Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La tecnología no detiene su paso y nos recuerda muchas veces lo vulnerables que somos en este mundo moderno que nos correspondió vivir, donde todo evoluciona rápidamente a una interdependencia disfuncional que nos mantendrá interconectados entre nosotros mismos y con múltiples sistemas de información que tendrán nuestros datos personales al alcance de personas que nunca llegaremos a conocer.

Prueba de ello son las tecnologías de micro-integración electrónica que ya permiten la inserción de pequeños dispositivos electrónicos dentro de la piel de personas, animales y las cosas para el monitoréo de su posición y así poder hacer la trazabilidad correspondiente que permita mantener un control positivo sobre dichos intereses de una manera oportuna y precisa.

Hoy día existen múltiples dispositivos para hacer lo propio, donde las  tecnologías RFID (Radio Frequency IDentification) ocupan un lugar importante como  medio para el almacenamiento y recuperación de datos en forma remota a través  de  etiquetas, transpondedores o tags RFID. El propósito fundamental actual de la tecnología por radiofrecuencia RFID es transmitir la identidad de un objeto por un número de serie único mediante ondas de radio al sistema que así lo requiera, con la ventaja de que no se requiere línea de visión directa entre emisor y receptor.

Los usos son múltiples y llegan permanentemente de todas partes noticias que así lo atestiguan. Prueba de ello es la novedad  que registramos desde la empresa VeriChip, experta en el tema y con varios productos ya en el mercado, que piensa ahora implantar 90 microetiquetas RFID a una misma cantidad  de enfermos de Alzheimer voluntarios. La iniciativa forma parte de un proyecto a dos años llamado VeriMed Patient Identification Project, en el que se seguirá de cerca a un total de 200 pacientes para monitorear algunos datos relacionados con su enfermedad, aunque ya existen tecnologías para aliviar la misma por impulsos eléctricos directamente en el cerebro. (Electrofisiología).

Existe un potencial enorme para su implantación y uso dentro de las que registramos solo las siguientes:

*  Identificación de dispositivos médicos como marcapasos, válvulas coronarias o articulaciones artificiales.
*  Integración y consulta del historial médico de pacientes que requieren cuidados especiales.
*  En casos de emergencia, permite la identificación rápida y segura de una persona.
*  Localización de personas dentro de un inmueble.
*  Sustitución del plástico de la tarjeta de crédito, evitando clonaciones y fraudes personales.
*  Sustitución de documentos oficiales como la visa, pasaportes, credenciales de acceso, etc.
*  Biosensores para medir la temperatura o pulso de una persona y registrar sus variaciones "on time".
*  Expediente electrónico incluyendo imágenes como ultrasonidos, radiografías, etc.

El chip en cuestión recibe alimentación eléctrica del mismo cuerpo humano, por lo que no requiere la recarga de sus baterías y puede permanecer por ello durante tiempo considerable dentro del paciente. La información que lleva puede ser leída directamente de su portador o ser enviada por medios inalámbricos para ser tratada y archivada para posterior lectura dentro de las memorias internas que llevan.

Hasta aquí todo suena bien, pero el debate está servido por cuenta de la ética y la bioética, que aparecen como defensores de la intimidad del ser humano frente a estas nuevas tecnologías que cada día invaden más las fronteras elaboradas por y para nosotros mismos. Los problemas vienen de la mano de la seguridad que ofrecen estas tecnologías ante terceras personas que puedan, por medios lícitos e ilícitos, acceder  sin autorización a nuestra información personal. Las actuales tecnologías de encriptación de datos son seguras para muchas plataformas pero nunca podrán garantizar totalmente que nuestros secretos no queden expuestos ante quien sepa accederlos.

Es así como gremios tan relevantes como el Grupo Europeo en Etica, Ciencias y Tecnología (GEE) afirmó que el uso de los nuevos implantes tecnológicos en el cuerpo humano son una amenaza potencial a la dignidad y la sociedad democrática, en la medica que dichas "prótesis electrónicas" son accesibles desde redes digitales. Según este gremio,  "La noción ética de la inviolabilidad del cuerpo humano no debe entenderse como barrera al avance de la ciencia y de la tecnología, sino como una barrera contra su posible uso erróneo" y complementa diciendo que "tanto los implantes médicos, como los no médicos, requieren un consentimiento informado en referencia a la información que se va a manejar", aclarando conceptos diferentes entre lo pertinente a la salud del portador y la manera como la información, y el dispositivo mismo, podrán ser usado para la localización y obtención de  información sensible no autorizada.

Lo cierto es que actualmente  hay muchas iniciativas con rutas definidas hacia el tema como la "cibermedicina", donde de la mano de la creciente ola de la nanotecnología, se ha iniciado una carrera contra el tiempo en pos de proveer al hombre moderno de toda una gama  de aparatos nanoscópicos que permitan mejorar o aliviar las enfermedades y sus consecuencias. Los médicos mismos juran ante su comunidad, y en nombre de Hipócrates, su ética ante el mundo; ética que comienza a tener momentos difíciles de interpretación por este tipo de  tecnologías que nos harán parte de un todo en detrimento de nuestra intimidad.

