Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El plebiscito del 2 de octubre fue el mecanismo perfecto para detonar la gran división del país. Ahora, en cualquier ámbito, uno tiene que expresarse a favor del Sí o del No, aquí no hay medias tintas, o está conmigo o no lo está. Pero dentro de estos dos grandes grupos enfrentados hay una sub-clasificación que bien valdría la pena intentar para ubicar nuestro rol dentro de todo este desmadre, pues no todos los del No se mueven con la misma lógica y sentimientos, y tampoco los del Sí. De manera nada exhaustiva propongo la siguiente:

En primer lugar, entre los que votaron por el No se encuentran, a grades rasgos, tres tipos de perfiles, los cuales huelga decir no son mutuamente excluyentes, es decir hay personas que pueden tener un poco de los tres (les pido a los del No que sigan leyendo, pues encontrarán su contraparte con los del Sí):

Racional: El racional del No es aquel que basa su voto en un cálculo costo beneficio (subjetivo, por supuesto) del acuerdo, y concluye que los costos de dejar participar a los actuales líderes de las FARC en política son demasiado altos. Los “racionales” ven como la única solución la exclusión política de los que han cometido crímenes atroces (lo cual me parece lógico) y que los guerrilleros deberían aceptar esto sin rechistar. Los racionales lo que quieren en el fondo es un sometimiento a la justicia, por lo tanto nunca habrá un acuerdo con las FARC. En este escenario la vía militar es la única salida.

Ingenuo y temeroso (miedo al castrochavismo): Hay otra categoría que está compuesta por aquellos que son presa fácil de eslóganes, aquellos que creen que Timochenko será presidente o que Colombia se convertirá en un país comunista, etcétera. Sin embargo, la imposibilidad de que Colombia se vuelva comunista quedó clarísima con el resultado del plebiscito: si a las FARC se les dejara participar en política, su fracaso electoral sería estruendoso: al menos de seguro el 50,21% de los que votaron No, no votaría por ellos, y la gran mayoría de los que votaron Sí, tampoco lo haría. Los ingenuos también le creen a los “racionales” la idea de que es posible renegociar el acuerdo, y que esa renegociación consiste en que los líderes de las FARC van a aceptar ser excluidos de la política e irse a la cárcel.

Fanático: La otra categoría que comprende a los del No es la del fanático. Es necesario aclarar que el fanático también puede tener algo de racional y algo de ingenuo, pero se diferencia de éstos en que es mucho más activista y tiene una marcada tendencia a la violencia verbal, y, si es necesario, también a la violencia física. El fanático es un provocador por naturaleza, es el que inunda las redes sociales con insultos contra Santos y las FARC y todo aquel que se atreva a expresarse a favor del acuerdo, y está siempre atento para comenzar cualquier discusión, discusión que por lo general se desarrolla a través de insultos. El fanatismo del fanático tiene sus raíces ya sea en su odio a Santos y las FARC, en su fervor por Uribe o, lo que es peor, en su odio a todo.

Por otra parte, entre los que votaron por el Sí tenemos:

Racional: Al igual que el racional que apoya el No, el racional defensor del Sí basa su voto en un cálculo subjetivo del costo beneficio del acuerdo. Lo importante para el racional es parar de inmediato la violencia y considera que los costos de dejar participar en política a unos tipos que han cometido crímenes de lesa humanidad no será, en últimas, tan alto.

Romántico y temeroso (miedo a que regrese la violencia): El romántico es un poco como el ingenuo del No. El romántico tiene tendencia a creer que todo va a ser color de rosa, el romántico organiza junto con otros románticos lecturas multitudinarias del acuerdo, se visten de blanco y se agarran de las manos, asisten a conciertos en pro del acuerdo, etc. El romántico también es sensible ante las amenazas del gobierno de que si no gana el Sí vamos a volver a una espiral de violencia. El romántico es, aunque ingenua, una figura muy bonita, es un optimista por naturaleza, tanto así que se le olvidó que la humanidad es rencorosa y todos nos odiamos.

Soberbio: El soberbio también tiene algo de fanático, pero a diferencia de los fanáticos del No, su fanatismo no se basa en seguir a un líder, pues la verdad conozco a muy pocos santistas. El fanatismo del Sí es su soberbia de superioridad intelectual y moral ante los del No. El soberbio del Sí y el fanático del No tienen una relación muy bonita, pues se están provocando todo el tiempo y se insultan en redes sociales. Es todo un espectáculo pasar unos minutos en Facebook viendo los insultos que van y vienen.

Pero en medio del Sí y el No hay todavía dos grupos de personas que pudieron ser clave en los resultados del plebiscito: los indecisos y los indiferentes.

Indeciso: El indeciso es aquel que oscilaba entre el racional del No y el racional del Sí. Como todos los colombianos, desaprueba con vehemencia todo el daño que han hecho las FARC, pero en algún momento estaba dispuesto a votar Sí a los acuerdos. Sin embargo, muchos se echaron para atrás ante tanto show previo al plebiscito. ¿Timochenko premio nobel de paz? Por favor.

Indiferentes: Sencillamente son los que les importa un comino lo que pasa en el país.

Yo voté por el Sí, y en mi propia clasificación creo que algunas veces fui racional, otras veces romántico y algunas veces soberbio. En todo caso estoy seguro que volvería a votar Sí, sin importar quién presente el acuerdo: Santos o Uribe, me da igual. Ahora, sin embargo, he caído en otra categoría, la del escéptico, ya no creo que esto tenga solución. Los colombianos estamos asistiendo a un pulso entre dos egos enormes. Por un lado Uribe, que con los resultados del plebiscito le dio una bofetada a Santos y le recordó que este país es su feudo, y por otro lado Santos, que tampoco está dispuesto a dejarse quitar el protagonismo del acuerdo con las FARC. Para ambos, Santos y Uribe, lo que está en juego es el lugar de ellos dos en la historia, los demás colombianos, incluidas las víctimas, somos simplemente espectadores de esta lucha personal.

Twitter: @tornamesa_blog

(Visited 753 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Economista, aficionado a la música, la literatura y el fútbol. Ha trabajado como investigador en temas sociales y económicos en organizaciones públicas y privadas, así como profesor de cátedra en algunas universidades.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

@francamaravilla Le contaba a Daniela Kammoun, creadora de Project Glam, que me(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Señor juanaraguren0616: No hablo en tono de “sorna” de los señores uniformados víctimas de las Farc: hablo con absoluta sinceridad y conocimiento de causa. ¿O qué? Va a negar que fracasaron en sus intentos por doblegar, al menos, a la guerrilla del E.L.N. compuesta por escasos 1.500 hombres según los últimos datos recabados? Para ser HOMBRE no se necesita recibir engtrenamiento para matar a otros seres humanos en pro de equis o ye ideología: se necesita, por el contrario, ser HUMANISTA, comprender que los seres humanos no estamos en este mundo para matarnos sino para avanzar juntos en pro de un mejor lugar donde vivir. Noto un tono amenazante en su elaborada verborrea. Cuando toca, pues toca. Y desde este medio le digo que tampoco soy ningún COBARDE, como quiere dar a entender en su vil comentario. Cuando quiera y donde quiera, PEDAZO DE TOMBO HIJUEPUTA!

  2. Comparto en general su taxonomía. Hay que tener en cuenta que se hace la vibración con lo que hay. Es decir gente culta, medianamente culpa e inculta. De esta manera se aceptan los resultados. Para mejorar, el acceso masivo a la educación libre sin ideologías raras

  3. juanaranguren0616

    Señor Trapecista: Cuando usted habla en tono de sorna de los uniformados de las Fuerzas Armadas de nuestro país, es por que ellos si tuvieron EL VALOR Y LA HOMBRÍA, que evidentemente usted carece del todo, para defender los derechos y libertades, que usted cree que tiene gratis y sin esfuerzo alguno.

    Es evidente su ABSOLUTA COBARDIA, y ahora con su comentario nos ha demostrado plenamente que usted es uno de los que se puede clasificar en la categoría de SOBERBIO. Se envalentona, en esta clase de medios, oculto tras una pantalla, pero es igualmente evidente, que si llegase la hora de defender sus derechos o los de su familia, saldría a esconderse y a chillar como lo que es UN COBARDE Y PUSILANIME EGÓLATRA, suplicando porque otros hagan el trabajo que a usted siempre le ha quedado y le quedará grande: SER UN HOMBRE

  4. Muy buen ejercicio de taxonomía. Yo le agregaría que a los fanáticos del NO los mueve la agresividad, el odio, el rencor, sentimientos todos ellos negativos. En su mayoría son uniformados, policías o militares, o gentes cercanas a su entorno, fracasados, pues han tenido más de 50 años para eliminar de raíz y completamente el problema de la guerrilla sin poderlo lograr. Imagino que algunos de ellos son víctimas de las Farc que han quedado con algún grado de discapidad, desde leve hasta grave, producto de alguna acción terrorista de esos individuos. Solo así se explica tanto odio y tan enfermizo. A los del SI, fanáticos como yo, también se nos van las luces y caemos en la espiral de insultos e intolerancia de los del NO, pero lo hacemos por indignación, indignación que se manifiesta de modo vehemente ante las mentiras, los lugares comunes, la descalificación de algunos partidarios del NO que por desgracia ha calado en las mentes débiles y manipulables de muchos colombianos que también tienen una predisposición al odio.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar