Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A propósito de The Endless River, el nuevo disco de Pink Floyd después de 20 años de letargo, para algunos fanáticos es inevitable recordar los primeros acercamientos a esta banda y, para aquellos que nacieron en Colombia, recordar el bochornoso primer y único concierto que David Gilmour ha ofrecido en nuestro país.

David Gilmour

David Gilmour

Si uno era un adolescente en Colombia a mediados de la década de los noventa, en esa etapa de la vida cuando se van descubriendo los gustos, aficiones -y hasta perversiones- que durarán por siempre, era difícil tener una visión amplia de lo que ocurría o había ocurrido en el espectro musical, incluso más difícil si uno vivía en ciudades perdidas en medio de la nada como era (¿o es?) Cúcuta en aquella época. Lo que sí plagaba los radios y televisores cada vez con mayor fuerza era el desabrido movimiento de rock en español, y, gracias a MTV y algunas pocas emisoras, algo de la efervescente corriente grunge y los últimos coletazos del glam ochentero.

En esa ciudad perdida en medio de la nada, sin embargo, y como ocurre en todas las ciudades, se gestan grupos de jóvenes con ínfulas de todo tipo: intelectuales, hippies, revolucionarios, etc., que pretenden empujar los límites de la realidad para asomarse a otras latitudes hasta ahora inexploradas por ellos. En aquella época, en la Universidad Francisco de Paula Santander, universidad pública de Cúcuta también conocida como la Pachoteca por las célebres fiestas y cantidad de cerveza que corría (¿o corre?) por su campus, se reunía un grupo bastante variopinto: universitarios revolucionarios pioneros en el lanzamiento de bombas molotov, marihuaneros que leían con devoción a Carlos Perozzo, poetas con pretensiones de artistas marginados y algunos adolescentes escapados del colegio (como era mi caso) en búsqueda de identidad. Es en ese escenario que un buen día un viejo con aura de sabio sicodélico irrumpió en una de las agitadas tardes de tertulia. Se sentó al lado, encendió un cigarrillo y comenzó a hablar con la sabiduría que queda después de haber sobrevivido a una larga vida de excesos: “Pink Floyd, chicos, es lo más grande que hay en el rock”, entonces nos mostró una caja donde llevaba varios vinilos bastante viejos y amarillentos y discos compactos para vender.

Ansioso por conocer nuevos mundos sonoros pero estancado en lo que ofrecía MTV y la radio convencional, escuché con atención las historias del viejo sobre el concierto The Wall en Berlín en 1990 [Ver video] -la más majestuosa epopeya rockera de todos los tiempos, según él- mientras miraba con curiosidad las cubiertas de los discos: un cerdo volando sobre el Battersea Power Station en Londres, un prisma en The Dark Side of the Moon, el juego de espejos del Ummagumma. Entre esa pila de discos estaba también el A Momentary Lapse of Reason, tal vez uno de los menos valorados y que tenía en la cubierta una serie de camas de hospital formando un largo camino sobre una playa y un tipo sentado pensativo en una de ellas. Hasta ese momento no tenía mayor conocimiento de Pink Floyd pero la cubierta era tan sugestiva que terminé comprando ese disco; ahí comenzó una afición que ha durado casi 20 años.

Varios años después, a principios de 2000, mientras me encontraba viviendo en Bogotá, me enteré de algo que sonaba a leyenda urbana: David Gilmour había dado un concierto en el estadio Pascual Guerrero de Cali el 4 de diciembre de 1992 al que asistieron menos de 3.000 personas y que la logística y el público fueron tan lamentables que Gilmour prometió no regresar a Colombia. Y no sólo Gilmour estuvo allí, se decía que en la misma tarima estuvieron nadie más ni nadie menos que Roger Daltrey (vocalista de The Who) y Phil Manzanera (guitarrista de Roxy Music). Los que sabían de ese episodio también decían que el guitarrista de Pink Floyd había venido a Colombia gracias a las buenas labores de Chucho Merchán, bajista colombiano con una larga trayectoria en Latinoamérica y el Reino Unido, pero que a pesar de sus buenas labores el concierto no salió bien. Es más, en una entrevista en El Tiempo en 2007 Merchán aseguró que la experiencia fue tan surrealista que incluso hubo problemas con narcotraficantes caleños pues al día siguiente jugaba un equipo de fútbol que era propiedad de ellos y no querían que les estropearan la gramilla del estadio.

La historia me parecía increíble por varias razones. Primero, porque en 1992 Colombia no era un escenario de grandes artistas internacionales, aunque el primero de gran magnitud y que abrió las puertas a otros grandes eventos -el de Guns and Roses en Bogotá- se había realizado unos días antes del concierto de Gilmour. Segundo, porque era extraño que se hiciera en Cali y no en una ciudad como Bogotá o Medellín, tradicionalmente más rockeras. Y tercero, porque cuando supe de ese concierto, a principios de 2000, no existía Youtube, entonces era más difícil encontrar evidencia.

Con el paso del tiempo y gracias a internet la leyenda del concierto de Gilmour en Cali dejó de ser tal. Hoy en día se consiguen varios fragmentos y una versión casi completa de ese insólito concierto sin precedentes hasta ese momento incluso en las más rimbombantes capitales del rock en Latinoamérica. Aquí [Ver video] hay una muestra de You Know I’m Right y los problemas de sonido que, a manera de presagio, tuvo que enfrentar Gilmour para ejecutar la canción.

Años después el otro gran ex Pink Floyd pisó un escenario colombiano, Roger Waters ofreció un concierto en Bogotá en 2007. Sin embargo, aunque Waters es el cerebro detrás de las letras y la majestuosa arquitectura de The Wall y otros discos, me gusta más el rol de Gilmour por su forma de tocar la guitarra. Si Waters le imprimió dramatismo a Pink Floyd, sin duda fue Gilmour quien le puso el sello melancólico a base de extensos y magistrales bends tan característicos a lo largo de toda la etapa posterior a Syd Barrett, convirtiéndose en uno de los guitarristas más influyentes de la historia del rock. Además, hay que reconocerlo, Waters canta horrible, Gilmour no tiene una gran voz pero lo hace mejor.

Sorpresivamente, el 7 de julio pasado Pink Floyd anunció en su cuenta de Facebook el lanzamiento de un nuevo material después de 20 años de ausencia. The Endless River, basado en música instrumental restante de las grabaciones de The Division Bell, será un álbum doble con 18 canciones y está previsto para noviembre de este año. Es vagamente posible que a raíz del lanzamiento de este nuevo material estos gigantes del rock progresivo –o lo que queda de ellos, es decir Gilmour y Nick Mason- se animen a hacer una gira mundial, sólo esperemos que a Gilmour se le olvide su promesa de no regresar a Colombia y podamos escuchar en vivo, ya sea en Cali, Bogotá o, por qué no, Cúcuta, algunos de sus solos más memorables.

Twitter: @tornamesa_blog

(Visited 3.490 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Economista, aficionado a la música, la literatura y el fútbol. Ha trabajado como investigador en temas sociales y económicos en organizaciones públicas y privadas, así como profesor de cátedra en algunas universidades.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jaimepascuas0627

    el peor concierto de david guilmour. IVAN M. ud esta equivocado. yo pude estar en los conciertos de guns and roses bogota y david guilmour en cali.sabia que el concierto de guilmour en cali es historico por que en concierto david guilmour solo se a presentado 2 veces en latino america 1994 mexico con pink floyd en la gira el pulse y en cali con roger daltrey de the who y phil manzanera.preguntele a los argentinos,brasileros y chilenos que se mueren de la envidia del concierto en cali.llevan años haciendo campañas para que venga guilmour a latino america.para mi no es el peor concierto de david guilmour soy uno de los 3000 que estuvieron en el concierto historico en sur america.un amigo le hizo una entrevista a david guilmour la deben de tener en el canal de la u. del valle.

    • Jaime Alberto, gracias por su apreciación, usted es un privilegiado por haber visto a semejante guitarrista en vivo. De acuerdo, seguramente es uno de los mejores conciertos que ha habido en Colombia; el título del artículo, que ahora me doy cuenta de que es ambiguo, hace referencia a que fue una muy mala experiencia para Gilmour, o al menos eso cuenta Chucho Merchán en una entrevista. Voy a chequear el video de la entrevista que me comenta.

  2. Mis recuerdos musicales que aunque van mucho más allá en el tiempo……….la época del ye ye……el go go …..los Beatles y los Rolling Stone y un poco más recientes como Santana….Led Zepellin……Joe Cocker……Jimmy Henrdrix y otros que la memoria va borrando, disfruto esta buena crónica y felicito al cronista quien desde hace rato ha dado muestras de una ferviente afición por la música en todas sus expresiones.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar