Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hoy me desperté desde mi casa en Finlandia con la esperanza de leer cuáles eran los resultados de la votación durante el plebiscito. Y aunque me entristeció el resultado, no se preocupen que no vengo a hablar de eso, ni tampoco a hacer un análisis de lo que esto significa; para eso están los expertos en el tema. Pero en cambio, quiero pensar en los muchos tatuajes que existen en nuestro país como producto de esta guerra en la que llevamos más de 50 años. Hoy, les hablo de tres casos.

El primer caso que se me viene a la cabeza, es el trabajo realizado por el fotógrafo holandés Niels Van Insperen en el cual mostró una serie de fotos de familiares de los “falsos positivos” de Soacha bajo el título de “Nunca Más”. En su obra, fotografió mujeres y hombres que se tatuaron nombres, símbolos o retratos de sus familiares asesinados por el Ejército de Colombia y presentados como guerrilleros. “Para que el terror no se repita, para entender el dolor del otro, la tragedia detrás de la noticia…” como relata Sara Kapkin en su escrito publicado por Pacifista. Porque las víctimas de esta guerra no solo son las que han sufrido por la guerrilla, también lo que el Estado ha hecho con muchos de nuestros ciudadanos y una razón más por la que debemos vivir en paz.

Pero no es el único caso. También se me viene a la mente la entrevista que le hice a Juan Manuel Galán sobre el tatuaje que se hizo en honor a su padre – Luis Carlos Galán-, en el 2014 para conmemorar los 25 años de su muerte. (Lea aquí la entrevista). Otro caso más de un asesinato que incluyó carteles de la droga y al paramilitarismo. Otro recuerdo más tatuado en una de las víctimas de esta guerra que hoy parece no terminar.

Cortesía Discovery Channel

Cortesía Discovery Channel

Y por último, el caso de los guerrilleros tatuados. Aunque por reglamento, las FARC no permiten que miembros de su guerrilla se tatúen, no tiene problemas con quienes cuando llegan a formar parte de sus filas ya estaban tatuados, según contó Jaime de la columna Teófilo Forero a Caracol Radio. Y este es el caso de Simón Nariño, un skinhead que durante una década fue parte del frente Antonio Nariño. Algunos de sus tatuajes son telarañas, la palabra “oi!” y una golondrina con dos fusiles, como relató AFP.

Algunas historias duelen, otras nos hacen reflexionar y mientras tanto, pienso en los miles de casos que se quedan en el anonimato, que no fueron llevados a ningún museo por medio de algún fotógrafo o que nunca fueron noticia en las páginas de Internet. O mucho mejor, si no tuviéramos que hablar de estos tatuajes.

«Los habitantes de estos sitios pobres y apartados solo son visibles cuando padecen una tragedia. Mueren, luego existen«. Alberto Salcedo Ramos. El pueblo que sobrevivió a una masacre amenizada con gaitas.

 

@ricardoduranv

(Visited 1.327 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy Ricardo Durán Vergara, comunicador social, aficionado al fútbol y a los tatuajes. Me tatué por primera vez a los 18 años (hace 9 años). Ahora me tatúo y escribo sobre tatuajes. Me pueden seguir en @ricardoduranv.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Lo políticamente correcto coartó nuestro derecho a pensar y a opinar(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. carlosjulian457662

    Hoy me desperté desde mi casa en Finlandia…….pretencioso e irrelevante comentario primero que todo, segundo : «asesinados por el Ejército de Colombia y presentados como guerrilleros» es una generalización y una percepción personal, algo que no se debe hacer en un artículo si tratara de ser objetivo pensaría e investigaría primero que los miembros del Ejército Nacional que cometieron esos crímenes NO representan una Institución, no he visto jamás el primer manual para desaparecer y asesinar en las Fuerzas Armadas, agradecería ilustración al respecto, claro, si es posible desde su bonita casa en Finlandia alejada de la realidad que debe llegarle por la percepción terceros.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar