Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La leyenda de la Corriente de Muscat tiene muchas versiones, pero la del cuentero omaní Abdul Malik goza de gran popularidad, por cuanto el fabulador asegura que tuvo un encuentro cercano con el mítico fenómeno.

«La corriente de Muscat dejó de circular hace mucho tiempo –arranca diciendo el cuentero Abdul–, y cuando existió, su  trayectoria se iniciaba en Muscat, capital del sultanato de Omán. En dirección al este, recorría el legendario viento un corto tramo del territorio omaní; luego hacía un giro en la duna Almughadara, para enfilarse hacia el oeste, cruzando los Emiratos Árabes, Qatar y, finalmente, Bahréin, donde viraba para regresar a su punto de partida».

Map copy

La corriente y su recorrido

«Eran los tiempos en que el insigne viento era libre, y corría sin obstáculos por todo un inmenso desierto, despejado de cualquier tipo de construcción. Un tiempo después comenzaron a aparecer inmensos edificios y lujosas casas, que ahora se le atravesaban a la corriente en su otrora plácido transitar».

«En su nuevo entorno de vidrio y cemento, la corriente seguía su difícil curso metiéndose en los recovecos de las casas y edificios, perturbando las superficies de cuanto líquido se le atravesara: se decía que alteraba la fórmula de los perfumes de oud*  y los desmejoraba, y  de las sopas, por el contrario, se aseguraba que les enriquecía su sazón; lo anterior llevó a que las perfumerías, como negocio, quebraran y los cocineros ganaran elogios con esfuerzos ajenos».

«Especialmente en las mañanas, la traviesa corriente alborotaba el olor del cardamomo en el café caliente, fenómeno que cubría a las ciudades con el dulce aroma de la inconfundible especia. Las ráfagas del nuevo aire, de cítrico y menta, aplacaron la tos y el mal aliento de mucho de los pobladores. Se les veía, con sus bocas abiertas y sus ojos cerrados, inhalar a placer, una y otra vez, el medicinal soplo de alivio y sosiego».

«Las ciudades seguían creciendo y el transitar de la corriente de Muscat era más arduo y dispendioso, para un fenómeno natural que comenzaba a cansarse del nuevo trajinar. El duro sendero de cemento y metal parecía ganarle la partida y un día, en su paso por Bahréin, las fuerzas del célebre viento comenzaron a desfallecer. Arrastrándose como pudo, llegó a Muscat convertido en una brisa senil, que no alcanzaba a deshojar a la más vulnerable de las flores.Yo vi a la corriente, en forma súbita, transformarse en un gigantesco y envejecido halcón de la estirpe Shaeen».

Transform

Transformación: el viento ave

«La enorme ave, con un resplandeciente plumaje y un vuelo perezoso, se desplomó con un ensordecedor estruendo sobre el  suelo desértico. En algún momento, se percató de mi presencia y me lanzó una mirada cansada, pero tranquila. Segundos después, el hermoso animal fue succionado por las hirvientes arenas movedizas que, con el sol en su zenit, borbotean en las faldas de las cobrizas dunas».

«Fue el último recorrido de la corriente de Muscat, y allí quedó sepultada, para siempre, justo cinco metros antes de dar el obligado giro en la duna Almughadara, su  punto de partida».

T punto final copy

«La corriente era en realidad un inmenso halcón oculto, por siglos, en un enigmático fenómeno natural. Desapareció, en esta forma melancólica, del mapa de los vientos legendarios, que milenariamente han corrido por el norte del Golfo Arábigo y el sur de Persia. Yo fui un testigo del último suspiro de la corriente de Muscat».

«Historias posteriores narran que a ese mismo punto llegaron, mucho tiempo después para extinguirse, otros legendarios vientos de marcada tradición y ascendencia. Al muy respetado punto hoy se le conoce como el lugar donde los vientos tienen su ocaso y  fenecen».

«Tiempo después, las perfumerías de oud reabrieron sus puertas, y la sazón de las sopas volvió a su sabor acostumbrado».

Marcelino Torrecilla N (matorrecc@gmail.com)

Abu Dhabi, noviembre de 2016

¿Cómo le pareció esta historia?
Entre al enlace y opine.
Gracias
https://www.surveymonkey.com/r/RTBVZWB

 

 *  Oud: popular fragancia en Oriente Medio extraída de la madera de agar.

Esta historia también esta disponible en este enlace:

https://www.wattpad.com/335727805-donde-los-vientos-tienen-su-ocaso

 

(Visited 1.379 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Descubriendo el realismo mágico del Medio Oriente y su vecindad. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Aprender sobre marketing digital con los mejores es posible y sin tener(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a las(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Excelente historia. Un aire fresco entre tantas noticias de calamidades. Esperemos que el progreso no acabe con todos los vientos. Gracias por seguir compartiendo y poner nuestra imaginación a volar por el Medio Oriente.

  2. beatrizelena301277

    Señor Torrecilla, me encantó éste, su último relato y lo disfruté de inicio a fin. Leerlo y releerlo fue todo un disfrute. Siempre leo su blog y me maravillo siempre. Muchas gracias por escribir y compartir relatos, vivencias y costumbres de gentes tan lejanas a estos mundos occidentales. Beatriz Elena Molina-Colombia

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar