Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Advertencia: Si usted es un radioescucha fiel a La Hora de la Verdad, va a la iglesia todos los domingos, quiere que Gabriel García Márquez se vaya al infierno y/o es homofóbico, esta entrada contiene vínculos a música que le puede producir prurito ideológico.

Con todo el respeto que se merece Clara López, canciones como El campesino embejucao ya no parecen despertar el mismo entusiasmo de antes entre los potenciales militantes de izquierda de las grandes y caóticas ciudades del país, aunque ella se esfuerce en bailarlo con toda la gracia y carisma que la caracteriza [Ver vídeo].

Tampoco lo hacen canciones como La ley del embudo de Beto Zabaleta (que tanto gustaba a los del M-19), El rico y el pobre de Oswaldo Monterrosa, ni mucho menos la trova cubana. Aunque certeras en su crítica social, esas canciones pertenecen a otro tiempo y contexto; ahora las cosas parecen distintas y lamentablemente el folclore y la trova, esos géneros emblemáticos (y estereotipados) de la protesta social latinoamericana, ya no son del gusto de la inmensa minoría de tertulianos de izquierda. La mayoría lo que escucha ahora es rock, pop y, sobre todo, reggaeton.

Y es precisamente a punta de reggaeton, rap y algo de folclore que René Pérez (Residente) y Eduardo Cabra (Visitante) parecen haber encontrado una nueva forma de agitar las banderas de la música protesta latinoamericana. La propuesta de Calle 13 es que podemos adquirir conciencia social mientras bailamos reggaeton. Pero como le ocurre a toda propuesta artística exitosa (comercialmente hablando), paralelamente surgen acérrimos detractores. A mucha gente parece molestarle esta propuesta y denuncian su farsa, no sólo por la aparente pobre calidad de sus rimas obscenas y fáciles, sino especialmente por su incoherencia entre su aparente crítica social y su lugar en el showbiz.

calle13

Eduardo Cabra y René Pérez © Billboard

Sin embargo, a Residente y Visitante les importará un comino lo que piensen unos pobres periodistas y blogueros mientras sigan vendiendo discos y ganando Grammys. Así mismo, se jactarán de su exitosa fórmula musical que en vez de «infiltrarse en el sistema y explotar desde adentro», como cantan en Calma pueblo, parece que se hubieran infiltrado en la tradición de la música protesta latinoamericana para «explotarla» en la industria del espectáculo, habiendo congregado a importantes cantantes del folclore y figuras como Silvio Rodríguez para que colaboren en sus canciones, y participando en conciertos tributo a Ali Primera. Por otro lado, me pregunto si esto es necesariamente malo; por el contrario, podría ser una forma efectiva de darle visibilidad a Latinoamérica y parte de su folclore en la comunidad global.

Además, independientemente de que la música de Calle 13 sea un producto prefabricado para la industria musical, el asunto creo que radica en qué tan importante es la música para las personas en particular. Para algunos, la música que escuchan es fundamental como representación artística de su visión del mundo y de su actuar diario. Es decir, de la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Entonces, la actitud de rockeros con supuesta conciencia social (como por ejemplo Bono de U2) y de grupos como Calle 13 es vista por algunos como incoherente y despreciable.

Pero aunque la coherencia es valiosa, es imposible serlo totalmente en la vida. Pueden haber «izquierdistas snob» conocedores de la trova cubana que en el fondo de su corazón esconden a un pequeño facho. Igualmente, habrán personas que trabajan a diario en favor de los más necesitados y les encanta Calle 13, para ellos la música es simplemente entretenimiento.

En últimas, música y política es un binomio difícil de resolver. Es cierto que la coherencia es importante, pero en política la música es lo menos importante. Al fin y al cabo es sólo eso, música inofensiva, contracultura más que revolución ¿o no?

Calle 13 – Pa’l Norte

 

@tornamesa_blog

 

Entradas anteriores:

Everlong de Foo Fighters y la generación dorada de realizadores de videoclips

Sympathy for the Devil: las obsesiones rockeras de Carlos Lehder

Gustos culposos: la música tropical navideña

Música para lubricar

El lado cursi del Heavy

Luz Verde a los Grammy Latino

The Smashing Pumpkins aplastan de nuevo

David Bowie y los niños del Zoo

El peor concierto de David Glimour

(Visited 7.352 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Economista, aficionado a la música, la literatura y el fútbol. Ha trabajado como investigador en temas sociales y económicos en organizaciones públicas y privadas, así como profesor de cátedra en algunas universidades.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hacer videos en casa es algo que todos podemos realizar. Esta(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Calle13 es musicalmente tan menesteroso que le apuesta todo a explotar una falsa y manoseada postura social para mantener embelesada la humeante cabeza de la mamertada anacrónica . En un país donde el mezquino Ricardo Silva posa de crítico de cine este Durán puede perfectamente pontificar de música a su antojo

  2. Este hombre es aficionado a la musica?? no lo puedo creer, si calle 13 lo que hace es ruido, y hacendole honor al concepto de lo que es la izquierda (retrograda, retardataria y anarquista) calle 13 le hace honor al ultimos atributos; musica anarquista!

  3. Digamos que es aseverable decir que utilizan los ritmos protestantes para explotarlos y obtener ganancias, ¡es lógico! o ¿es qué acaso un protestante debe ser pobre? Es su trabajo y deben ganar por ello.
    Realmente nadie a ciencia cierta conoce las reales pretensiones de este grupo, pero lo que podría – al menos yo- afirmar, es que están transmitiendo un mensaje real y verídico de nuestra realidad a la juventud, en un canal de comunicación que ellos entienden. La música es inofensiva, pero la retórica no lo es…

  4. cristianro1305

    ¿Enserio Reggaeton? siguen con lo mismo, otro intento fallido de tratar de ubicar la música de calle 13 dentro de un esquema musical, diría yo que Calle 13 es simplemente combinación de sonidos Latino Americanos.
    Ser coherente en este mundo es algo muy difícil por no decir imposible, no conozco alguien cuya inclinación social, cultural, política o bien sea religiosa, concuerde con la realidad misma del deseo y comportamiento humano.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar