Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Ahora que en Europa también ha sido reconocido Juan Guaidó, ¿podemos llamarle Presidente encargado? ¿Autoproclamado? ¿Interino? y ¿para qué sirve entenderlo?

La semana anterior me encontré en una interesante discusión entre periodistas internacionales sobre los problemas nominales que trajo el último capítulo de la crisis venezolana, en concreto, el nombre del “nuevo cargo” del joven presidente de la vapuleada Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

La mayoría de los medios decidieron llamarlo inicialmente “autoproclamado” porque, aunque el cargo de “Presidente interino” o “encargado” puede tener sustento legal, Guaidó ni tiene aún el poder real, ni tiene el reconocimiento de la gran mayoría de países (aunque va en aumento), ni de todos los ciudadanos de su territorio. Tampoco tiene el reconocimiento de las instituciones venezolanas, que hoy todavía le obedecen al otro presidente, al de bigote.

“A los medios no les compete -dice un colega-, darle reconocimiento a nadie, ni poner, ni quitar cargos”. Correcto. Decirle Presidente interino a secas, sería reconocerlo en medio de un enfrentamiento aún no resuelto. Ahí empiezan las críticas.

la inocua y contradictoria perspectiva legal.

Para los opositores al régimen, Guaidó no se autoproclamó, Guaidó asumió el cargo como consecuencia de un “vacío de poder” producto de unas elecciones ilegítimas. En este caso, dice la oposición, el famoso artículo 233 le permite al presidente de la Asamblea asumir las riendas durante un tiempo y convocar a elecciones. Para ellos se trata del Presidente encargado.

Y si no es encargado ¿es entonces un Presidente De iure, es decir sólo de acuerdo con la ley? Tampoco. La verdad es que ésta Asamblea Nacional también tiene problemas legales. Guaidó fue declarado presidente en la calle, literalmente, porque en 2015 un nuevo Tribunal Supremo (TSJ), nombrado por el ejecutivo de Maduro, declaró a toda la Asamblea en desacato por permitir la toma de posesión de tres legisladores acusados de fraude electoral.

Frente a la “amenaza golpista” el gobierno de Maduro rechazó la solicitud del los asambleístas para realizar un referendo revocatorio en 2016 y en 2017 convocó una constituyente todopoderosa, como son las constituyentes, que terminó de arrebatarle las funciones a la Asamblea y organizó las recientes elecciones que la oposición considera ilegítimas, pero que han permitido la maniobra legal para fracturar el poderoso ejecutivo militarista en Venezuela.

¿Cómo le decimos a Maduro entonces? él tampoco es llamado Presidente en los medios masivos de comunicación. Fíjense que allí los periodistas prefieren usar “mandatario” o “Jefe de Estado”, es decir, el que manda, el De facto así a muchos no nos guste esa realidad.

Aunque las críticas no dejarán de llegar, mis colegas, con la enorme responsabilidad de informar con imparcialidad, se han decidido por una interpretación sociopolítica más que legal a la hora de contar la tragedia venezolana que, desde hace unos días, se convirtió en un pulso salvaje entre poderes internacionales.

¿Para qué sirve entenderlo?

La narrativa de lo legal y lo legítimo en las democracias actuales, donde la verdad ya ni ortografía tiene, es tan sólida y tangible como el espíritu santo. Es dócil arcilla para que cada uno haga y justifique su política como quiera. Por eso hay que mantener el escepticismo, para eso sirve estar bien informado. Cualquier apoyo internacional a alguno de los bandos enfrentados en Venezuela es un apoyo fundado en una percepción económica, política e ideológica de ese conflicto en el que la legalidad y las instituciones son apenas un accesorio.

Ahí nos parecemos. Las instituciones en Venezuela se volvieron, como en muchos otros países en el continente, una trinchera política con fines específicos. [Piensen en la Fiscalía colombiana, la Policía nicaragüense o la Cámara de Diputados de Eduardo Cunha, los que destituyeron a Dilma Rousseff.] Entretanto, a los medios todavía les falta mucho para narrar esas guerras de poder con inteligencia y profundidad.

También sirve entender el conflicto legal y político para ratificar las victorias de la oposición y convencerse de que es preferible la degradación institucional, del debate y de la discusión ideológica; a la degradación que trae la guerra o una eventual intervención militar de agentes externos. La corelación de fuerzas en Venezuela ha cambiado y lo seguirá haciendo sin necesidad de repetir lo que paso en Granada, Panamá o Haití.

Ahora que los poderosos de Europa han reconocido a Guaidó su ímpetu crecerá y los manifestantes volverán a la calle. Para los medios masivos seguirá siendo un presidente sin Estado, aunque más legítimo que el otro. Ojalá los únicos que verdaderamente decidan si el joven asambleísta cambia realmente de puesto sean los millones de venezolanos que, sometidos al sufrimiento infinito de un gobierno en crisis y la asfixia económica de sus “salvadores”, merecen con urgencia una salida real, legal y legítima de esa pesadilla.

(Visited 559 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Periodista, politólogo y estudiante de doctorado en la Universidad Humboldt en Berlín. Miembro de la Global Studies Research Network.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar