Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Unos raídos trajes de payaso en una playa de Kerala, al sur de la India, llamó la atención de Jessica Scott. La joven no dejaba de tomarle fotos al colorido vestuario bañado  por un espumoso oleaje con rigurosa puntualidad.

Payaso final copy

«Hay una increíble historia detrás de esos trajes », le dijo una voz a sus espaldas.

Jessica, sorprendida, se volteó y miró a quien sería su relator en los próximos cinco minutos. Se trataba de Rajeev Khatri, un viejo pescador de la localidad de Beypore, sobreviviente de muchas batallas de mar y un buen contador de historias.

«A propósito, lo que usted ve ahora es solo una réplica de los vestidos. Están en ese punto para recordarnos lo que allí sucedió. Eran los tiempos en que el gran marajá Swathi-Thiruna reinaba lo que es hoy el estado de Kerala. Para la época, todo este territorio había sido azotado por la peor ola de monzones que la India haya tenido conocimiento. Hubo miseria y desolación, pero el pueblo mostró su tenacidad, y se sobrepuso a la fatal circunstancia».

«Después de semejante calamidad, el marajá pensó que sus súbditos merecían un rato de esparcimiento. Fue por lo que el gobernante ordenó traer desde Italia el mejor circo de la época. El espectáculo lo dirigía el conocido hombre de carpas Gaetano Ciniselli, quien reunió a un elenco de payasos, acróbatas, y a un ilusionista de marcada reputación».

«Por barco, la tropa circense emprendió la travesía a la India desde la gran Europa. Todo era alegría en la embarcación, hasta que la desventura irrumpió. Cuando ya se divisaba la costa de Kerala, la nave fue asaltada por piratas y todo pasó a ser pánico y zozobra. Fueron los payasos los que, en una noche de descuido, se las ingeniaron para escapar. Bajaron por uno de los lados del barco y nadaron por un corto tiempo hasta esta playa, donde hoy estamos. Era ya de madrugada. Los payasos rieron y celebraron su fuga hasta más no poder, y exhaustos se echaron a dormir –por el frío– lo más junto que pudieron».

«Enfurecidos, los sanguinarios piratas habían emprendido la persecución de los fugados. Desembarcaron en la playa. A la distancia podían ver la colorida colcha de ropajes extendida plácidamente sobre la arena. Desenfundan sus filosas dagas y arremeten. Ya de cerca, con asombro, los atacantes ven algo muy parecido a lo que usted observa en este momento: unos coloridos y estropeados trajes de payaso».

«Se supo después que, con los payasos, había escapado también el ilusionista, experimentado ejecutor del acto de la desaparición».

Marcelino Torrecilla (matorrecc@gmail.com)

Kerala, agosto de 2018

(Visited 203 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Contando historias de un Medio Oriente (ir)real. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Detrás de las cosas (microrrelato)

    No oí el estruendo. Solo vi unos cristales sobre el piso y en la mitad una pequeña esfera de(...)

  • Mundo

    El limpiador de dagas

    En algún paraje del desierto arábigo, la conversación entre reyes, emires y sultanes giraba alrededor de las proezas deportivas(...)

  • Entretenimiento

    La realidad de una ficción

    Estimados lectores: Con inmenso placer los hago a todos partícipes de mi libro Historias del mágico Medio Oriente, que reúne mis relatos, fruto(...)

  • Mundo

    Relatos sin salida

    En la biblioteca de Alejandría, en Egipto, un escritor de fábulas iniciaba un experimento para interesar a lectores, convirtiendo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

El próximo lunes 26 de agosto me voy de Colombia, pues(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar