Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Screen Shot 2018-10-09 at 5.40.57 PM

En la calle, Bella y Diego saltaron de la dicha cuando sus padres, Ignacio y Beatriz, señalaron la casa que habían alquilado en Taksim Median, en el corazón de Estambul. El inmueble tenía un apacible frente de tonos claros, resguardado por un sauce con una hospitalaria sombra. La casa a todos los deslumbró, a pesar de la historia que de ella se contaba.

«Es solo eso: una historia –desestimó el arrendador– de las tantas que se han escrito en Turquía y Medio Oriente. Cuenta ese relato que el primer arrendatario de esta propiedad fue un mago árabe llamado Muntsad Al Becci, a quien desalojaron tres meses después de haber tomado el alquiler. Había incumplido con su contrato de inquilino, y tuvieron que sacarlo. Hubo revuelo y la intriga cundió por lo que el ilusionista dijo el día del lanzamiento: “En esta casa solo podrán vivir gigantes como yo”. Nadie entendió la afirmación del menudo personaje. No pasa nada con esa historia. Bienvenidos a Estambul y disfruten su estancia».

Para los hermanos García Yilmaz, Bella de 11 y Diego de 9, estar en una casa donde un mago había vivido era de lo más emocionante.

«–Te imaginas, Diego, –dijo Bella agrandando sus ojos– la casa debe tener muchos trucos escondidos, puertas secretas y cosas así, como de las que leemos en los cuentos de fantasía».

«–Sííí –respondió Diego–. Alguna vez leí que algunos magos son olvidadizos y dejan sus varitas mágicas por todas partes. De pronto nos encontramos una en esta casa. ¡Anda, hermanita, busquemos!».

«–No, Diego, esos eran los magos de antes –afirmó Bella–. Los de ahora llevan la varita mágica en su dedo índice y, ¡zas! lo alargan para hacer los pases mágicos».

«–Umm, muy modernos esos magos» –añadió Diego con un tono de incredulidad.

Nada pasaba en la casa, pero los niños vivían con la ilusión de tropezarse con algo fantástico, digno de un lugar donde un mago había vivido. Por lo pronto, solo querían divertirse y crecer en su nuevo hogar, en la esquina de la avenida Zambak con la calle Istiklal, en Estambul.

* * *

La competencia de quien crecía más rápido, entre Bella y Diego, era reñida, sin treguas ni claudicaciones. No fue por lo tanto inusual la escena de lágrimas de Diego, una tarde, cuando le dijo a su papá que se estaba empequeñeciendo.

«Créemelo, papá Ignacio, ¡me estoy empequeñeciendo!»

«–Ay, Diego, ¿de dónde sacas tu esas cosas? –le preguntó Ignacio con un fingido tono de desaprobación»

Diego tomó a su padre por la mano y lo llevó al cuarto que compartía con Bella.

«Papá, mi cabeza estaba a nivel con esa rayita en la pared, y ahora la rayita está 4 centímetros por encima de mi cabeza: si ves, que me estoy empequeñeciendo; lo mismo le pasa a Bella, y hasta peor».

«–Yo los veo igual, –replicó Ignacio– con la estatura ajustada a sus edades. Dejemos que su madre los mida, para salir de dudas».

Beatriz tomó un metro de una gaveta, e hizo que los niños se pararan contra una pared.

«A ver, Bella mide un metro con… 52 centímetros, y Diego mide un metro con… 40 centímetros. Su padre tiene la razón: sus estaturas son las de sus edades».

Una mirada casual llevó a Beatriz a observar el techo de la habitación, y notar que algo extraño había pasado: se veía mucho más alto. Era muy buena observadora y ese no era el techo que ella había visto el día que visitó la casa por primera vez.

«Niños, ustedes no se están empequeñeciendo, la pared se está alargando» –dijo la sorprendida madre.

«Y a partir de ese día todo comenzó a crecer en nuestra pequeña casa de Estambul. Los objetos y los lugares se volvieron inalcanzables: a papá Ignacio le tocaba subirse a un banco para llegar a sus corbatas en el closet, luego necesitó de una escalera; lo mismo le tocaba hacer a mamá Beatriz para abrir la puerta de la nevera. Había que dar muchos pasos para llegar a las habitaciones. Diego y yo dejamos de jugar a las escondidas por temor a perdernos, y el ladrido de nuestro perro Urko lo oíamos muy lejos, en algún remoto lugar del patio».

«Dice papá que el mago, el pequeño Muntsad Al Becci, el que vivió primero en esta casa, es un gigante en mutación, que ha comenzado su mudanza de vuelta. Hoy hizo su pase final de magia:

¡La casa se ha agrandado más y todo crece fuera de control!

«Queremos salir, hemos caminado por una hora y nada que vemos la puerta principal, la que lleva al sauce. ¡Llegamos por fin! (bella grita jadeante, mira la puerta de abajo a arriba, hasta donde su cuello le da). ¡Y ahora quién abre esta puerta tan, tan grande!»

«Oímos a la distancia unos pasos… Retumban y retumban …cada vez más cerca».

Marcelino Torrecilla N

(Visited 152 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Contando historias de un Medio Oriente (ir)real. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Detrás de las cosas (microrrelato)

    No oí el estruendo. Solo vi unos cristales sobre el piso y en la mitad una pequeña esfera de(...)

  • Mundo

    El limpiador de dagas

    En algún paraje del desierto arábigo, la conversación entre reyes, emires y sultanes giraba alrededor de las proezas deportivas(...)

  • Entretenimiento

    La realidad de una ficción

    Estimados lectores: Con inmenso placer los hago a todos partícipes de mi libro Historias del mágico Medio Oriente, que reúne mis relatos, fruto(...)

  • Mundo

    Relatos sin salida

    En la biblioteca de Alejandría, en Egipto, un escritor de fábulas iniciaba un experimento para interesar a lectores, convirtiendo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar