiempo, volveremos a lo mismo.

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: atardescentes

Síguenos en twitter:@atardescentes

Síguenos en Youtube: atardescentes 

(Visited 700 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Política

    Lo que el viento no se lleva

    Nos cuesta trabajo mantener cerrada la boca. Bien para comer o bien para hablar. De la gula y la(...)

  • Política

    La patria

    Patria es de esos conceptos que lo pueden todo, pero que al final, de tanto usarlos, pierden su sentido(...)

  • Deportes

    Chiflar y pedirse ser Pelé

    La vida antes era muy fácil. Bastaba con chiflar a los amigos y pedirse ser Pelé, algo que en(...)

  • Vida

    La revolución de las ganas

    La vejez es el futuro, quién podría negarlo. Al fin y al cabo, un día de más, siempre será(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Lo políticamente correcto coartó nuestro derecho a pensar y a opinar(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar