Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Nos cuesta trabajo mantener cerrada la boca. Bien para comer o bien para hablar. De la gula y la gordura, mejor ni hablar, porque al final de los días cada cual se come lo que quiere y maneja sus sentimientos de culpa como mejor le parece. Yo, por ejemplo, creo que el chicharrón es fibra y la cerveza es alimento.

Sin embargo, lo que nos jode como país es nuestra sempiterna propensión a opinar y a hablar de todo, la mayoría de las veces sin saber de nada. Somos una especie diletante que vive la vida a través de Wikipedia y Twitter. En cualquier conversación nos sentimos obligados a decir y a comentar, como si el desconocimiento de las cosas nos situara en el infierno. No, no tenemos que opinar de todo, no tenemos que saber de todo, no tenemos que sentar cátedra de todo.. Tal vez seríamos distintos si entendiéramos que una última palabra es lo más cercano a un epitafio.

Que uno como ciudadano diga y hable, vaya y venga, porque al final de los días es nuestro libre albedrío y en cualquier caso siempre habrá un amigo que tenga una anécdota mejor y un chisme más fresco. Otra cosa es la verborrea de nuestros funcionarios.

Una última palabra es lo más cercano a un epitafio.

Todos tenemos derecho a nuestra propia opinión, pero cuántos problemas nos ahorraríamos si los funcionarios conectaran el cerebro con la lengua antes de hablar. En este gobierno – aunque no es exclusivo de él- prácticamente  no pasa un día sin que alguno de los ministros, embajadores, directores de oficina, vicepresidenta y por supuesto, el mismo Presidente, la embarren por exceso de actuación. En estos tiempos, en que todo se graba y todo se propaga, la mesura y discreción debería ser la norma que los guiara. Pero no.

Hablar y prometer, para luego recular y aminorar no parece ser una buena práctica para ejercer el poder. Menos anunciar medidas y a continuación autorizar una excepción. Tampoco notificar demandas y al día siguiente decir que mejor no, pedir servicio militar obligatorio femenino y después echarse para atrás, o hablar mal del gobierno ante el cual se es embajador y seguir como si nada, aceptar renuncias y mantener interinidad un semestre entero ante el país más poderoso del mundo. Y así todos los días, porque ni colorados se ponen.

Hablar y prometer, para luego recular y aminorar no parece ser una buena práctica para ejercer el poder.

En estos tiempos que nos corren, gobernar por internet termina siendo complicado porque como dice Felix De Bedout, “siempre hay un trino” y aunque las palabras se las lleva el viento, no falta quien las recoja y nos haga quedar mal, pero eso, por lo menos en Colombia, es un detalle menor porque acá nunca pasa nada.Tal vez mejor la gula.

www.atardescentes.com

Síguenos en Instagram: soyatardescente

Síguenos en twitter:@atardescentes

Síguenos en Youtube: atardescentes 

(Visited 132 times, 23 visits today)
PERFIL
Profile image

Reflexiones de a pie de un ciudadano en bus. Notas cotidianas con humor y sobretodo con dolor. Periodista, escritor de libros y novelas, Creador de Atardescentes .

Más posts de este Blog

  • Política

    Lo que el viento no se lleva

    Nos cuesta trabajo mantener cerrada la boca. Bien para comer o bien para hablar. De la gula y la(...)

  • Política

    La patria

    Patria es de esos conceptos que lo pueden todo, pero que al final, de tanto usarlos, pierden su sentido(...)

  • Deportes

    Chiflar y pedirse ser Pelé

    La vida antes era muy fácil. Bastaba con chiflar a los amigos y pedirse ser Pelé, algo que en(...)

  • Vida

    La revolución de las ganas

    La vejez es el futuro, quién podría negarlo. Al fin y al cabo, un día de más, siempre será(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La revista SoHo se despide de su edición impresa. Publicaciones Semana(...)

2

Se ha hablado mucho de que los títulos de las películas(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar