Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El Ministro del Deporte ha evitado que el egoísmo de los empresarios convierta el fútbol en una bomba de contagios.

Sígame en Twitter: @avargasdeporte

El mundo empresarial que rodea el fútbol colombiano es turbio, envenenado y egocéntrico. La Dimayor ha insistido, como si no se enterara de la gravedad de la pandemia, que el fútbol vuelva rápido y a cualquier costo. Afortunadamente, al mando de la situación está el Ministro del Deporte Ernesto Lucena, que ha sabido poner al organismo del fútbol profesional en su sitio mientras encuentra maneras coherentes y más seguras de poner el balón a rodar.

A inicios de abril, cuando Colombia llevaba tres semanas de cuarentena y el Gobierno apenas terminaba de gestionar la estrategia para enfrentar la creciente exponencial de contagios, la Dimayor tuvo la idea absurda de presentar una estrategia para que el fútbol no parara. Lucena y el presidente Duque no demoraron en rechazarla. La semana pasada, la Dimayor acudió al senador Álvaro Uribe como salvavidas para buscar una salida que permitiera el retorno del fútbol. Lucena no se dejó comer. Sacó a la Dimayor de la ecuación y manifestó el 23 de mayo que cualquier conversación o solicitud sobre el tema debería hablarse directamente entre la Federación Colombiana de Fútbol y el Ministerio del Deporte.

El mensaje del Ministro es claro: es importante buscar formas de activar el fútbol, pues genera trabajo y entretenimiento, pero sin arriesgar de manera negligente la salud de los involucrados ni de la sociedad en general. Además, dónde manda capitán no manda marinero, y quien busque cómo activar el negocio sin hablar con el Gobierno queda fuera de la mesa. A diferencia de la Dimayor, que no parece interesada por ver los riesgos de su afán, Lucena ha trabajado de la mano con el Ministerio de Salud para buscar unas fechas y protocolos que no conviertan el fútbol en una bomba de contagios.

Basta con ver a los Estados Unidos de Donald Trump para entender qué sucede si el Gobierno se interesa solo por el negocio durante esta pandemia. Sin un ministro que pusiera frenos al egoísmo mortal de la Dimayor, el esfuerzo de muchos de nosotros para evitar la propagación del virus en el país podría ser en vano. Ahora, es bueno que Lucena haya evitado que los directivos del fútbol pongan en riesgo la salud de muchas personas, pero preocupa lo lejos que son capaces de llegar estos empresarios por el beneficio propio.

(Visited 772 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

@AvargasDeporte: Periodista Deportivo. Está terminando Derecho con Opción en Periodismo en la Universidad de los Andes. Fue colaborador de la revista deportiva Hablaelbalón, con la que cubrió el Mundial de Fútbol 2018. Redactor de BalónLatino. Amante del deporte, la música, la lectura y los videojuegos.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Circula por las redes sociales un video muy divertido de Héctor(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

Hace poco leí en Instagram una publicación acerca de la ansiedad(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. eduardomartin0516

    Sr Lucena no se deje comer cuento de jessurum y de los de la dimayor creyeron que Uribe lo iba amedrentar a ud y eso no debe ser así es verdad que ud es del CD pero tiene dr Lucena su personalidad y así se hace

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar