Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Escobitas del desierto: También recolectores de fábulas

Muy pocos envidian a los escobitas del Medio Oriente, especialmente después de que cae una pesada tormenta de arena. Los escobitas, aquellos trabajadores que limpian las calles de las ciudades, existen en todos los rincones del planeta. La tarea de barrer polvo del desierto es tan ardua como titánica, ya que les toca a estos incansables servidores deshacerse de toneladas de arena que se resisten a desaparecer. Lo anterior sucede en un marco de ligeros, pero rebeldes, vientos que hacen la labor doblemente indeseada.

Por otro lado, dentro de la naturaleza de su trabajo, los escobitas en esta esquina del mundo han sido silenciosos protagonistas de acontecimientos, que han marcado el diario vivir del mágico Medio Oriente. Más de uno de ellos tiene una buena fábula por relatar.

Escobitas del desierto: También recolectores de fábulas

Muchas historias urbanas se han tejido acerca de los objetos que los escobitas han encontrado en su tarea de limpieza, después que el rigor de los vientos ha amainado su intensidad. Se cuenta que muchos de los objetos que las tormentas han restituido de las entrañas del desierto, han ayudado a descifrar acertijos históricos de la cotidianidad árabe-beduina. Los objetos representan eslabones perdidos, que la naturaleza ha devuelto en forma espontánea.

Acerca de las variadas piezas y artículos regresados, entre cachivaches y pequeños tesoros, se afirma de la aparición de un daguerrotipo de una reina jordana –de quien no se tenía un claro registro gráfico–, que ayudó a precisar su último paradero y la posible causa de su muerte. Coloridos frascos de exóticos perfumes permitieron recuperar complejas fórmulas de fragancias persas, que se habían dado por perdidas un buen tiempo atrás. La extraviada daga de Abdulrahman –con la cual se aseguraba habían asesinado, en el siglo 19, al jefe de una delegación portuguesa en Bahréin–esclareció un crimen por años irresuelto. Una tiznada cafetera de plata, de la cual se aseguraba había sido usada en la tregua de la batalla de Dibah, determinó las preferencias de bebidas de los bandos en contienda. Finalmente, un objeto más reciente fue una diminuta lámpara de Aladino, de la cual se dice terminó colgando como pieza decorativa del espejo de un taxista en el Cairo. Todos los anteriores, entre muchos otros artículos.

Pero con toda certeza, de todos los objetos restituidos por el desierto, el que más se recuerda es un antiguo estuche que contenía una carta de amor. La carta habia sido escrita por un joven llamado Ahmed Abdullah a su novia Fátima AliSobre el idilio, cuenta una leyenda que los jóvenes sostenían una muy difícil relación, ya que pertenecían a tribus rivales: Ahmed a los Bani Qitab y Fátima a los Bani Ka’ab. El amor de la pareja era tan intenso y sincero, que ya todos estaban enterados, y comenzaba a influenciar inclusive a los grandes jeques de ambos clanes. La relación se dio durante un largo periodo en el cual las dos tribus mantuvieron cercanía geográfica por intereses comerciales.Tiempo después, el romance se convertiría en una una oportunidad de oro para que ambas tribus depusieran milenarios odios y rencores. Sin embargo, posteriores acontecimientos decidirían algo diferente.

La madre de todas las tormentasSiguiendo un riguroso protocolo, era de trascendental importancia que los jeques de la tribu Bani Ka’ab –a la cual pertenecía Fátima– recibieran una carta del pretendiente reafirmando su amor por la mimada joven. De esta manera, se formalizaría el inicio de la relación. Tristemente, la carta nunca llegó a su destino. Se cuenta que tanto el cartero –llamado Khalil Sallam– como el camello que llevaban el trascendental documento fueron devorados por una devastadora tormenta de arena. Del noble animal y del servidor postal nunca se supo nada más. Simplemente desaparecieron sin dejar rastro alguno, según consta en registros históricos que hablan de…«una intensa y extensa búsqueda del cartero Khalil y su fiel camello».La no llegada de la carta a los bastiones de los Bani  Ka’ab  fue tomada por estos como una afrenta que atizó su animadversión hacia los Bani Qitab.En realidad, en la tribu de los Bani Ka’ab nunca se enteraron de la tormenta, ni del percance sufrido por el malhadado cartero beduino. El siniestro había sucedidoa algunos buenos kilómetros de distancia, en lo que era todavía territorio de los Bani Qitab.La acrecentada condición de nómadas de ambas tribus los alejaba geográfica y socialmente, circunstancia que disminuía la posibilidad de un esclarecimiento y una reconciliación.La historia continua relatando que tanto Ahmed como Fátima terminaron casándose con miembros de sus respectivas tribus, y que muy a pesar de todas la vicisitudes, ambos fueron felices.

El relato finaliza diciendo que… «Cien años después, al terminarse una tormenta de arena, el antiguo estuche con la carta de amor vino a parar en una bolsa de recolección de una escobita paquistaní. El trascendental hallazgo se hizo al lado de una congestionada autopista en las goteras de Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos».

 

new Carta

La carta que nunca llegó

 

El estuche con la carta se convirtió en una invaluable pieza de recuerdo que los dos clanes hoy comparten. La historia de amor de Ahmed  y Fátima, acaecida en algún punto del Macondo árabe, hace ahora parte de la memoria colectiva de los descendientes de las tribus enemistadas siglos atrás. Hoy, ellos  disfrutan de paz y armonía absolutas. Solo lamentan que sus antepasados hayan perdido cien años de felicidad, y que la tormenta haya cubierto para siempre un sincero amor tan inmenso como las doradas arenas del gran desierto arábigo.

FIN

¿Cómo creen los amables lectores, han cambiado las cartas de amor a través de los años?

Marcelino Torrecilla N. (matorrecc@gmail.com)

Abu Dhabi (EAU), julio de 2015

Fotos

www.pegasusbooks.net (Tormenta)

www.realadventures (Cartero)

(Visited 1.783 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Contando historias de un Medio Oriente (ir)real. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Detrás de las cosas (microrrelato)

    No oí el estruendo. Solo vi unos cristales sobre el piso y en la mitad una pequeña esfera de(...)

  • Mundo

    El limpiador de dagas

    En algún paraje del desierto arábigo, la conversación entre reyes, emires y sultanes giraba alrededor de las proezas deportivas(...)

  • Entretenimiento

    La realidad de una ficción

    Estimados lectores: Con inmenso placer los hago a todos partícipes de mi libro Historias del mágico Medio Oriente, que reúne mis relatos, fruto(...)

  • Mundo

    Relatos sin salida

    En la biblioteca de Alejandría, en Egipto, un escritor de fábulas iniciaba un experimento para interesar a lectores, convirtiendo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. claudia102677

    UNA HISTORIA BASTANTE TRISTE, SOBRE TODO POR EL CARTERO, SU CAMELLO Y LA FAMILIA DE ESTE, AL FIN Y AL CABO LOS AMANTES TERMINARON CON PAREJAS A PARTES, VIVITOS Y COLIANDO. AUN NO ENTIENDO COMO SE PUDIERON CONOCER Y ENAMORAR DOS PERSONAS QUE NO COINCIDIAN GEOGRAFICAMENTE EN NADA, FALTO ESE PEDAZO DE HISTORIA.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar