Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Bailarin

Estambul, agosto de 2012

En la calle Önder, el restaurante Bósforo decía tener sus salidas de emergencias a través de espejos mágicos. Lo que para los adultos era otra forma más de llamar la atención, para los niños representaba una novedad que invitaba a la búsqueda y al juego.

Cargando bandejas de plata los camareros llegaron a la mesa 4, la de la familia Yilsat González, con humeantes exquisiteces de la cocina turca. El  aroma de guisos y asaduras estimulaba el apetito de los comensales, quienes no quitaban sus ojos de los bañados Köftes y las tiernas datlimayas. Los niños, por su parte, no dejaban de ver el espejo, en cuya superficie se leía: salida de emergencia.

«A ver si es verdad», dijo Manuela, de 8 años. Se acercó y presionó la fría superficie, pero nada sucedió.

Prueba tu, Diego, –le dijo Manuela a su hermano de 6–. Si tienes mejor suerte, yo voy y te busco.

El niño palpó el espejo por unos segundos, pero todo siguió igual.

No funciona así, niños, –retumbó la voz de uno de los meseros, Talal Saif, desde el fondo del salón–. Debe haber un gran fuego en este lado del espejo para que abra y puedan entrar.

– ¿Y podríamos hacer un gran fuego ahora?– dijo Manuela–.

La inocente ocurrencia desató explosivas risas de todos los presentes.

De su bolsillo derecho el mesero sacó un encendedor y lo prendió frente al vidrio.

Si ven –dijo –, no se refleja la llama; el otro lado del espejo es antifuego.

Buen truco– comentó Matías, el cabeza de familia de los Yilsats González.

Asombroso– reafirmó su esposa Margarita.

Es increíble de lo que se valen ahora estos comerciantes para atraer clientela– dijo Renato Ambrosio, un amigo de la casa que los acompañaba ese día.

Una vez se pasa al otro lado, uno viaja atrás en el tiempo; las cosas del pasado reciente se borran–, terminó así el mesero su descripción.

¿Y por qué sabe usted tanto? –preguntó Diego.

Ya he atravesado dos espejos– respondió Talal con un tono convincente.

Una estruendosa carcajada explotó en el recinto. Venía de Renato Ambrosio: «¡Caramba, y hasta tienen lunáticos bien entrenados para dar las explicaciones!». Las carcajadas volvieron a retumbar, y unos pájaros en un patio adjunto salieron espantados con un sonoro aleteo.

* * *

A Matías Yilsat y Renato Ambrosio les vibraron sus celulares en forma simultanea en sus oficinas de la calle Istiklal, en el distrito histórico de Estambul. Era un correo electrónico de sus bancos recordándoles la fecha limite para pagar, en su totalidad, la deuda de 300 mil dólares que había adquirido cada uno, unos meses atrás. No habría más prórrogas, y un nuevo incumplimiento «tendría graves consecuencias», terminaba diciendo el mensaje. En Turquía, lo anterior significaba una espantosa cárcel.

Ambos estaban relativamente tranquilos por la promesa de un salvavidas monetario que llegaría pronto de familiares y amigos en sus países de origen: Matías esperaba el rescate de Colombia y Renato de Italia. Para desazón de todos, la cantidad reunida fue exigua: ni siquiera llegaba a la mitad de una tercera parte del total a saldar.

Matías y Renato debían buscar una pronta ayuda por otros medios: el plazo para visitar el banco y pagar vencía en 72 horas. Una película de terror comenzó a rodar en las cabezas de los dos jóvenes ejecutivos, y un nudo en la garganta les dio su primer apretón.

–Tenemos que encontrar una salida– exclamó Renato angustiado.

Un préstamo a otro banco podría ser –dijo Matías –, pero nuestra historia crediticia quedó arruinada.

¿Un crowdfunding? –sugirió Renato.

No representamos ningún proyecto, somos– más bien– una maldita tragedia– dijo Matías, al borde de salirse de casillas.

Cuántos años de cárcel tendríamos que pagar –preguntó Renato, a punto de resquebrajarse, con las manos cubriendo su cara.

El mesero dijo que al otro lado del espejo el pasado reciente se borraba…– soltó Matías como hablando para él solo.

¿Perdón? ¿qué me quieres decir? –le interpeló Renato.

Te hablo del mesero en el restaurante Bósforo.

Ay, Matías, ¿y tú te creíste esa tonta historia?

Y a ti, Renato, ¿se te ocurre algo para salir de este lío? –le preguntó con dureza al amigo.

La respuesta fue un prolongado silencio.

No tenemos opción –concedió Renato–, pero acuérdate que debe haber un incendio para que los espejos se abran.

Podría hacer algo con unos cables, en algún lugar. –dijo Matías–. Sería un incidente de bajo impacto.

Esperemos que tu remedio no sea peor…– El comentario de Renato lo interrumpió una llamada a su celular.

* * *

Una noche de agosto reunió de nuevo a la familia Yilsat González y a su amigo Renato en el restaurante Bósforo, al sur de Estambul. Los niños traían un voraz apetito, y, como siempre, Margarita ordenó por todos.

Comenzaremos, señor Talal, con Köftes y datlimayas para los adultos. A los niños les trae dos döners, por favor.

Con todo gusto, doctora –respondió el camarero con la amabilidad de siempre.

Todos disfrutaban la ocasión, excepto Matías: una vieja incontinencia se “recrudeció” y lo obligaba a ir al baño con excesiva frecuencia.

El ambiente en el Bósforo no podía ser más plácido: los clientes departían entre risas y brindis, y la velada la amenizaban dos excelsos ejecutantes de laúdes y un bailarín de tanoura. La atmósfera la envolvía un delicioso aroma de sabores afrutados y aromáticas especias. Así marchaba todo, hasta el momento en que vieron a un cliente salir despavorido del baño gritando: ¡FUEGO! ¡FUEGO!

El humo y las llamas se esparcían rápidamente.

¡TODOS A LOS ESPEJOS!  ¡TODOS A LOS ESPEJOS! gritaban los meseros y los comensales acataban la orden.

Renato observaba –con asombro– a las personas, una a una, traspasar los vidrios.

¡Carajo, era cierto! exclamó, y luego corrió hacia el espejo por donde sus amigos ya habían salido. Fue el último en pasar.

El otro lado del espejo era una replica apacible del Bósforo: una realidad sin caos. El aromático y alegre ambiente del restaurante transcurría con toda la tranquilidad, y los laúdes continuaban sonando con su mismo virtuosismo y finura.

Lo primero que hicieron Renato y Matías fue revisar sus celulares. El calendario marcaba la fecha del día: agosto 8, de 2010. Habían regresado al pasado, a dos años atrás. La aplicación de su banco había desaparecido, al igual que el estresante correo de advertencia.

FUNCIONÓ

FUNCIONÓ

NO HAY DEUDA

gritaron ambos para sus adentros: debían contener su desbordada emoción.

Ahora solo quedaba pagar la cuenta.

LA CUENTA, LA CUENTA –gritó Renato–.

–¡Qué lentitud la de estos meseros! –exclamó todo arrogante.

Perdón, doctor, perdón. Aquí está.

Talal Saif le entregó la cuenta a Renato en una pequeña carpeta.

El rostro del camarero mostraba una sonrisa burlona.

 

Marcelino Torrecilla N (matorrecc@gmail.com)

Abu Dabi, Enero de 2019

(Visited 104 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Contando historias de un Medio Oriente (ir)real. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Relatos sin salida

    En la biblioteca de Alejandría, en Egipto, un escritor de fábulas iniciaba un experimento para interesar a lectores, convirtiendo(...)

  • Mundo

    La lengua viva

    La costumbre árabe expresada en la máxima de: «…quien se come la lengua de una cabra, tiene que interpretar(...)

  • Mundo

    El limpiador de dagas

    En algún paraje del desierto arábigo, la conversación entre reyes, emires y sultanes giraba alrededor de las proezas deportivas(...)

  • Mundo

    Pequeños deseos

    El cierre de la puerta dejaba en el corredor un eco, inusual en la rutina de inicio del día(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

3

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar