Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Entre todos los gustos musicales culposos que pueda tener (que, de una vez confieso, van desde Lionel Richie hasta Lana del Rey), la música tropical es uno que descubrí hace poco. Para darme cuenta de él fue necesario estar alejado por un largo rato de todo folclorismo colombiano, en un pequeño pueblo de Europa, y pensar detenidamente en la pregunta que me hicieron unos escandinavos: ¿y cómo se celebra la navidad y el año nuevo en Colombia?, ¿qué diferencias hay?

Queridos amigos oriundos de países grises y fríos, una de las grandes diferencias es la música. En Colombia, la navidad y el año nuevo es una fiesta, una fiesta bipolar a ritmo de música tropical para ser más preciso. Durante tres generaciones hemos bailado alegremente canciones como El año viejo de Crescencio Salcedo y Cantares de Navidad de Rodolfo Aicardi, pero a la vez nos hemos puesto melancólicos con Maldita Navidad de Gabriel Romero y la infaltable Faltan cinco pa’ las doce de Aníbal Velásquez. Todo un abanico de emociones. Por supuesto, en Colombia también hay muchas familias que importan música y costumbres desde otras latitudes, pero por lo menos en la mía, una numerosa familia tipo colombiana (10 tíos y tantos primos que ya perdí la cuenta), la música tropical, acompañada de emotivas transmisiones radiales con cuenta regresiva, siempre ha sido la reina de la fiesta.

Folder-19

Además, en Colombia el baile es importante, corre por las venas y es una de las principales técnicas de seducción desde que uno es adolescente. Incluso los que hoy en día no bailan en absoluto por lo menos lo intentaron un par de veces en alguna fiesta navideña o de año nuevo. En mi caso, cada año anhelaba dichas fiestas que organizaban en la enorme casa de una tía en Cúcuta para practicar con mis primas, mis tías y hasta mi abuela las vueltas de merengue (las de salsa siempre me han parecido complicadas) y los movimientos de hombros y caderas a ritmo de los 50 de Joselito, Pastor López y Los Hispanos.

Con el tiempo me di cuenta de que el baile no era mi fuerte, me parecía un ritual un poco soso y aburrido, o por lo menos eso quería pensar ante mi escasa aptitud para la danza. Mandé entonces al carajo la música tropical y todo tipo de música bailable, dejé de mover el trasero y me dejé embrujar completamente por la psicodelia de Hendrix y el woman tone de Clapton.

Sin embargo (en la vida hay muchos sin embargos), esa noche que me preguntaron cómo era la navidad en Colombia tuve una especie de epifanía: esa música típica de las fiestas decembrinas, que es una mezcla de cumbia y merengue, tenía el poder de traer a mi memoria gratos recuerdos olvidados de mi familia bailando en las navidades a ritmo de Los Hispanos, comiendo hallacas (porque mi familia es cucuteña con algo de influencia venezolana) y tomándonos unos tragos con mis tíos e incontables primos, y también recuerdos de ese país violento pero alegre del cual provengo y que por más que pase el tiempo a uno siempre en los aeropuertos le recordarán que es colombiano. En últimas, así como la nacionalidad, uno no elige totalmente la música que le toca vivir, a veces ella simplemente está ahí y queda asociada a algún buen momento, por eso no es descabellado que una banda sonora personal pueda tener desde rock hasta cumbia.

Esa vez, el impulso de escuchar música tropical me duró dos días, después todo volvió a la normalidad, los recuerdos regresaron a la oscuridad y seguí escuchando a Clapton y Hendrix. Sin embargo, tengo la certeza de que nuevamente dentro de un año, en cualquier lugar donde me encuentre, volveré a invocar la música de Rodolfo Aicardi para que me ayude a recordar, al menos por un día, cómo era la navidad con mi familia en Colombia hace más de 20 años.

Twitter: @tornamesa_blog

 

Entradas anteriores:

Música para lubricar

El lado cursi del Heavy

Luz Verde a los Grammy Latino

The Smashing Pumpkins aplastan de nuevo

David Bowie y los niños del Zoo

El peor concierto de David Glimour

(Visited 395 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Economista, aficionado a la música, la literatura y el fútbol. Ha trabajado como investigador en temas sociales y económicos en organizaciones públicas y privadas, así como profesor de cátedra en algunas universidades.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Totalmente cierto paises frios y grises que mamera nadie baila, no hay bulla pero cuando estaba en Colombia decia mucha musica, mucho relajo que mamera , cómo extraño Colombia !!! me hace falta la música , el gentío, y la felicidad de esperar la medianoche comiendo tamal oyendo la pólvora y por supuesto la eterna música de diciembre.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar