Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Muy raras veces llueve en los Emiratos Árabes Unidos y cuando sucede se convierte en un evento inusual y de poca duración. Por la baja frecuencia del fenómeno, para muchos locales la lluvia es motivo de inmensa emoción.

2dry

Al preguntarle una vez a un estudiante emiratí sobre el clima durante sus vacaciones en Alemania, la respuesta inmediata fue: «muy bueno, llovió casi todos los días». Y no, no estaba siendo sarcástico. Aquí la gente ama la lluvia,  junto a los los días grises y mojados. La poca lluvia que cae sobre este país del Medio Oriente, deja uno que otro pequeño charco que la gente sortea con facilidad. Sin embargo, recuerdo cierta vez que al intentar saltar uno, sufrí un pequeño desgarre.

La experiencia me puso a pensar sobre ¿cómo, viniendo de Colombia donde saltaba obstáculos acuáticos exigentes, ese charquito me causó dificultades? Caigo en la cuenta más tarde, que la última vez que di un buen salto callejero fue sobre un arroyo en Barranquilla hace ya unos años. Claro, con el tiempo he perdido la práctica y de paso una valiosa habilidad urbana, entre muchas otras, que quedan en desuso al alejarse uno de su tierra.

Concluí que, con tanta agua que cae en nuestro país, los colombianos somos grandes saltadores de charcos, arroyos y parecidos. Si no olímpicos, al menos bastante iniciados en tan noble deporte como lo es el salto largo o triple. Sería interesante saber de nuestra gran campeona mundial, Katherine Ibargüen, qué tanto le tocaba saltar,cuando niña, charcos y arroyos en su natal Apartadó.

newwwapartado

Los colombianos comenzamos a saltar desde muy pequeños y la primera practica nos la daban los charcos y corrientes de las fugas de agua que pululaban en nuestras ciudades.

TT PRIMEROS P

La práctica bajo techo nos las brindaban nuestras madres a la hora de  limpiar  la casa cuando nos advertían:

Ojo, acabo de trapear la sala. Ay de quien me la pise. Les toca pegar un buen salto.

La advertencia había que atenderla y el salto darlo. Desafortunadamente, este excelente entrenamiento casero  se  perdió cuando a mamá le tocó salir de la casa a trabajar o ir a la universidad.

La actividad de saltar se incrementa notablemente con la lluvia y Bogotá debe ser con seguridad la ciudad con el mayor número de saltadores, de llegar a hacerse un censo algún día. Creo, sin embargo, que los campeones deben estar en Barranquilla, que por sus numerosos arroyos tiene la pista natural de saltos, a cielo abierto, más grande del mundo.  Uno se encuentra, a lo largo y ancho de la ciudad, con arroyos que perfectamente calificarían para saltos súper extremos.

tttt bobaq

Lo que uno lleve puesto juega también un papel clave en la ejecución exitosa del salto. Los colombianos, en pantalones, realizan la maniobra en forma relativamente cómoda.

Consagracion s714px-carlos_andres_perez_saltando-647x543

A quien vería en apuros sería a un emiratí en su kandura –traje nacional– superando el inconveniente: sus sandalias saldrían disparadas y serían arrastradas por la fuerte corriente; su brinco sería de corto alcance. El majito quedaría peligrosamente en medio de la corriente: las kanduras se acomodan definitivamente más a los charquitos de Abu Dhabi o Dubai. Cada cosa en su lugar.

Emirati kandura

Las aguas de un vertiginoso arroyo en plena ciudad son para los habitantes del Golfo Arábigo un cuadro exótico, casi surrealista. Para los colombianos es una escena habitual, y franquear corrientes una actividad cotidiana, un afán más. Efectivamente, muchas habilidades se pierden cuando uno está fuera de su país. Por otro lado, se gana conciencia de realidades como el gran potencial de los colombianos para superar con propiedad  uno de los tantos retos que la lluvia impone. Pero muy sobre todo, los colombianos rebasan con marcas sobresalientes el más difícil de todos los obstáculos: el de la adversidad que cada día trae.

Marcelino Torrecilla N (matorrecc@gmail.com)
Abu Dhabi,  agosto de 2013

ENCUENTRE AQUI: OTRAS HISTORIAS DEL MÁGICO MEDIO ORIENTE

Versión en inglés

 

Fotos

vocabat.com

The national

caterineibarguen.com

pt.wikipedia.org

(Visited 6.387 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Contando historias de un Medio Oriente (ir)real. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Detrás de las cosas (microrrelato)

    No oí el estruendo. Solo vi unos cristales sobre el piso y en la mitad una pequeña esfera de(...)

  • Mundo

    El limpiador de dagas

    En algún paraje del desierto arábigo, la conversación entre reyes, emires y sultanes giraba alrededor de las proezas deportivas(...)

  • Entretenimiento

    La realidad de una ficción

    Estimados lectores: Con inmenso placer los hago a todos partícipes de mi libro Historias del mágico Medio Oriente, que reúne mis relatos, fruto(...)

  • Mundo

    Relatos sin salida

    En la biblioteca de Alejandría, en Egipto, un escritor de fábulas iniciaba un experimento para interesar a lectores, convirtiendo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Luego de casi seis años de haber ordenado el inicio de(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar