Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Un cuento de Borges, la música y los cafés de Barcelona pueden servir de puente entre dos mundos tan diferentes y opuestos como lo son Noruega y Colombia.

Tenía una inteligencia feroz y ese misterioso encanto tan típico de las mujeres nórdicas, de piel blanca y ojos grises y afilados. Lo que no parecía típico en ella era su gusto por el idioma español y la cultura iberoamericana en general, por esa razón había dejado la fría Trondheim en Noruega para vivir en Barcelona, y a los pocos días, como le pasa a muchos extranjeros desorientados, se daría cuenta de que los catalanes hablan más en catalán que en español y no se identifican con el estereotipo de la cultura española, que en realidad se asocia más a lo proveniente de Andalucía. Sin embargo, allí estaba aprendiendo español.

Yo fui su partner de idiomas por varios meses. Ella estudiaba ciencias políticas y le gustaba discutir sobre actualidad mientras nos tomábamos un café en algún lugar del Borne. También le apasionaba la literatura, Borges era uno de sus escritores favoritos. De hecho, poco antes de conocernos había leído el cuento Ulrica que, como muchos sabrán, trata sobre el encuentro de un profesor universitario colombiano con una chica noruega. Por esa razón y dado que tenía cierta adorable tendencia a mezclar la ficción con la realidad, le parecía bastante curioso practicar español con un colombiano. Ella nunca antes había conocido a alguien de ese exótico país.

Por mi parte, yo tampoco había conocido nunca a una noruega y mi conocimiento sobre ese país se reducía a dos cosas: que ocupa los primeros lugares en todos los indicadores de bienestar y que fue la cuna de la segunda ola de black metal a principios de los noventa. Y para mi fortuna y morbo musical, ella había conocido a Varg Vikernes, uno de los fundadores de este género, gracias a que su padre era el director de una centro carcelario de rehabilitación social en Trondheim donde Varg estuvo un tiempo pagando su célebre condena por asesinato. Emocionado le conté sobre cierta conexión entre Colombia y Noruega a través del grupo Mayhem, la cual relaté en ‘Amistades extremas: el black metal entre Medellín y Oslo‘. A ella, sin embargo, le disgustaba todo lo que tuviera que ver con el black y le parecía odioso que a Noruega se le asociara con este género musical.

Entonces, decidida a mostrarme otros sonidos escandinavos me enviaba de vez en cuando algún correo electrónico con un link a algún grupo, muchos de los cuales, por causa del tedio, abandonaba al cabo de dos o tres canciones. Algunos otros ya los conocía y me gustaban como los noruegos Röyksopp y los daneses Kashmir (del cual recomiendo el videoclip de Surfing the Warm Industry). Sin embargo, hubo un disco en particular que no conocía y me pareció una pena que mis oídos se hubieran privado de este sonido durante tanto tiempo: Industrial Silence, el álbum debut de Madrugada lanzado en 1999.

madrugada

Carátula del álbum ‘Industrial SIlence’ (1999) de Madrugada

Apenas escuché Vocal, primer track y abrebocas de la dimensión Madrugada, pensé que este es el tipo de rock que podría escuchar por horas y días enteros. El Industrial Silence es un viaje sonoro de una hora y cuatro minutos a través del country rock, el rock atmosférico y la psicodelia con la melancólica voz de Sivert Høyem (escuchar álbum completo). Un disco para nada monótono en sus trece canciones, donde destacan la extraordinaria Sirens, la dulce Shine y el encanto de la armónica en This Old House.

Este grupo formado en Stokmarknes, Noruega, grabó seis álbumes y ganó tres premios Spellemann (una especie de Grammy noruego) entre 1992 y 2007, año en que se disolvió tras la muerte del guitarrista Robert Burås. Después de Madrugada, Sivert Høyem continuó una exitosa carrera como solista y ha hecho algunas colaboraciones con otras bandas de las cuales me llamó la atención la canción Phoenix del grupo de black metal Satyricon.

Después de mucho tiempo volví a ver a mi amiga noruega, sigue amando la política, el idioma español, los cuentos de Borges y el rock de Madrugada, y ahora quiere vivir en Latinoamérica, Bogotá es una de sus opciones. Me preguntó si la Universidad de los Andes era buena para estudiar economía y políticas, le conté que yo trabajé allí durante un tiempo, no sé si eso sea un buen o mal indicador. ¿Y cómo es vivir en Colombia?, me preguntó para terminar. Y pues, como ya imaginarán, sólo había una posible y borgiana respuesta a esa pregunta: vivir en Colombia es como un acto de fe.

@tornamesa_blog

 

Entradas anteriores:

El boom de Seattle (Incluye grandes éxitos)

Amistades extremas: el black metal entre Medellín y Oslo

La homofobia en la música

El cine y sus escenas musicales memorables

Calle 13: ¿la nueva música protesta latinoamericana?

Everlong de Foo Fighters y la generación dorada de realizadores de videoclips

Sympathy for the Devil: las obsesiones rockeras de Carlos Lehder

Gustos culposos: la música tropical navideña

Música para lubricar

El lado cursi del Heavy

Luz Verde a los Grammy Latino

The Smashing Pumpkins aplastan de nuevo

David Bowie y los niños del Zoo

El peor concierto de David Glimour

(Visited 234 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Economista, aficionado a la música, la literatura y el fútbol. Ha trabajado como investigador en temas sociales y económicos en organizaciones públicas y privadas, así como profesor de cátedra en algunas universidades.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

[caption id="attachment_2299" align="aligncenter" width="820"] Crecer en autoestima - Camila Serna[/caption] La(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar