Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

El fallo de La Haya fue un fraude: Razones por las que Colombia no debe acatarlo, fallo viciado en forma y contenido

Por: cosongo

fraude.JPG

La mejor manera de saber cuáles son los vicios del fallo de La Haya en contra de Colombia, es consultando el fallo mismo. Para ello, fui a la página de la Corte Internacional de Justicia y bajé el resumen del fallo en inglés de 31 páginas (el fallo completo tiene 180 y pico).

El documento contiene las razones que aduce la corte para fallar a favor de Nicaragua y adjudicarle de la noche a la mañana 75 mil kilómetros cuadrados de mar colombiano, pero lo más importante aún, contiene los detalles de la votación y las disidencias internas respecto al fallo.

La votación final en contra de Colombia para cambiar los límites marinos con Nicaragua fue de 14 a 1. Catorce jueces votaron en contra de Colombia, 1 a favor.  Solo el juez japonés, Hisashi  Owada, no estuvo de acuerdo con el fallo de la corte, y en los puntos en los cuales explica su disidencia está parte del razonamiento por el cual Colombia no debe acatar por ningún motivo un fallo que tiene vicios de forma y de contenido.

Curiosamente, entre los 14 jueces que votaron a favor de Nicaragua, se encuentran los jueces de Estados Unidos, Gran Bretaña, Rusia, China, México y Brasil, entre otros, cuyos países tienen intereses petroleros a través del mundo. Hablaremos más sobre este punto más adelante.

RAZONES POR LAS CUALES COLOMBIA NO DEBE ACATAR EL FALLO

Para este análisis nos remitiremos directamente al documento publicado en el sitio WEB de la CIJ, titulado “Territorial Dispute and Maritime Delimitation (Nicaragua v. Colombia)”

1-Bajo el punto V, “Límites marítimos”, Numeral 8E, de la “Cronología del procedimiento”, titulado “Acceso equitativo a los recursos”  la corte establece que:

“The Court considers that the present case does not present issues of access to natural resources so exceptional as to warrant it treating them as a relevant consideration.”

“La Corte considera que el presente caso no presenta asuntos de acceso a recursos naturales tan excepcionales que merezcan ser tratados como una consideración relevante”.

La Corte decide ignorar de antemano el asunto más importante de este litigio. Este no era un mero asunto de límites marinos, de hecho, con el fallo se determinaría quién tendría derecho a explotar los recursos naturales de toda esta inmensa área marítima. Si al Corte decidió de antemano que los recursos naturales de la zona no eran una consideración relevante, cuando sí lo era, cualquier decisión basada en esta falsa premisa está de por sí viciada.

¿Dónde están los estudios de la CIJ de justicia al respecto? ¿Cómo hacen para decidir 15 jueces expertos en derecho si una disputa envuelve o no intereses económicos? El citado documento no ofrece ninguna luz al respecto, solo dos renglones sumarios en los que despachan de tajo el tema.

Sin embargo, la misma Nicaragua demostró que SÍ había poderosos intereses económicos detrás de su litigio con Colombia. No se trataba solo de tener una nueva frontera marítima sino de tenerla para poder iniciar exploraciones petroleras y explotar esa área marítima. Veamos para ello el diario “La Voz del Sandinismo”, Número de Noviembre 22 de 2012:

Nicaragua ha quedado libre para conceder exploraciones petroleras en el mar Caribe

“Pese a lo que pueda argumentar Colombia ahora, con el fallo de la Corte Internacional de Justicia se abre esa posibilidad

21 de noviembre de 2012 | 06:59:20

Nicaragua ha quedado libre y sin ataduras para conceder las exploraciones petroleras que desee en el mar Caribe, señaló Emilio Rapacciolli, ministro de Energía y Minas de nuestro país.

El funcionario dijo que pese a lo que pueda argumentar Colombia ahora, con el fallo de la Corte Internacional de Justicia se abre esa posibilidad.

Por muchos años, Colombia evitó que Nicaragua extendiera concesiones de exploración petrolera en las cercanías del Meridiano 82, en zonas donde se cree existen grandes yacimientos de petróleo y gas.

Desde el 2002, Nicaragua convocó a una licitación internacional para otorgar concesiones petroleras en aguas caribeñas que Colombia siempre torpedeó porque ellos sí autorizaron exploración y explotación de recursos petrolíferos en dicha zona desde el 2010. (NOTA DEL AUTOR: Las exploraciones de petróleo por parte de Colombia fueron suspendidas mucho antes de conocerse el fallo de la CJI)

La gran pregunta ahora es qué va a pasar con las licencias que otorgó la Agencia Nacional de Hidrocarburos de Colombia a Repsol-YPF y Ecopetrol.

En el 2008, el gobierno de Nicaragua otorgó una licencia de exploración y explotación a MKJ, Exploraciones internacionales, S.A., con oportunidad de extenderlas a gas natural. El área concedida a MKJ fue de 400 mil hectáreas en los bancos Tyra e Isabel, a 100 kilómetros de la costa nicaragüense, apenas a unos cuantos kilómetros del archipiélago de San Andrés. Esta zona, por disposición de la CIJ, ahora es parte del territorio marítimo de Nicaragua y no debe existir problema alguno para la concesión, señaló el ministro, citado por Informe Pastrán. “

Tenemos entonces, que la CIJ, a pesar de que necesariamente tenía que saber que Nicaragua quería esta área marítima para explotar sus recursos naturales, se CONTRADICE Y SE DELATA al afirmar que:

“La Corte considera que el presente caso no presenta asuntos de acceso a recursos naturales tan excepcionales que merezcan ser tratados como una consideración relevante”.

¿Por qué no era una consideración relevante, si en primer lugar esa era la motivación principal de Nicaragua para querer apoderarse de esta zona marítima?

La Corte, de facto, decide ignorar el punto principal bajo cuya luz debería haber sido juzgado este caso. Cabe preguntarse a quién estaban representando los jueces de la CIJ en este caso, teniendo en cuenta su fallo. La respuesta es obvia, estaban representando los intereses de las compañías petroleras.

Con este primer punto en mente, es suficiente para que Colombia no acate el fallo de La Haya. Colombia fue despojada con este fallo de importantes recursos naturales que ahora irán a parar a manos nicaragüenses y que de explotarlos las petroleras, irán a parar en su mayoría a compañías multinacionales, todo esto sin importar los daños ambientales que pueda acarrear la explotación de petróleo en dicha zona y que además sería extremadamente perjudicial para Colombia. Con toda su retórica, el Sandinismo está siendo tan solo un peón de las compañías multinacionales sedientas de petróleo.

2- NUMERAL VII “Cláusula Operativa”

“(2) Por 14 votos contra 1,
Se encuentra admisible la demanda de la República de Nicaragua contenida en su forma final I (3)…”

14 votos contra 1, una sola disidencia: La del juez  japonés Hisashi Owada, sin embargo hubo otros jueces que, a pesar de expresar sus razones jurídicas por las cuales no estaban de acuerdo con el fallo, terminaron votando a favor del mismo.

La disidencia del juez Owada explica cuáles fueron los vicios en el fallo en contra de Colombia y debe servir de base a Colombia para NO acatar el fallo de La Haya por ningún motivo.

Este es un resumen de la opinión en contra al fallo que dio el juez Owada:

El 13 de diciembre de 2007, la Corte falló, como lo solicitaba Colombia, que no tenía jurisdicción para juzgar si Colombia tenía o no soberanía sobre las islas de San Andrés, Santa Catalina y Providencia. A partir de eso, Nicaragua cambió radicalmente su alegato ante la Corte, lo cual para el juez Owada significaba que el caso que se juzgaba ya no era el mismo. La Corte, sin embargo, se abstuvo de tener esto en cuenta y continuó juzgando el caso como si nada hubiera cambiado, y añade el juez que para ello SOLO se tuvo en cuenta lo que dijera Nicaragua y no se consideró el argumento colombiano. El juez Owada argumenta que el cambio de la naturaleza del pleito por parte de Nicaragua, lo hacía inadmisible ante la Corte, ya que habían cambiado su forma y su substancia y que la Corte debería haber tenido en consideración otros aspectos legales que ninguna de las dos partes había previsto cuando se hizo la demanda inicial por parte de Nicaragua.

Y ahora, citamos el texto del documento sobre la opinión del juez Owada, en la que establece por qué la Corte NO debió haber seguido juzgando el caso:

“El Juez Owada afirma que un punto importante para que la Corte considerara, es que hubo un cambio radical en la posición del Solicitante (Nicaragua) que solo tomó su forma concreta a finales de 2007, más de 6 años después de que la disputa se hubiera presentado originalmente. En su opinión, el fundamento de la prohibición de la transformación de la disputa en una nueva disputa está sólidamente basado en la consideración de una administración equitativa de justicia que debería ser aplicada a ambas partes y la consideración de estabilidad legal y predictibilidad”.

En otro aparte se añade, explicando cual fue el cambio de posición de Nicaragua:

“Aunque el demandante sostiene que el objeto de la controversia no ha sido modificado, el Juez Owada afirma que no puede estar de acuerdo con esta posición, ya que la naturaleza jurídica de una plataforma continental basada en el criterio de distancia y la de una plataforma continental basada en el criterio de prolongación natural son muy diferentes. Como resultado, en la opinión del juez Owada, lo que propone el solicitante por medio de su presentación recién reformulada I (3) no es algo que pueda ser caracterizado como relacionado únicamente a los medios por los que se sugiere resolver la disputa, como alegara el solicitante.”

¿Qué significa esto? Que la Corte jamás debió haber continuado con el caso a partir de finales de 2007, cuando Nicaragua, oportunistamente, cambió la naturaleza  de la disputa. La Corte incumplió por consiguiente con el principio de equidad y con sus propias reglas de no seguir juzgando una disputa que se cambió a mitad del camino, para conveniencia de Nicaragua. La Corte NO fue objetiva, siempre tomó partido a favor de Nicaragua.

3- Un juez francés, el juez Ronny Abraham, da uno de los argumentos definitivos en contra del fallo de La Haya: La Corte se abstuvo siquiera de mirar el tratado de 1928 existente entre Colombia y Nicaragua, lo ignoró por completo, no formó parte de su visión del caso. ¿Qué corte en cualquier lugar del planeta declara anulado un tratado sin siquiera mirarlo y sin tener autoridad para ello? A la luz del derecho, la pregunta es, ¿si el tratado no fue anulado, sigue vigente y eso es lo que debe argüir Colombia?

He aquí la cita del documento de la CIJ acerca de la opinión del juez Abraham:

“En lo que respecta a la soberanía sobre el territorio marítimo en disputa, el Juez, Abraham es de la opinión que antes de considerar uti possidetis juris  (“como [poseías] de acuerdo al derecho, poseerás”) y  la aplicación del principio de efectividad en la época postcolonial, la Corte debió haber interpretado el Tratado de 1928 para poder determinar  si este hacía posible llegar a un acuerdo sobre el tema de la soberanía del territorio marítimo en disputa, o sobre partes del mismo. En la opinión del Juez Abraham, la Corte, sin proporcionar ninguna justificación válida, se ha abstenido de interpretar el Tratado, confinándose a sí misma a encontrar que la composición del Archipiélago de San Andrés, que el tratado otorgó a Colombia, no estaba claramente definida. Al hacer esto, la Corte no ha cumplido con su deber”

En resumen, el juez Abraham, aunque votó en contra de Colombia, le está dando a Colombia otro argumento para NO acatar el fallo de La Haya: La Corte no cumplió con su deber legal de analizar el Tratado de 1928, se lo saltó olímpicamente porque era un obstáculo para dar un fallo a favor de Nicaragua.

4- Declaración del Juez ad-hoc Cot

La CIJ permite la participación de jueces ad-hoc, nombrados por las partes en conflicto. Uno de estos jueces, el Juez Cot, según la CIJ manifiesta sus “reservaciones acerca de algunos puntos”.

Una  lectura de dichas “reservaciones”, demuestra con creces que el fallo de la Corte de La Haya fue un verdadero fraude, no solo por todos los puntos expresados anteriormente, sino porque además puede fomentar no solo un desastre ecológico de mayores proporciones además de dejar un importante corredor marítimo completamente abierto para el narcotráfico.

Esta es parte del resumen de la CIJ, acerca de las “reservaciones” del Juez Cot:

“El Juez Cot lamenta el enfoque estrictamente bilateral adoptado por la Corte en su tratamiento de la disputa. El Caribe occidental es una zona marítima compleja y sensible. Los Estados han establecido una serie de tratados que van más allá de las meras cuestiones de delimitación y que tienen que ver de la protección de
del medio marino, el uso común de los recursos pesqueros, la explotación de los recursos, la investigación científica y la lucha contra el narcotráfico. Es esta gestión multilateral de la zona marítima la que se encuentra hoy en tela de juicio por el fallo. En concreto, el Juez Cot considera que la delimitación establecida por la sentencia afecta a los derechos de terceros estados. El artículo 59 del Estatuto de la Corte no es suficiente para proteger esos derechos.

Por otra parte, el Juez Cot considera que la línea de delimitación trazada entre la costa continental de Nicaragua y el Archipiélago de San Andrés parece demasiado complicada. La Corte habría hecho bien en adherirse a su jurisprudencia anterior (Libia / Malta, Jan Mayen), y básicamente haber trazado una línea simplificada mediana provisional, y luego haber desplazado dicha línea hacia el este con el fin de tener en cuenta la disparidad de las longitudes costeras. El resultado no habría sido muy diferente del alcanzado por la Corte. Sin embargo, hubiera sido más claro, más fácilmente justificable, y más fácil de cumplir para las partes envueltas con el mar Caribe.”

RESUMEN
Colombia no debe ni puede acatar un fallo abiertamente ilegal que pasa por encima de un tratado plenamente establecido con Nicaragua, como fuera el tratado de 1928. La Corte de La Haya ni siquiera consideró la validez de dicho tratado, lo cual implica obviamente que el tratado sigue en pie. Aún más: Si Nicaragua alega que el Tratado Esguerra-Bárcenas no tiene validez por encontrarse Nicaragua ocupada en aquella época por los EE. UU., según el mismo, Colombia reconoció la soberanía de Nicaragua sobre la Costa de Mosquitos, por consiguiente, Colombia tendría derecho a reclamar su soberanía sobre dicha costa.  He aquí la doble moral nicaragüense: escogen la parte del Tratado que les conviene para declararla ilegal y reclamar lo que no les pertenecía, pero aceptan la parte del tratado que les adjudicó la Costa de Mosquitos. La Corte de Justicia Internacional se pifió por completo al no estudiar el Tratado Esguerra-Bárcenas y al no hacerlo favoreció a Nicaragua. En resumidas cuentas, la Corte no actuó dentro de los cánones del derecho internacional, ni tampoco fue imparcial.

La CIJ cometió un severo error al declarar a priori que el “caso no presenta asuntos de acceso a recursos naturales tan excepcionales que merezcan ser tratados como una consideración relevante”. Basados en una premisa falsa, solo se puede llegar a una conclusión falsa. El caso SÍ presentaba “asuntos de acceso a recursos naturales tan excepcionales” que merecían ser tratados como una consideración relevante. El Juez ad-hoc Cot se refirió a ellos cuando expresó su reserva de que:

“Los Estados han establecido una serie de tratados que van más allá de las meras cuestiones de delimitación y que tienen que ver de la protección de
del medio marino, el uso común de los recursos pesqueros, la explotación de los recursos, la investigación científica y la lucha contra el narcotráfico.”

La Corte decidió ignorar también estos asuntos que le eran “inconvenientes” para poder llegar a un fallo fraudulento que no solamente es un atentado contra los derechos de Colombia y de todos los colombianos, sino que además deja desprotegida una importante área de conservación ambiental ante la voracidad de las multinacionales del petróleo y que además atenta contra la seguridad nacional de Colombia al dejar dicha zona básicamente en manos de traficantes de cualquier tipo, ya sea de armas o de drogas, lo cual ponen aún más en peligro la frágil estabilidad que Colombia ha logrado en los últimos años.

La argumentación disidente del Juez japonés, Owada, pone en entredicho toda legitimidad del proceso llevado a cabo en La Haya: La Corte NO tenía competencia para juzgar dicho caso, una vez que Nicaragua cambió en 2007 la naturaleza de su disputa en forma y contenido.

En consecuencia, Colombia no puede acatar un fallo que es absolutamente ilegítimo y más que ilegítimo, fraudulento, que pone en peligro su seguridad nacional, y que utilizó argumentos falaces, que solo usó los argumentos de la contraparte y que desconoció por completo los argumentos a favor de la posición colombiana, y que como bien expresaron las opiniones disidentes dentro de la misma Corte, no hace justicia ni acata las leyes internacionales.

De los pronunciamientos de los jueces disidentes se deduce que hubo desconocimiento de los fundamentos de derecho que obraban a favor de Colombia dentro del proceso sobre límites, por cuanto omitieron el análisis del Tratado Bárcenas-Esguerra, el cual continúa vigente  y en consecuencia su contenido sigue rigiendo, por tanto los límites acordados en ese tratado son los límites verdaderos. Además al parecer no se contó con la presencia de la Corte dentro de ninguno de los territorios de Nicaragua o Colombia para verificar si existía o no explotación económica o si pudiese haber explotación económica de la plataforma continental.

Como lo expresara el juez Cot y se violó la soberanía de terceros estados que se ven afectados con el fallo y los cuales no fueron llamados para defender sus intereses y ser partícipes del pronunciamiento de la Corte, y es de adicionar que cuando Nicaragua cambió sus pretensiones, se constituyó una nueva demanda de la cual no se le corrió traslado a Colombia, habiéndosele impedido el derecho a su defensa y en consecuencia se violaron las mínimas normas procedimentales de cualquier simple proceso. En consecuencia, todo lo actuado por la corte debe ser anulado, y si no hay apelación, no debe ser acatado.

**********************************************************

mario.lamo@gmail.com

Publicado en: El Tiempo

15 comentarios

Para comentar esta nota usted debe ser un usuario registrado.

  1. 1

    spaghetti 23 noviembre, 2012 a las 3:03

    @Cosongo, excelente análisis. Muchísimas gracias por el tiempo que le dedicaste a analizar el fallo de la corte, tiempo que nuestros celebérrimos periodistas no han querido dedicar y que muchos mortales no poseemos el idioma para entender estos complejos documentos.

    Me parecen muy esclarecedores los puntos que mencionas, algunos nuevos para mí que empiezo a enterarme del asunto. Me llama la atención las pretensiones de Nicaragua de convertir estos parques de belleza marítima inigualable en pocilgas de alto octanaje al estilo Alberta, Canadá (Tar Sands), o la ensenada William Prince en Alaska (Exxon Valdez), o más recientemente en el Golfo de México cortesía de BP (Deep Water Horizon). Cualquiera que haya hecho ‘snorkel’ en la Isla de Providencia o en Islas del Rosario a la salida de Cartagena, le daría mucha tristeza saber que el destino de tales mares cuya mayor contaminación hasta ahora son los turistas y buques con mercancías sin-aduanas se convertirá en una gigantesca piscina de gasolina, todo gracias al benemérito ‘crecimiento económico’.

    Tocas otros puntos de mucha importancia. El hecho que los límites territoriales de dos naciones sea decido por un grupo de jueces es un abrebocas al llamado New World Order. En éste, jueces corrompibles y a puerta cerrada deciden los destinos de naciones, meten a la cárcel a gente inocente o liberan criminales, o levantan multa a empresas lícitas o le hacen descuento a las multas similar al 50% recibido por Exxon Mobil por contaminar la Ensenada de William Prince en Alaska. Es el nacimiento del gobierno supranacional y la desparición de la república.

    Otro punto que sale muy claro de tu análisis es que los verdaderos ganadores de esta disputa serán las empresas petroleras. Mucha tristeza. No tengo nada contra Nicaragua pero quizás por cumplirle promesas al pueblo nicaragüense, los Sandinistas también juegan al crecimiento económico y por supuesto juegan con candela.

    No guardo muchas esperanzas en el triunfo de Colombia por apelar o desacatar el fallo de la CJI. Colombia es una nación que consistentemente ha servido de portaviones al estilo Israel para permitir la expansión imperial a los territorios árabes insurrectos (léase el resto de Latinoamérica) en el NWO. Como evidencia del choque de estas fuerzas tan poderosas, he allí porque Colombia tiene la guerrilla más antigua de Latinoamérica.

    Lo que si tengo esperanzas es que Colombia y Nicaragua firmen un nuevo tratado para dejar esos mares intactos y si desean contaminarlo que lo contaminen de cachivaches contrabandeados y turistas en pelota ya sea colombianos o nicaragüenses asumiendo que hayan restricciones al respecto. Que se convierta en una zona libre de visas porque libre de aduanas ya lo es.

  2. 2

    cosongo 24 noviembre, 2012 a las 10:52

    Estimado spaghetti: De gran interés su comentario, el NWO está detrás de la CIJ, es una corte amañada, los togados son pagados por las petroleras, Nicaragua es un simple peón que le está haciendo el mandado a los EE. UU., sediento de encontrar petróleo hasta en Marte si es posible (EE. UU. tenía concesiones para explorar en el mar que le regalaron a Nicaragua, incluso antes del fallo). No será de extrañar si una vez que las petroleras gringas estén instaladas en nuestro mar, que Daniel Ortega perezca en un extraño accidente, o que su pasado de abusador sexual se vuelva relevante y lo saquen del poder. Colombia ha sido despojada miserablemente de su territorio desde siglos ha, y los gringos son especialistas en ello, se robaron Texas, California, Arizona, Puerto Rico, Panamá… ¡Y nadie se los puede reclamar! No hay que olvidar que la misma CIJ falló a favor de NIcaragua en su pleito contra los gringos tras la guerra de los contras, por haber dado ayuda ilegalmente a un grupo armado para derrocar a un gobierno. Los gringos se saltaron por la faja la decisión de la CIJ y la vetaron en la ONU, lo cual demuestra que a nivel internacional, la justicia también es para los de ruana. Estoy de acuerdo con usted en que el desacato no servirá de nada, mi predicción es que el gobierno se arrodillará ante la Corte Canalla y pondrá la otra mejilla. Sin embargo, el pueblo colombiano tiene derecho a manifestarse y no permitir que un gobierno arrodillado permita un despojo injusto por parte de una corte fraudulenta. Si lee este mismo diario verá que varios comentaristas están en contra del desacato al fallo de la corte, pero los colombianos estamos indignados con este fallo que es absolutamente inaceptable, ilegal e inmoral. ¿Qué derecho es más importante, el de las petroleras o el de un pueblo que vive del mar y que está dispuesto a conservarlo como nicho ecológico y de protección ambiental? Solo el pueblo colombiano tiene la respuesta.

  3. 3

    viveelbarrio 26 noviembre, 2012 a las 10:07

    Pienso que lo mas importante ahora es identificarnos tod@s , con este injusto fallo, y desconocerlo a capa y espada, este arbitrio de la Haya, invitamos a los nacinales de otros paises hermanos, simpatizantes del derecho de justicia internacional,simpatizantes del pueblo de Colombia, de sus habitantes en las islas, que no podran sobrevivir con sus recursos Naturales, sus niños. Apoyemoslo ,los gestos justos nos hace bien.. Gracias!!

  4. 4

    juangalf 28 noviembre, 2012 a las 7:14

    La mayoría estamos en contra de acatar este fallo. Debemos unir nuestras voces para presionar al gobierno! Colombianos: no nos dejemos robar mas territorio! Si estás de acuerdo únete al grupo “Millones de Colombianos no acatamos el fallo de la cij sobre San Andres” en Facebook (http://www.facebook.com/groups/114334668728908/). Hagamos sentir nuestra voz!! Presionemos al gobierno para que no acate el fallo!!!

  5. 5

    EdManfut 28 noviembre, 2012 a las 7:31

    Fue un Corte justa podria decir que le dio demasiado a Colombia, puesto que la artimañas de querer robar el Caribe sur es deplorable, se hicieron tratados con paises pero sin titulo, puesto que la Corte no reconocio ningun titulo de la Plataforma de Nicaragua, entonces le asigno titulo a el pais que mas le correspondia, Nicaragua por su cercania y porque es justo que el pueblo de Nicargua goze de los frutos de su mar. Colombia actuo deslealmente y engaño asi a todo su pueblo, su pueblo apenas conoce la verdad de este conflicto, y Colombia tiene su propio ego que no le deja ver mas alla que su propia nariz, los honorables jueces fueron justos, aunque Colombia diga lo contrario, Colombia solo demuestra ser una mala perdedora, un pais pendenciero que por la fuerza quiere seguir intimidando a Nicaragua y quiere seguir robandose los frutos del mar de Nicaragua.

  6. 6

    papeleta1 28 noviembre, 2012 a las 7:41

    Papeleta —- Millones de *Tiempolectores*…-hoy que la madre Patria se haya herida…….-con la mano izquierda sobre el corazón y la derecha hacia el cielo: C d e c i m o s: Colombia Patria mía,te siento en mi corazón,y juro vivir para defenderte y defenderte para vivir,Tierra de Dios, libertad y juisticia,nacida y sembrada con la sangre de nuestros padres,hoy más resueltos que nunca, como los judíos, estadinenses, ingleses, taiwaneses, para no doblegarnos, guiados por varones íntegros como A l v a r o U r i b e , O.I.Zuluaga,el Mindefensa Juan Carlos P i n z ó n etc.. *** *El Tiempo* Con más de 100 años, como atalaya de la Patria, en las buenas y en las malas, hoy compromemtido como nunca, con la historia y los colombianos….E x i g i m o s al Gobierno Santos dar la pelea com este apodíctico *D-o-c-u-m-e-n-t-o* , hacer justicia y tranquilizar al pais.

  7. 7

    EdManfut 28 noviembre, 2012 a las 7:43

    y es que en la vida hasta perder hay que saber, pierde mas el que no sabe perder, pierde mas el que no sabe pagar, pierde mas elque no sabe responder como hombre y actua cobardemente corriendose, si el pueblo de Nicaragua no se merece su mar entonces porque Colombia ha de merecercelo, no sera copn la idea de que son “Los Chosen” del Caribe, desde donde ustedesc colombianos son dueños del Caribe Sur ? ya lo dijo La Corte, ese mar es de Nicaragua, y que Corte Ud cuestiona abusivamente, cobardemente, y con tanta falta de respeto al pueblo noble de Nicaragua que tuvo que acudir a la ley internacional pues Colombia siempre les mantuvo bajo buques armados, y hasta los pescadores nicaraguenses que jamas pudieron pescar en esa zona, jamas un pescador nicaraguense pudo pescar en su propio mar, las riquezas en langostas y caracoles todo eso que historicamente siempre habian pertenecido a los miskitos nicaraguenses a quienes se les conocia como “The Turtles men” porque eran diestros a la pesca y podian mantener la tropa de piratas europeos, que sabe Usted de la historia de ese lugar ? ha Usted leido a Piratas famosos en donde mencionan a los miskitos nicaraguenses, bueno esos son los verdaderos dueños de ese mar, no son los colombianos de San Andres, conozca la verdadera historia y dejese de esos nacionalismos baratos, Colombia nunca fue dueña de esos mares, jamas lo fue.

  8. 8

    EdManfut 28 noviembre, 2012 a las 7:53

    que calidad de persona puede cuestionar la imparcialidad de los jueces de esta honorable Corte de Justicia Internacional, la que Colombia acepta su jurisdiccion y que Nicaragua pudo someter su reclamo que ya llevaba decadas y que por oido sordo de Colombia quien abusivamente venia moviendose por el Caribe Sur como su propio mar, se dedico a firmar Tratados en el vecindario simplemente para arrinconar a un mar de tan solo 65 millas nauticas, alli estuvo Nicaragua arrinconado por decadas todo por la fuerza de Colombia que con sus buques nos impedia el paso en nuestro propio mar, pero Dios es grande y justo y todas esas peticiones de nicaraguenses para que le ayudase en este triste historia de abuso colombiano en el Caribe Sur, corran ahora como cobardes para que otros paises no les demanden, pues han firmado Tratados sin titulos.

  9. 9

    landroverendon 28 noviembre, 2012 a las 10:46

    por eso no se debe acatar y entregar el territorio de Colombia… ¡sería el colmo¡¡¡

  10. 10

    laverdadypunto75 28 noviembre, 2012 a las 12:00

    me parece excelente que una persona diferente a santos a la inutil de la holguin y a londoño si estudiara en un dia el fallo, lo que quiere decir que los inutiles anteriormente nombrados estan es vendiendo el pais , ayudando a cchavez. golpe de estado para santos……

  11. 11

    Cimarr0n 28 noviembre, 2012 a las 12:28

    Edmafunt, el autor de la columna sólo ha acudido a las mismas reservas y criterios de los jueces de la CIJ. Si a usted no le gusta es su problema y bien puede acudir a los jueces y decirles, pero eso no le da derecho de insultar al autor ni a mi país. Se nota a leguas que a falta de argumentos serios, usted, Edmafunt, apela al insulto… no sorprende por la calidad de Dictador que desgobierna su país: un borracho violador y terrorista… qué desgracia para latinoamérica el circo que han llamado “socialismo del siglo 21″, que no es más sino el método para que la nomenklatura bananera se robe el país que padece sus “políticas” y de paso robar a los vecinos que por fortuna no han caído en la trampa por más valijas que envíe chávez llenas de petrodólares para comprar elecciones.

  12. 12

    Shangua1 28 noviembre, 2012 a las 13:59

    Esperemos que este interesantisimo y bien documentado articulo lo lean los “expertos” que esta asesorando a Colombia en esta situacion tan irrespetuosa y abusiva de parte de La Haya. Esperemos sobre todo que lo lea el Presidente a ver si cambia su posicion, muy tibia, como de costumbre

  13. 13

    Shangua1 28 noviembre, 2012 a las 14:00

    Esperemos que este interesantisimo y bien documentado articulo lo lean los “expertos” que esta asesorando a Colombia en esta situacion tan irrespetuosa y abusiva de parte de La Haya. Esperemos sobre todo que lo lea el Presidente a ver si cambia su posicion, muy tibia, como de costumbre

  14. 14

    GMasRoca 4 diciembre, 2012 a las 17:16

    Me atrevo a asomarme a este blog, a pesar de haber sido maltratado la primera vez que lo hice (talvez en razón de mi fenotipo ¿Quién sabe?), pero el tema bien vale la pena el riesgo.
    Empecemos aclarando que la posición de no acatar el fallo es infantil… El problema fue HABER IDO en primer lugar, porque uno no va a donde no tiene nada que ganar aunque crea que no va a perder. Las reglas eran claras y acordadas (y aceptadas) de antemano: El fallo sería inapelable. Lo cierto es que desconocer el fallo es la misma actitud de los chinos consentidos que cambian las reglas de juego cada vez que van perdiendo. Podríamos buscar culpables y encontraríamos muchos; empezando por el tontuelo delfín que elegimos al final del milenio, quien con sus ganas de figurar internacionalmente nos metió en más de un lío; siendo el Caguán y la presencia en esta corte los más relevantes… y hay muchos más: Un canciller de carrera (verdadera) que se contagia de las ganas de protagonizar y acepta liderar esta aventura estúpida… Repito: Nada habia para ganar allí…
    De otra parte no creo que la Corte se refiriera a la plataforma submarina, ni al mar mismo en su argumento citado aquí. Es fácil deducir que refería a que Colombia no tiene en los cayos intereses económicos de consideración y por ello el mar que los rodea, que inobjetablemente está en las narices de Nicaragua, se le podía asignar a este país. Recordemos que Colombia estaba reclamando que se le reconociera, de una vez por todas, lo que ya tenía: Soberanía sobre los cayos (posición no muy inteligente, por cierto), y esa, se la reconocieron.
    ¿Se perdió mar y posibles opciones futuras de negocios petroleros? Es probable que sí, pero no se debe llorar sobre la leche derramada. El fallo habla de que los dos países deben negociar aspectos realcionados con el manejo de la frontera marítima, el acceso a los cayos y la pesca. Y Colombia tiene más peso en esas negociaciones. Con lo que respecta a los posibles negocios de exploración y explotación petrolera pues, cada vez es menor la posibilidad y necesidad de ellos. Recordemos que USA está que levanta sus propias restricciones sobre sus reservas y que la tecnología está abaratando a pasos agigantados otros recursos energéticos.
    Pero algo bueno debe salir de toda esta estupidez: ¡Vayamos a San Andrés, a Providencia, a Santa Catalina! ¡Visitemos a nuestros compatriotas! ¡Aprendamos Patuá! ¡Bailemos Reggae y Calipso! ¡Invirtamos en las islas, o por lo menos, gastémonos unos centavos allí!