El tema tiene tanto de largo como de ancho, y apenas comienza a sumarse a las corrientes éticas relacionadas con la clonación, las células madre y los procedimientos por tratamiento genético que, sumados todos, nos ofrecerán un coctel de posibilidades tan insospechadas y valiosas para mejorar nuestra vida, como igualmente inseguras. El "deber ser" pasa por la necesidad de los Estados y los involucrados en estos temas en crear condiciones propicias para el diálogo y el establecimiento de reglas claras antes y durante el proceso que apunten a regulaciones serias y de fácil implementación después, lo que sin duda será todo un reto.

Actualmente los implantes tecnológicos no son cubiertos generalmente por las legislaciones existentes en los países, y la sugerencia más directa o provisional si se quiere, es que aquellos dispositivos que tienen fines médicos deben ser regulados de la misma manera que actualmente se hace con los fármacos en la medicina.

El futuro nos dirá en que termina (o continúa) el tema.

carlosortiz@pdasoluciones.com

www.pdasoluciones.com

(Visited 200 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Ingeniero naval electrónico con amplia experiencia en la administración y liderazgo del recurso humano y técnico desde cargos relacionados con la ingeniería, gerencia de personal, gerencia informática, docencia técnica y universitaria, investigación científica , así como la gerencia y ejecución de proyectos de ingeniería y asesorías dirigidas al área técnico-administrativa en el sector estatal y empresas del sector privado. Director grupo TECNOMOVILIDAD www.tecnomovilidad.com Email: carlos.ortiz@tecnomovilidad.com

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El 26 de abril de 1986 ocurrió en la antigua Unión(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Muchas gracias de nuevo por sus constructivos comentarios. Lo cierto es que Colombia ya tiene empresas alrededor de la nanotecnología haciendo presencia desde hace varios años en temas como los nano tubos de carbono. El Dr. Reynolds y su grupo está muy adelantado sobre este tema y considera que la polémica no es constructiva desde esta tribuna. Lo invita a sus diferentes charlas sobre el particular las cuales son dictadas en el ambiente académico al cual Ud. debe pertenecer para que directamente le responda estas dudas. Por lo demás me encuentro muy complacido con su presencia en este Blog y sus puntos de vista que enriquecen a los lectores todos.
    ——–

  2. Por otro lado, la nano electrónica está en pañales en los Estados Unidos y paises industrializados (solo prototipos) así que no veo un proyecto de esta magnitud en Colombia. Además, según el diagrama del dispositivo de Reynolds que deberá tener 0.5 mm de longitud, el circuito puede tener unos 250 x 250 microns. En esa área le caben fácilmente unos 50.000 transistores usando VLSI y CMOS. Así que no veo por qué están hablando de nano electrónica. Finalmente, Reynolds sabrá mucho de marcapasos pero no es un experto en nanotecnología. Creo que el nombre “nanomarcapasos” es más un nombre para atraer dinero para el proyecto, lo cual es válido, pero también puede ser una misconcepción sobre la Nanotecnología que muchos creen es simplemente dispositivos de algunos nanometros, lo cual no es correcto. Si así fuera, la tecnología CMOS 90 nm process sería nanoelectrónica (90 nm), pero no lo es. Gracias por su atención.

  3. Primero que todo, usar el voltaje de la membrana de una mitocondria para alimentar circuitos eléctricos está en el campo de la ciencia ficción y no se va a hacer mientras usted y yo vivamos, probablemente nunca. De hecho, el grupo de Reynolds ni siquiera lo tiene considerado, por eso en su proyecto, el Módulo VI es precisamente buscar una batería apropiada. Solo por darle una idea, usted debe saber que el voltaje es apenas de unos 10-100 mV. Cómo va a conseguir por ejemplo 1.3 V y 5 mA? conectando en serie las membranas de las mitocondrias para el voltaje y luego otras en paralelo para la corriente? ¿cómo, si a duras penas han podido medir el voltaje aislando la célula? Usted sabe que la mitocondria sintetiza el ATP que es la fuente de energía de la célula. ¿Cómo garantiza que el ATP se sigue produciendo? Las cosas no son tan sencillas. (para que se de una idea: http://findarticles.com/p/articles/mi_qa3938/is_200702/ai_n18622350/pg_1)

  4. Muchas gracias por sus comentarios PabloGomez. En principio tiene Ud razón, la tecnología que actualmente conocemos y es de dominio público no permite la alimentación electrica desde el cuerpo humano directamente a un chip RFID. Pero las tecnologías emergentes dicen otra cosa. Pertenezco al grupo de investigación el Dr. Jorge Reynolds muy conocido por el tema de las ballenas y precursor del marcapasos y la electrofisiología para el mundo. Desde ese grupo de investigación se está ya trabajando en el nano marcapasos que definitivamente lleva la nano electrónica a otro grado de aplicación. Los circuitosse alimentarán de la mitocondrias de células cardíacas o cerebrales que permiten generar gradientes de electricidad suficientes para el funcionamiento de estos dispositivos.

  5. ¿De dónde saca usted que “El chip en cuestión recibe alimentación eléctrica del mismo cuerpo humano”? Los RFID implantables son pasivos, es decir, no tienen baterías ni las necesitan. Por otro lado, ¿cómo lograría usted alimentar un circuito implantado usando el cuerpo humano? Por favor, tenga más cuidado con lo que escribe. Gracias.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar